, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, visita Taiwán desafiando a Pekín. La respuesta china se canalizó inmediatamente a través de las mayores maniobras militares de su historia en torno a Taiwán, con lo cual se bloqueó la isla.

Ante la llegada de la estadounidense, el rascacielos más alto de Taipéi se iluminó con un mensaje que decía: “La amistad entre Estados Unidos y Taiwán siempre será firme”. Unas semanas después el Departamento de Estado anuncia más de 1.100 millones de dólares en ayuda militar a Taiwán.

La ambigüedad estratégica que ha desarrollado Washington con respecto a Taiwán, pieza central del envolvente cerco estadounidense que rebasa la estrategia de la de islas, hoy se decanta por provocar a Pekín, lo cual, al mismo tiempo, busca recordarle a Moscú que la partida importante se juega inevitablemente en el Indo-Pacífico.
Para la República Popular China, la República de China representa un aviso muy cercano que pone en evidencia tanto su forma de gobierno como la incompleta nación. Además, es un punto esencial para comenzar a dominar realmente los mares comerciales y tecnológicos por su ubicación y sus semiconductores.

Por lo pronto, Pekín, entre otras cosas, intenta circundar el cerco hacia Oceanía, es decir, más allá de la segunda de islas; su acuerdo con las Islas Salomón es el mejor ejemplo de ello.

Cada uno presenta su juego: Moscú plantea la partida con la lógica del ajedrez, utilizando diferentes tácticas para atacar frontalmente; Pekín, por su parte, pretende imitar los medios del wéiqí para rodear al adversario. Mientras tanto, Washington continúa divirtiendo con el Monopoly.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorDos tercios de los 50.500 nuevos inmigrantes a Israel de este año se vinculan con la guerra en Ucrania
Artículo siguiente10 Cosas que debes de saber de Yom kipur
Soy graduado en ciencia política por la UNED de España, tengo 33 años,he nacido en la ciudad de Buenos Aires y colaboro como columnista para diversos medios latinoamericanos y españoles.