No es entelequia geográfica, sino una nación del occidente asiático dividida por una conflagración regional, denominada guerra árabeisraelí (1948-1949) en la que participaron Jordania, Egipto, Líbano y otras naciones árabes (guerra transjordana) contra el recién creado Estado de Israel, identificada, oficialmente, como Reino Hachemita de Jordania, que incluye a Cisjordania ( Judea y Samaria, bíblicamente), antigua Palestina, al oeste del río Jordán, sobre una extensión cercana a unos seis mil km cuadrados, en torno a Jericó, donde residen unos 65000 palestinos y unos 11000 colonos en asentamientos agrícolas. Mevo’ot Yericho, que según el plan  controvertido de la Casa Blanca, será un enclave israelí dentro de un Estado palestino incierto conocido, hoy día, como “West Bank”, separado en mapas y planos por la “línea verde” (límites pre1967), demarcación trazada, erróneamente (¿?), en el armisticio árabeisraelí de 1949, suscrito entre Israel y sus rivales árabes al culminar dicha contienda durante aquel año, que no  fija un límite definitivo, ni prevé derecho territorial alguno de las partes. Pero, sí, una ftontera de facto que delimita al Estado de Israel del área que reivindicó Palestina, bajo controles de la Autoridad civil israelí en Cisjordania y ANP. Se trata, además, de una anexión que obsta el deseo de un Estado palestino; amplitud de soberanía israelí a las colonias y valle del Jordán, que  avala EUA. Paradójicamente, para fijación de las relaciones Israel/EAU, en la que terció EEUU, aquel se contrajo a diferir, temporalmente, la anexión  Cisjordana. Se clama por  ejecución de la Resol 191/ONU.

Dentro de este  enlace, mal podría obviarse a la franja de Gaza, región al sur de Palestina, de unos 365 km cuadrados, entre el suroeste de Israel y noroeste de la península del Sinaí (Egipto), que ya no es un lugar habitable debido a la pandemia y el sislamiento, añadidos al cerco militar israelí desde 2007, que bajo tal clima de angustia, el lanzamiento de cohetes y globos incendiarios desde el enclave palestino, irrumpe el estrépito  de los IAF cazabombarderos F-15E y cazas F-35l; suben las tensiones desde hace tiempo en un lugar teatro de unas tres guerras durante el decenio pasado.

Y, el riesgo vivaz de guerra impide un proceso político palestinoisraelí, ya que las colonias israelíes son ilegales, según el coordinador especial de la ONU para el Proceso de Paz.

[email protected]

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorUn Quino para cada uno
Artículo siguiente¿Quieres aprender Yiddish? ¿O avanzando al siguiente nivel?