Diario Judío México - Todavía creo que estamos a tiempo y aún que termine en algunos lugares en tan solo unas cuantas horas, me acorde y quise aportar algo muy pequeño en tan solo estas pequeñas horas y con muchos detalles.

Es un precepto que nos dicen que la atención en la lectura de la Meguila de Esther que corresponde a la festividad de Purím es algo muy importante, cada palabra es una Historia, las palabras pueden contar historias y asi como le hacemos en la Meguila debemos poner atención en los más mínimos acontecimientos que nos suceden a cada uno de nosotros en nuestras vidas y en general al Pueblo Judío, ya que cada acción que hacemos puede influir positivamente o negativamente, todo hay que saber como lo hacemos y aunque pensemos que al hablar una palabra no afecta en nada, es todo lo contrario, al hablar tenemos que cuidar nuestras palabras, asi como cuidamos en poner atención a escuchar las palabras de la Meguila, cada una de ellas nos contó una Historia del Pueblo Judío en Persia y además de eso todas estas palabras repercutieron y lograron que al final esta Historia se mantuviera contando durante muchos años y que seguirá, si mantenemos esta festividad viva.

Hoy ya tenemos un país que con solo oir sus palabras nos enorgullecemos y se nos pone la piel de gallina: y debemos entenderlo que a pesar que es un país con tan solo unos kilómetros , estos fisicamente son muy escasos a comparación de otras naciones, sin embargo a demostrado al mundo su potencial en varios aspectos: militar, político, religioso y esto hace que algo pequeño se pueda convertir en algo muy grande, dejando la boca abierta ante el mundo.

Las palabras contenidas en la Meguila de Esther desde cada centímetro y espacio son algo fundamental que tiene gran peso sobre la Historia del Pueblo Judío, esto nos sirve de experiencia para ejecutar acciones en la vida y nos volvamos un Pueblo Judío cada vez más fuerte lleno de detalles y Purím no solo se tiene que celebrar en una cierta fecha, este se puede celebrar todos los días con acciones: ayudar al pobre, recordar las historias difíciles que ha pasado el Pueblo Judío y asi cada vez que escuchamos una palabra en contra de nosotros, al contrario escucharla pero al mismo tiempo contestando con una actitud de que nadie nos puede vencer, aunque existan proyectos aniquiladores, Hashem les regresa la respuesta y por lo cual cada vez que decímos una palabra en la plegaria, por cada palabra que escuchamos de la Meguila de Esther debemos concentrarnos y poner atención de lo que decímos, aunque sea el más mínimo detalle para mantener este Purím por siempre.

¡Jag Purím Sameaj!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDía Mundial del Agua
Artículo siguienteFrancia 1976: Discurso nunca olvidado de Herbert Pagani sobre nuestra historia, nuestra existencia, nuestra lucha, nuestra vida…
Trabajé en agricultura en Israel, supervisor de kosher y redactor en Majon Meir y en Actual Mx.