Svjetlana Marijanovic  vivía hace treinta años en Sarajevo la capital de Bosnia.  Tras la caída del comunismo en Europa unos años antes, su país de origen en 1991 se vio sumido en la anarquía  cuando Bosnia y Herzegovina se unieron a varias repúblicas de la ex Yugoslavia, y declararó  la independencia desencadenando una terrible guerra civil que recién terminó en 1995. Han pasado casi treinta años desde el comienzo de la guerra en Bosnia pero Svjetlana no ha podido olvidar el sentimiento de pérdida causado por su vida destruida  y el recuerdo del sufrimiento padecido.

Svjetlana Marijanovic con sus padres y abuelos – 1957

Ella y sus dos hijas pequeñas fueron evacuadas con otras 140 familias por  el Central British Fund for German Jewry (CBF, y luego World Jewish Relief) y traídas a Gran Bretaña en 1994 cuando la vida que habían tenido en Sarajevo había desaparecido. Se evalúa que murieron cien  mil personas en esa cruenta guerra en tanto que  más de dos millones fueron desplazadas  lo que lo convierte en el conflicto más devastador en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. En medio de todo esto estaba Svjetlana, quien no solo recuerda haber sido testigo de esos tiempos terribles, sino también haber crecido como parte de la modesta comunidad judía de Sarajevo.

Sjvetlana con sus hijas Tanja y Irena

La mujer, una jubilada de 72 años, que vive en una residencia judía, recuerda cómo “tuvo una infancia muy feliz en una familia estable y amorosa y una adolescencia aún más maravillosa”. Al crecer en un país comunista, ella no estaba completamente consciente de su identidad judía, pero “sabía que mis abuelos eran diferentes” y los escuchó hablar en ladino cuando querían hablar en privado. Ella contó que “Mi abuelo Salomon siempre tenía la cabeza cubierta. No exactamente con una kipá, sino con una especie de sombrero. Mi abuela recibía matzá de la comunidad judía durante Pésaj y todos sus vecinos no judíos le pedían un pedazo a para probar. Hablarían del Año Nuevo en medio del calor del verano, mientras que para mí esta época del año se asocia con un clima muy frío y la ciudad cubierta por la nieve. También había una menorá en su casa, el tipo de candelabro que nunca vi en las casas de mis amigos. Cuando estaba en la escuela secundaria, sabía que era judía, pero eso no significaba nada”. Sin embargo, todo eso cambiaría para 1992 y el estallido de la guerra civil. “Por primera vez en la de cualquier guerra fue una bendición ser judío. Cuando Sarajevo se convirtió en una ciudad sitiada, se organizaron convoyes para sacarlos de la zona de guerra ”.

Svjetlana todavía recuerda el momento “absolutamente aterrador” en el que la vida cambió para siempre con los primeros proyectiles. Pediatra con unamformación de 19 años, estaba trabajando en el hospital cuando uno de los médicos le dijo que regresara a su casa inmediatamente porque “está pasando algo”. Ella recuerda: “Nunca llegué a mi casa ese día porque Sarajevo fue completamente bombardeada. Durante los siguientes seis meses, no hubo comida, ni agua, ni electricidad, ni gas, ni cristales en las ventanas. El invierno se acercaba rápidamente. La mayoría de los niños se escondían en un sótano y vivían a la luz de las velas, donde mi hija leía todos los libros de Dostoievski.  “Había lugares a los que podías ir a buscar botellas de agua, pero mi madre, Betika, nunca me dejaba ir porque disparaban a esos lugares y a las ambulancias. Varios de mis colegas murieron tratando de salvar la vida de otra persona “. Svjetlana, vivió en medio de todo este desastre, fue una testigo de esos tiempos terribles, ella había crecido como parte de la modesta comunidad judía de Sarajevo. Es una mujer de 72 años, una jubilada que alquila un departamento una institución judía,  recuerda cómo “tuvo una infancia muy feliz en una familia estable y amorosa y una adolescencia aún más maravillosa”.

Sin embargo, casi 30 años después del estallido de la guerra de Bosnia, Svjetlana Marijanovic no ha olvidado ese sentimiento de pérdida ni el recuerdo de su sufrimiento al ver toda su vida conocida destruida.

Ella y sus dos hijas pequeñas se encontraban entre las más de 140 familias evacuadas por el Fondo Central Británico para los Judíos Alemanes (CBF, y más tarde World Jewish Relief) y traídas al Reino Unido en 1994 cuando la vida tal como la conocían en la capital bosnia de Sarajevo había desaparecido.

Se estima que 100.000 personas perdieron la vida durante la guerra, mientras que más de dos millones fueron desplazadas,  lo que lo convierte en el conflicto más devastador en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

La sociedad humanitaria judía de Sarajevo proporcionó ayuda a miles de residentes sitiados, suministró alimentos y medicinas, ayudó a enviar cartas y conectó a personas a través de comunicaciones por radio. A medida que las condiciones se volvieron más peligrosas, los residentes comenzaron a ser evacuados a través de convoyes organizados por el JOINT  y la CBF.  En octubre de 1993, Svjetlana, que en ese momento estaba divorciada, se fue en un autobús con destino a Croacia con sus hijas Irena, de 15 años, y Tatjana, de 11.  “No sabía que sería un boleto de ida”, dice Svjetlana, y agrega que lo había perdido todo: su casa, su trabajo, su gato, su cuenta bancaria y el lugar que siempre había conocido como su hogar. “La gente podría pensar que tuve la opción de irme, pero realmente no fue así. Si se enfrenta a la posibilidad de que te maten o que sus hijos mueran, debes irse”.

Después de pasar dos meses viviendo en un hotel en Croacia, la familia se fue a Suiza por un corto tiempo antes de que CBF ayudara a tramitar una visa para que Svjetlana trabajara como voluntaria en Norwood en Londres, mientras sus hijas estaban inscritas en JFS. Mientras buscaba un trabajo permanente, y también cuidaba de su madre enferma, Svjetlana comenzó a cuidar niños de una familia judía ortodoxa en Golders Green.  “Ayudaron a reavivar mi sentido de identidad judía. Aprendí mucho de ellos y sigo aprendiendo. Me hice amiga de sus hijos, nietos, de toda la familia y siempre fui invitada a todas las simjas. Hace dos años, me ayudaron a viajar a Israel para visitar a mi mejor amiga Nada en Haifa.  “Lo único que lamento es no haber sabido más antes, porque habría sido la madre judía perfecta”, sonríe.   Svjetlana también encontró un renovado sentido de comunidad como miembro de La Benevolencia, un grupo para refugiados bosnio-judíos, en el Centro de Sobrevivientes del de Jewish Care en Hendon y recibió apoyo para las personas que enfrentan traumas.

En los 27 años transcurridos desde que Svjetlana llegó al Reino Unido, ha regresado solo una vez a su antiguo hogar.  Considera que “a veces, la gente se molesta porque ha roto un vaso o un plato, pero no tienen idea de cómo se ve en una noche perder todo por lo que has trabajado” “. “Aunque amo el lugar donde vivo ahora, aún así desearía que todo fuera un mal sueño y fuera como antes”.

FuenteEsefarad

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAntisemitismo en los comunistas
Artículo siguienteThe Golden Age of Judaism in al-Andalus, Part 2