Durante las vacaciones de verano, muchos adolescentes israelíes pasan sus vacaciones lejos de sus padres, en las orillas del Kineret, en Eilat, en fiestas y festivales donde la algunos encuentran un espacio donde soltarse y descargar sus energías. Se sienten completamente liberados de todas las responsabilidades, la disciplina y las normas sociales aceptadas. En muchos casos utilizan drogas, consumen alcohol, lo que los lleva a provocar problemas con demás o con ellos mismos.

Es por eso que los alumnos de la aldea juvenil agrícola-terapéutica "Zoharim" armaron por motus propio una "Zula", un espacio en el Kineret que tiene como propósito explicarles a los que se puede disfrutar de otra forma.

Este es el tercer año en el que los alumnos de Zoharim llegan al Kineret para ayudar a otros a no perderse en el camino. Les brindan un oído atento, apoyo, les dan una mano a los que los necesite, y especialmente amor.

Nuestros alumnos armaron la tienda, con sombra y refrescos, con una biblioteca y comidas calientes, áreas de descanso y más.

Estamos orgullosos de ustedes alumnos de Kfar Zoharim.

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorL’ayatollah Mohammad Saidi dans un sermon du vendredi à Qom : si juifs et chrétiens ne se soumettent pas aux ordres divins, les musulmans devront les combattre et les forcer à payer l’impôt de la Jizya
Artículo siguienteDescanse en paz Sr. Daniel Agami Romano Z”L
El solo acto de ayudar al prójimo, de escucharlo, de comprender sus penas y aflicciones, aunque sepamos que nuestra acción tenga pocas posibiildades de ser exitosa, es un trabajo largo y complejo, pero que al fin y al cabo nos llena de satisfacción y brinda la posibildad de ver milagros aqui y ahora.