“Jueces y policías habrás de instalar para ti en todos tus  portones”.
                                                 Deuteronomio 16: 18
Singular y plural.
Muchos rabinos comentan, que la Torá conjuga singular y plural. De tal forma que en muchos mensajes el target o blanco es el colectivo o cada individuo o en las más de las veces ambos. Semejante perfección y combinación, direcciona al exégeta o tratadista en exponer significados e intenciones y enseñanzas que deben ser siempre bien entendidas, a los fines de no caer en acepciones simplistas, que lejos de ser tales, ocultan piedras preciosas (joyas espirituales) que solo pueden ser halladas por aquellos que tallan en profundidad y son inconformistas y rechazan quedarse solo con la cubierta textual.
Jueces y policías.
Los que imparten las leyes, y aquellos que en el llano o la calle son los responsables de su ejecución, en este comienzo de la parashá (o capítulo semanal de la lectura de la Torá) de Shoftim (jueces) del libro del Deuteronomio, el clásico exégeta Rashi entiende que ese “instalar para ti” implica que cada juez y oficial debe primero trabajar sobre sí mismo, sobre su propia persona.
Cada persona debe primero dar batalla constante y continua contra su propio Yétzer Hará o el mal instinto, ya que las personas que ocupan estos cargos deberían ser personas integras, sin mácula, a los fines de poder decidir luego sobre castigar o la suerte de otras personas.
En todos tus portones…
Otro comentario rabínico alude a que los portones son nuestros orificios, los ojos, los oídos, las fosas nasales, y la boca. Y en ellos debemos colocar jueces y policías, es decir el control de lo que dejamos ingresar por intermedio de los sentidos, o aquello que dejamos salir, en particular por la boca, y en este caso el extenso y vital capítulo del Lashón Hará (hablar mal de nuestros semejantes o chismerío, etc.).
final.
Nuevamente el mensaje es claro y diáfano, la caridad bien entendida comienza por la propia casa. La madre de todas las batallas contra las malas influencias externas o contra pensamientos negativos, palabras y /o actos prohibidos, se desarrolla en nuestra intimidad. En nuestra persistente soledad, en ocasiones intentado un diálogo íntimo con el Creador, o disciplinándonos en cumplir con sus preceptos y con un estudio constante y si se puede grupal, de los textos Sagrados. En cualquier sitio, pero si es en la Sinagoga o Casas de Estudio mucho mejor.
Los días del jodesh( o mes) de Elul corren demasiado rápido y el día del juicio Divino se acerca sin pausa y este año a demasiada velocidad.
Shavua Tov!
Jodesh Tov!
Buenos Aires-Argentina

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPalabras en cascada || El poder de una idea.
Artículo siguienteMurió la Reina Isabel II