Los jajamim han expresado que aquel que tiene lo que comer hoy y se preocupa por lo que comerá mañana es un individuo de poca fe. ¡Esto es sorprendente! Claro que hoy en día tal vez exista un puñado de personas con tal nivel de fe. Sin embargo, es importante conocer el concepto aun si sentimos que no estamos en esa categoría, debemos reforzar nuestra fe.

Empero, realmente esto se puede entender a otro nivel: Esta enseñanza se refiere a disfrutar el momento, mucha gente no lo hace por anticipar un mañana mejor. Se imagina que en el futuro está la solución a cada uno de sus problemas. Si bien en la Torá se alaba a aquel que anhela la redención- esto incluye la redención personal de cada quien, cada individuo según su situación y problema- eso no niega que se deba disfrutar el momento actual, sea lo que sea que hagamos. Mucha gente no se permite gozar el ahora porque planea demasiado. El planear en sí no es despreciable, pero enfocar constantemente la mente en proyectos futuros no permite que la persona se enfoque en el ahora.

Hay muchas personas que se dedican a tomar muchas fotos. Pasean con la familia, van a lugares preciosos… pero la mente está en tomar la mejor foto. Pierden de vista lo que están haciendo, se preocupan que cada quien esté sonriente, que cada uno se pare de cierta manera, que pose de cierta forma específica. No logran disfrutar el momento a lo máximo. Están ocupados en la cámara en vez de estar gozando lo que están experimentando. Eso sucede en un paseo y en las fiestas, ¡cuánta gente no se amarga por haber llegado tarde a las fotos del casamiento! No se le debe restar importancia a las fotos, pero tampoco éstas tienen que ser a costa del placer del momento.

Ojalá podamos deleitarnos con el fugaz presente.

Ampliado de las palabras de Rab Moshé Don Kestenbaum

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa agua es vida II
Artículo siguienteEl ladrillo