Diario Judío México - Kuando a la demanana avro la ventena de la kamereta de echar, me enkanta despertar kon el brillo del sol en mi kara pormodo ke siento ke puede ser es el suerto de un muevo día asoleado. Me enkanta de sentir el aroma i la mirada de la hierva freska i kortada ke viene de la guerta i el ruido de los alas de los pasharos ke buskan un lugar de deskanso en las grandes ojas de las palmeras alrededor de muestras guertas.

Oy, primero de todo, lo ke yo devia azer , es de merkar unos produktos para aparejar una torta ke prometi a ornear para mi souvrina, para fiestar su aniversaryo.. Entrando kon mi karro en el Supermerkado vide a mi lado la visina ke bive en muestra serkanía. Es una personas kon defektos vizuales, ke puede kaminar por sí misma, sino también nesesita ayuda. Mosotros, sus amigos siempre tenemes el ovligo de akompañiarla en el merkado. Este dia en entrando el sentro, me di kuento de ke avía ayi una joven soldado nina, sentada sobre una piedra debasho de un árbole. En viendo la dama aedada eya salto, se aserkó de eya, le tomó su karro i le avlo en una boz muy amable i henosa. Entendi ke el apoyo i la asistensia, ke la vieja dama nesesitava esta vez fue la niña de soldada. Ansi los deshi.

La soldada niña i la vieja dama empesaron a kaminar en el markado de platera a platera, amostrando la los artíkolos ke kería merkar, enkargando los en el karro i, en veniendo delantera del kashero, tomó el dinero de la bolsa de la dama en pagando el kuento. La yevó fina la salida del sentro komercial. Despues yo perdi de vista la dama i la soldada. Kuando vino mi torno de pagar, demandi a la kasahera si la soldada niña era una pariente de la dama siega.

“No” me disho. Eya es simplemente una voluntarya i pertiene a una grupa de soldados ke son organizados i resiven instruksyones para kudiar i ayudar a personas kon diskapasidades o personas mayores, así komo niños chikos después de salir de la eskola i retornar a kaza o tomar el autobus. Ke idea estupenda para reforzar a muestra djente de la armada la ondura, la verdad i la realidad de lãs palavras “paz”, “ayuda”, “apoyo” Todos mosotros los Israelíes sólo keremos paz. Ké mas bueno ejemplo ideal de amostrar muestros sentimientos, la verdadera signifikazion de muestros ideales, a las personas del todo el mundo, ke muestro eskopo es de proteger a muestra populasion i a muestro estado, de amostrar kualo es humano i ke es paz, porque los sentimientos i el entender de este buto van de la mano a mano. Por egzemplo, la palavra kon kuala mosotros mos saludamos de la mañana, a la tarde fina la noche es “S H A L O M” Kompromisos humanitarios deven de amostrar una mayor klaridad en kominikando kon la djente de todo el mundo. I muestra esperanza
de paz eksista i mos mantiene de anios i anios . Mesmo el himno national de se yama “Hatikva”
Todo el tiempo ke adientro del korason
La alma del djudio estara biva
I su ojo mirara de la parte de Oriente
Adelantre verso Sion,

Muestra esperansa no sera pedrida
La esperansa de dos mil anyos
De ser un puevlo libre en muestra tierra,
Tierra de Sion, Yerushalayim.

Komo yo estava a punto de salir del sentro komercial, después ke merki todos los productos ke avía eskrito en mi lista, súbito, un niño de sinko años vino delantre de mí i me pasó un balón i, demas presento balones a lãs otros djentes. Se trato de una realidad, de una surprisa muy linda, de una aktion, un gesto del sentro komercial. Personalmente topi ke fue muy ermoso.I kualo signifika um balon. Se puede komparar kon la esperanza. Los dos bolan, patleadean o van asentarse sobre um ramo vedre..

Despues kaminando vide una chikitika sentada en un banko, aziendo sus devoires. ma yorando, yorando. Me izo pena. Naturalmente, me detuve i la pregunti
” ¿dónde bives? “. Y ¿por ke estas triste. Me disho ke avía perdido las yaves de su apartamento i no los topo. Tenía ke arekoger a su ermanika de la eskuela i no savía ké azer. Me aserki de un joven kaminando a mi lado i lê rogi si podia aprestar mi su telefono móbil para yamar a la madre de la chikita. Esperi asta ke la niña fue konsolada i arekogida en los brasos de su madre.

En indo me el mismo dia a kasa, saludi el bektchi del supermerkado. Él era de origen rumano i generalmente yevava su uniforma amarilla, pero este día vide un diskomforte en sus ojos. Yo de vez en kuanto utilizava de aserkarme de él mashkando lãs pokas palavras ke savia en su lingua maternal. Pero este día el tenía miedo, su avla era konfusa i no supe lo ke nesesitava. Le sueti sanedad buena i me fue adelantre. Unos días más tarde oyi ke se murio. ¿Ké estava esperando.

Llegando a mi kasa, serka del karefour ay unos kuantos elevos ke se meten a regular el trafiko. Oy un elevo me se aserko i me pidió ke le diera mi mano.
” ¿En dónde me estás tomando “ le pregunté. El niño era tímido, apenas alevantanto los ojos. ” Me gustaría ke me dizes ande me estamos dirigando.” lê dishe. No prestar atensión a lo ke le pregunté, el sólo me disho “solo kiero ayudarvos a kruzar la calle i ver ke yego segura a su kaza.” ¿Piensi komo mi pensada fue tanto visible al manseviko. Yo no podía ver a la derecha a través sus pensados de él, pero el en su edad temprana podía ver a la derecha a través de mi????.
Por favor, ke alguno me diga ké esto esperando a mi edad avanzada.

Enkargada kon estos penserios ayegi a kasa, ma sentí la primura de un chiko reposo i kishe rekovrar i passar en revista i detainer todas los akontesimyentos ke me avian pasado el día de oy.

En este punto sonó el teléfono.. Ke fue mi esperanza ?

Kedi kon la savor en la boka, pormodo ke ken espera, no se desespera.

Rivka Abiry

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa marine israélienne face aux menaces du Hezbollah
Artículo siguiente“Complot Against America” (La Conjura Contra América), de Philip Roth