Abordar una definición de lo judío siempre resulta difícil y, en la práctica, imposible de trazar en un único plano, sea este el de la religión, la cultura o cualquier otro. Reducir el a una fe es un error tan garrafal como pensarlo en términos raciales o como un simple fenómeno cultural distintivo. Cualquier aproximación que pretenda aclarar más que confundir debería tener en cuenta esta pluralidad de singularidades.

Por ello, me parece útil, o al menos algo distinto, plantearlo según un pensamiento geométrico multidimensional. Por él, “lo judío” compondría un cuerpo de muchas caras, no necesariamente iguales, pero sí coexistentes. Todas esas facetas (la religiosa, la tradicional, la cultural, etc.) pertenecen a un mismo cuerpo sólido, aunque muy plástico, propiedad mecánica adquirida por adaptación evolutiva a la multiplicidad de cambios ambientales que registra en sus diferentes exilios y situaciones sociales respecto a otros grupos étnicos, pueblos, naciones o estados.

Esta solidez y plasticidad muchas veces es confundida con lo amorfo (en términos judeofóbicos, lo judío y los judíos se presentan como “escurridizos”), aunque en realidad lo que denota es una gran capacidad evolutiva de adaptación, incluso a situaciones límite (discriminación, persecución, pogromo, genocidio), lo que permite al cuerpo de “lo judío” apoyarse en las diferentes “caras” a fin de sobrevivir y prosperar. Por ejemplo, cuando las condiciones político-sociales de un país permiten una mayor integración y progreso (la Alemania del siglo XIX o EE.UU, en el XX son algunos ejemplos), la cara “cultural” aumenta en detrimento de la “religiosa”: los judíos se convierten más en el pueblo de “los libros” que de “El Libro”.

En otras situaciones en las que está asegurada una total libertad religiosa y social (por ejemplo, en el actual Israel), lo que decrece en relevancia es la faceta tradicional (idiomas, gastronomías particulares, folklores, etc.). Cuando se cierran todas las puertas de la libertad (como durante el Holocausto) el “cuerpo” judío se deforma para apoyarse en la única cara que le queda: la de la libertad interior o religiosa.

Esta adaptabilidad es hoy mayor que nunca por la experiencia acumulada en entornos antes inexistentes, por ejemplo, el de la Shoá o la propia existencia de un Estado de los judíos. Y es esta experiencia (y las enseñanzas incorporadas a la colectiva) la que alienta a muchos a explorar constantemente nuevos planos y ecosistemas, bien abriendo nuevas vías de experimentación científica y creación artística (y aún de negocio y sustento), bien emigrando a países en transformación. Esta, no obstante, no es una cualidad absoluta, ya que otros muchos optan por una faceta más conservadora (seguramente también más atada a lo tradicional que a otras caras) que les hace sentirse totalmente asimilados a su comunidad, pueblo, nación o estado.

La plasticidad geométrica puede reconocerse también por algunos atributos como la importancia del dominio de muchos idiomas (plasticidad cultural), de la “ligereza” o virtualidad de la propiedad (que permita transposiciones geográficas rápidas) y en general un estado de alerta constante que responda de forma inmediata a los cambios y tendencias que puedan hacer tambalear unos cuerpos que invitan más a volar que a dejarse aplastar por la ley de la gravedad.

Jorge Rozemblum
Director de Radio Sefarad
www.radiosefarad.com

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHamas confirma que está manteniendo conversaciones de tregua con Israel
Artículo siguienteBicentenario de la derogación de la inquisición
En 1989 empieza a desempeñar labores de redacción y traducción (Inglés, Francés y Hebreo a Español) para diversas publicaciones informáticas: PC Magazine Actual, Personal Computing, Amstrad Magazine, Redes, Sistemas, Tribuna Informática, etc.). De 1992 a 1996 es responsable de las secciones de sonido y vanguardias tecnológicas en la revista de nuevas tecnologías OnOff (Editorial Globus). Realiza proyectos de ediciones técnicas también para las editoriales VNU, Infolaser y Tecnipublicaciones. De 1994 a 1998 trabaja como corrector para temas de informática para la Editorial McGraw-Hill. En 1996 realiza traducciones técnicas para KDC y para CT. *  Desde 1995 a 1999 es Jefe de Redacción en la agencia de comunicación Aleph, encargándose de las Notas de Prensa, Comunicados y Columnas para empresas como Lotus, Autodesk, Acer Computer Ibérica, Pinnacle, BEA, etc. Entre 1999 y mayo de 2000 es nombrado Director de Servicios Especiales de la misma empresa, a cargo de los servicios de traducciones (folletos técnicos, de marketing, anuncios, etc.), boletines (LotusClub, ATC Noticias, BEA News, etc.) y clipping. TRAYECTORIA PROFESIONAL (música) Desde 1989 colabora como redactor para revistas de música (Sociedad Española de Musicología, Guitar Player, Keyboard, etc.) y generales (Avalon, Panama Jack, etc.). En 1990 funda y dirige la revista trimestral de nuevas tendencias musicales MUSICA GLOBAL (Mandala Ediciones), que funciona hasta 1995. Se encarga del apartado de música en la versión española de la enciclopedia en CD-ROM Encarta 97 de Microsoft (para Me&Ta Multimedia). De 1996 a 1999 colabora con Marketing Editorial en varios proyectos para el Club Internacional del Libro (redacción de fascículos de la colección Historia de la Música Deutsche Grammophon y fichas de la colección La Gran Música). Desde 1995 participa en el grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, como intérprete de cítola (guitarra medieval) y cantante de música judía sefardí, con los que ha actuado en España, Portugal, Marruecos, Francia, Italia, Suiza, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Noruega, Canadá, Costa Rica, Panamá, Honduras, Croacia, Bosnia e Israel. Junto al grupo ha editado los discos “Música de las Tres Culturas” (1998), “Moradas del Corazón” (2003) y “Maimónides” (2004, todos en Pneuma Records). En 2006 forma el grupo Klezmer Sefardí (con CD del mismo nombre para Pneuma Records). TRAYECTORIA LABORAL * Desde junio de 2003 colabora desinteresadamente con la web Musicasdelmundo.org en la redacción de artículos sobre música e instrumentos del mundo. * Desde enero de 2004 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de la revista Musitec Magazine de F&G. * Desde enero de 2004 y hasta enero de 2005 colabora como traductor y redactor para la agencia de comunicación empresarial Aleph Comunicación. * Desde abril de 2001 y hasta marzo de 2005 colabora como redactor y traductor de las revistas DVD Total y Future Music de LarPress * Desde abril de 2001 y hasta mayo de 2003 colabora como redactor de la web de noticias de Nuevas Tecnologías de Tecnipublicaciones. * Desde junio de 2000 trabaja como traductor y redactor freelance para empresas como DyR, Prensatec, Aqua MassMedia, Aabam, Crimson, iTerracom y Premdan. Desde abril de 2007 trabaja en Radio Sefarad como director musical y desde finales del mismo año y hasta septiembre de 2011 como editor, a cargo de la creación y puesta en marcha de nuevas secciones. Desde octubre de 2011 es el director de Radio Sefarad.