Juliano Mer Khamis nació en 1949 en Nazaret, su linaje era de paz y comprensión; su abuelo el Dr, Mer encontró una cura para la malaria en Roch Pina, su madre, Arna Mer, dedicada al teatro, era directora, fundo un teatro en los territorios ocupados y se caso con un árabe cristiano, lo que parecía imposible, cuando Juliano ya había vuelto de su servicio en el ejercito y había decidió que su vida había de triunfar en el teatro, dirigió, junto con su mama, la obra: "Los hijos de Arna". El padre comunista compartía los ideales de la madre.

Juliano, judío y árabe, tal vez, judío para los árabes, árabe para los judíos. Los judíos veían en Juliano un hombre de izquierda, en los extremos, pensaban que era traidor, en especial, después de saber que justificaba a los terroristas de Hamas. Otros israelíes, no aceptaron sus juicios, pero no dudaron de su sinceridad y no falto quien estuviera de acuerdo con el. Los árabes veían en Juliano un agente israelí, otros lo admiraban y trabajaban a su lado, como alumnos, actores, administrador y técnicos.

Juliano creía que el camino a la paz y el reconocimiento entre árabes y judíos se encontraba en el arte y su manera de realizar sus aspiraciones, sus sueños, era su arte: el teatro.

Gitai, quien dirigió a Mer en varias películas, Esther, Perlin-Jerusalén, Kipur, Kedma, dijo:"Hay gentes como Juliano que son radicales, tratan de servir como puente con su propio cuerpo sobre el abismo del odio. En el caso de Juliano, eso fue real, es mas grande que la vida."

Era uno de los actores mas talentosos y el mas valiente, siempre fiel a sus ideas, fue el actor principal en obras teatrales y en el cine, En esta siglo, concentro su trabajo en Jenin,"donde vivía como israelí, como ser humano." Allí, en las orillas de un campo de refugiados, abrió el "Teatro Libertad." Teatro infantil en nombre de la paz y la comprensión, en 2006; nombro a Zubidi, palestino militante, coadministrador, además de demostrar que la cooperación era posible, serviría para acallar las amenazas contra su empresa y su persona. El teatro fue incendiado dos veces y las amenazas continuaron.

Parte del rechazo al trabajo de Juliano, se originaba en el código moral del Islam que no acepta las relaciones sociales entre hombres y mujeres, en el escenario del teatro de Juliano actuaban juntos y juntos atendían a las clases, además, en la "Granja de Animales", los jóvenes actores hacían el papel de puerco, considerado animal impuro.

Mer Khanis se estaba preparando para hacer el papel de Rey David en una obra teatral, esperaba, con gran anticipación y alegría el nacimiento de sus gemelos, fruto de su segundo matrimonio. Tenía dos hijos de un matrimonio anterior.

El lunes 4 de abril, Juliano termino las faenas del día, salio de su teatro en Jenin, subió a su coche; lo esperaba un hombre con el rostro cubierto y la conciencia ofuscada. A las 17:45 le disparo de cerca 5 tiros...no se sabe si alguien o algún grupo esta atrás del asesino, se dice que fue un asesinato premeditado. Las fuerzas palestinas investigan vigorosamente quien es el asesino.

El cuerpo de Juliano fue llevado en una ambulancia hasta el limite con , allí lo recibió una ambulancia israelí.

Juliano Mer Khamis vivió sobre el puente que todavía no se termina de construir entre árabes y judíos.

En algunos estaban enojados con el por su quehacer, quizás en lo asesinaron porque estaban enojados por su quehacer. En ambos lados de la barrera muchos lamentan su muerte, lo admiraban y aplaudían su quehacer, sus esfuerzos, lo buscaban igual que las balas que mataron un hombre, muchas ilusiones y negaron otra esperanza. Pero le dio vida más allá de su muerte a la idea de paz y comprensión con su quehacer, con su afán.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael: La calma en Gaza es frágil y puede ser breve
Artículo siguiente¿Qué es lo opuesto al dolor?
Nació en la Ciudad de México, terminó sus estudios de Filosofía en la UNAM, es Escritora y traductora. Actualemente reside en Israel.