Sr. Director

Hace algunos años le hice una entrevista a la embajadora de Polonia en México y cuando le pregunté "Por qué Polonia había accedido plenamente a que en su territorio se establecieran los campos de exterminio más atroces, durante el Holocausto", sus ojos se llenaron de lágrimas y me contestó: "Polonia no había accedido a nada, que los nazis nunca le consultaron acerca de lo que los nazis iban a construir ahí".

En realidad, Polonia, a pesar de su antisemitismo, no podía oponerse a los planes genocidas de Hitler. En el año 2008, el nuevo Concilio Europeo de Tolerancia y Reconciliación se llevó a cabo en París, a principios del mes de Octubre. El co-presidido por Aleksander Kwasniewski, quien fuera presidente de Polonia, 1955-2005, y el próspero hombre de negocios judío, Moshe Kantor, Presidente del Congreso Europeo Judío, ¡Como cambia el mundo!!

Aleksander Kwasniewski, se reconoce así mismo como un patriota polaco, que lidera el movimiento de tolerancia y de los derechos de otros grupos nacionales. "Como patriota polaco me siento honrado y orgulloso de aceptar esa posición, de ser el presidente del Concilio Europeo de Tolerancia y Reconocimiento. En un inglés muy sencillo se dirigió a un reportero judío, en París, y dijo "fui educado para valorar la maravillosa nación polaca y entender su diversidad y multiculturalismo, que son valores que enriquecen nuestra nación y nuestra sociedad", le expresó al periodista.

"Sin embargo, existe una pequeña minoría en nuestro país, que no entiende esto, pero para mi la aceptación y la apertura hacia otros pueblos son cualidades patrióticas", señaló.

Kwasniewski, habla de una forma similar cuando se excusa para tratar de explicar el polaco. Tanto, por la violencia, como por las explosiones asesinas, como los pogroms de Jedwabne, en 1941 y, el de Kielce, en 1945. Las manifestaciones antisemitas asesinas han existido antes y hasta el día de hoy.

El expresidente de Polonia, muy Pro -Occidente fue quien impulsó a su país a unirse a la OTAN, ser miembro de la Unión Europea desde el 2004 y envió tropas polacas a Irak. Actualmente es miembro de la facultad de la Universidad de Georgetown, donde da cursos de Política Europea y otras materias.

En el año 2001, este político generó una controversia nacional e internacional, cuando siendo presidente pidió perdón al Pueblo Judío por los crímenes cometidos por los polacos en la ciudad de Jedwabne, durante la ocupación nazi. Está orgulloso de esta acción. Él cree que esta disculpa fue observada en el mundo como una evidencia del progreso polaco hacia la democracia y la erradicación del y una manifestación importante de la normalización entre judíos y polacos.

En julio de 1941, aproximadamente 1600 judíos fueron asesinados en la Ciudad. de Jedwabne; algunos fueron golpeados a muerte y otros fueron ejecutados, la mayoría fueron arrastrados a la sinagoga y quemados vivos. La responsabilidad polaca, por estos asesinatos, fue establecida desde 1949, cuando 22 polacos fueron enjuiciados por el Gob. Comunista. Otros 14 fueron encontrados culpables. Pero la evidencia y la memoria pública del hecho fueron enterradas en los archivos del Estado y un monumento erigido, culpando a los nazis por la masacre.

Sin embargo, en el año 2000, un historiador de la Universidad de Princeton, Jan T. Gross, publicó un libro en Polaco, titulado: "Vecinos: la destrucción de la Comunidad Judía de Jedwabne, en Polonia" (el mismo libro fue editado en inglés). En el explica la que la masacre fue iniciada y cometida por los ciudadanos polacos. La publicación de "vecinos" llevó a una protesta pública, incluso acusaciones antisemitas se oían "en torno a que los judíos querían minar la independencia y el orgullo polaco".

A pesar de esa controversia, el expresidente llevó a cabo una ceremonia en memoria de lo que ocurrió en Jedwabne, en donde pidió disculpas a los judíos, a nombre del Pueblo Polaco. Y el monumento, donde acusaban a los nazis por los crímenes, fue reemplazado por un monumento que revela toda la penosa realidad.

Aclamado internacionalmente por ese acto, Kwasniewsky fue duramente criticado en su país. Fue acusado de haber sido engañado y sobornado por "los judíos", y ser un servil pro occidental. La Iglesia Católica Romana y la Nacional Polaca, no estuvieron presentes, a pesar de las proclamaciones del cardenal Jozef Glemp, quien prometió pedir perdón al Pueblo Judío.

El alcalde de Jedwabne en ese tiempo, Krzysztof Godlewski, quien no se doblegó ante las presiones y se rehusó a boicotear la ceremonia donde estaban presentes dignatarios polacos y representantes de las familias de las víctimas y de la Comunidad Judía Europea, removido de su puesto por el Consejo de la Ciudad y forzado a emigrar, ahora vive en Estados Unidos. El párroco local, el sacerdote Edward Orlowski, no solamente boicoteó la ceremonia, sino hizo sonar las campanas de la iglesia ruidosamente, para interrumpir la ceremonia.

Hoy, dice el expresidente; "como presidente tuve la oportunidad de representar la majestuosidad de la República Polaca, de dar el primer paso hacia la reconciliación con el Pueblo Judío. Pero este acto, era muy importante para el Pueblo Polaco. Podemos empezar a construir nuestro futuro, solamente si reconocemos nuestra historia en toda su dimensión. No podemos avanzar como pueblo, si no podemos expresar nuestra pena por lo que hicieron algunos ciudadanos polacos, contra otros ciudadanos polacos. Tenemos que estar avergonzados de esta gente que fracasaron en los momentos más determinantes, fracasaron como humanos y fracasaron como polacos".

Más de 6 millones de ciudadanos polacos fueron asesinados por los nazis, entre ellos 3 millones de judíos polacos. Y, la Iglesia, no ha sido una fuerza progresiva, especialmente en alusión a la radio Maryja, el influyente conglomerado nacionalista polaco que opera estaciones de radio y televisión, conocida por sus emisiones antisemitas. Incluso la negación del Holocausto, además, de acusar a los judíos, de ser una 5ta columna.

Pero, también existe una ala de la Iglesia Católica, que está en contra de los "malos". "Tenemos que celebrar el lado positivo y la rica herencia judía de Polonia. Por eso estamos construyendo el "Museo de la Historia Judía en Polonia", ubicado en Varsovia. Algunos de nuestros mejores escritores fueron judíos y los más famosos judíos de Israel, fueron polacos: Menahem Begin, Isaac Shamir, David Ben Gurión y escritores tales como Bashevis Singer, entre otros", acotó.

A pesar de todo no todos los judíos están de acuerdo con su conclusión sobre la historia judía de Polonia. Muchos consideran a Polonia como un gran cementerio anónimo del judaísmo europeo y esto ha hecho que los judíos estén más rencorosos contra los polacos que contra los alemanes. De hecho la reconciliación con los alemanes precedió al mejoramiento de las relaciones con Polonia.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa venganza de Amorita
Artículo siguienteZeev Rabán (Tercera parte)