23 de mayo 2022

La maravillosa imaginación de Miguel Angel ( Michelangelo Buonarroti ) dejó bosquejos de lo que después serían grandes inventos tecnológicos. Algo similar podemos decir de las novelas de Julio Verne (Jules Gabriel Verne) que precedieron a grandes inventos en la navegación aérea y submarina.

Pero hubo otros como el italiano Emilio Salgari, cuya imaginación lo llevó a escribir hermosas novelas de aventuras ubicadas en lugares que Salgari jamás conoció, ya que nunca salió de su zona de nacimiento, pero describió hermosamente la Malasia, el Caribe, las Bermudas, la vida de los piratas (Sandokan, el Corsario Negro).

La niñez y juventud de nuestra época disfrutó de esa imaginación, los niños y jóvenes de hoy disfrutan de una imaginación más desbordante leyendo la “información” que la mayoría de los medios de prensa actual distribuye, especialmente por internet, y que está al alcance de muchos.

Por ejemplo, leyendo el artículo del señor William Marino titulado “UN LUGAR LLAMADO AZOVSTAL”, vemos con lujo de detalles la descripción de ciertos túneles que por las mismas razones que según el autor fueron construídos, deberían ser absolutamente secretos. Pero evidentemente el señor Marino estuvo en ellos o tuvo acceso a información que el resto del mundo ignoraba. Transcribimos:

“La planta siderúrgica de Azovstal tiene una extensión de unos 11 Kms. cuadrados. Aunque lo más valioso parece ser es lo que se encuentra en una red de túneles que tienen unos 24 Km de extensión, estando las mismas defendidas por un batallón de “para militares” al mejor estilo nazi, es más entre sus símbolos se encuentra la esvástica. El batallón que defiende esa fábrica está compuesto por unos 3.000 soldados. ¿Por qué? ¿Tendrá tanto valor estratégico-miliar? ¿O será por lo que allí se esconde? ¿Qué secretos guarda esta fábrica? Al parecer la planta de Azovstal alberga secretos de la guerra sucia de la OTAN.

Esta inmensa red de túneles, fueron, en su mayor parte, construidos por ingenieros y arquitectos de la OTAN. Son túneles diseñados para resistir bombardeos y disponen de un sistema moderno de telecomunicaciones y se encuentran a más de 30 metros de profundidad. El tema era saber, algo que ya se sabe, quien lo construyo y quien lo financio. En la profundidad de dichos túneles la compañía Metabiota construyo un laboratorio, que se encuentra dentro de un piso subterráneo de ocho cuartos y es donde funcionan y trabaja un laboratorio que realizarían pruebas de guerra biológicas y bacteriológicas. Aunque los más interesante es saber quién o quiénes son los dueños de la compañía Metabiota. Cuando Rusia decide traspasar sus fronteras rumbo a Ucrania, al parecer andaba por esos lares el hijo de Biden, Presidente de los EE.UU., en su retirada apresurada pierde u olvida su laptop, un verdadero tesoro para los Rusos. Allí aparecen datos interesantes, pues entre los principales dueños de la compañía Metabiota esta el hijo del Presidente de los EE.UU., el empresario ucraniano Rinat Akhmetov y el presidente ucraniano Selenski. Se ha dicho que las inversiones podrían ascender a una cifra cercana a los 10 mil millones de dólares,”

Nos llama la atención de que tanta cosa se pudo hacer sin que el mundo se enterara. Pero en realidad no debe extrañar tanto, ya que el señor William Marino nunca escribió sobre otros hechos similares que fueron denunciados en tiempo y forma, y con pruebas que fueron exhibidas nada menos que en la asamblea de las Naciones Unidas. Mencionaremos algunas:

La Franja de Gaza tiene muchos kilómetros de túneles excavados, blindados y con instalaciones de todo tipo como electricidad, telefonía, etc. Esos túneles –llamados “el Metro de Hamas”- no sólo recorren todo Gaza (territorio independiente anteriormente gobernado por Egipto y luego por la Autoridad Palestina, y hoy dominada por el movimiento terrorista Hamas) tiene ramificaciones que entran a países limítrofes (Egipto e Israel). En un principio se utilizaron para contrabando, pero luego pasó a ser un poderoso instrumento militar de Hamas, que lo utiliza para contrabandear armas y explosivos, infiltrarse y raptar o asesinar tanto a egipcios como a israelíes. El ejército egipcio intentó neutralizar la parte que los afecta inundando totalmente túneles, el ejército israelí tuvo que construir muros que se elevan unos metros sobre la superficie y se adentran a treinta metros de profundidad.

No hemos visto que el señor William Marino escribiera sobre el tema. Falta de información ?

La dictadura teocrática iraní lleva años construyendo instalaciones subterráneas especialmente bajo montañas, donde miles de centrifugadoras purifican uranio para lograr fabricar bombas atómicas. Esas instalaciones, denunciadas ante las Naciones Unidas, contravienen los pactos que el gobierno iraní firmó asegurando que no enriquecerá uranio a más de cierto límite pactado.

No hemos visto que el señor William Marino escribiera sobre el peligro para la humanidad toda que significaría que gobernantes como los actuales de Irán posean armas nucleares. Falta de información ?.

Escribe el señor William Marino: “Esta guerra (Rusia-Ucrania, aclaración nuestra) hasta el momento ha sido muy atípica, si hablamos de una guerra convencional. Van unos 75 días, con idas y venidas. Esta es una guerra no tan convencional, pues lo que más se ve, es los que se dice y logran difundir los comunicados, más que nada los que transmite de manera engañosa el gobierno ucraniano y sus equipos de comunicación pagados y orientados desde cientos y miles de kilómetros de los centros de batalla.”

Aquí nos preguntamos: no hay cierta contradicción en que el señor Marino recibe “más que nada” (sic) lo que transmite el gobierno ucraniano, pero por otro lado conoce al dedillo unos túneles que nunca nadie mencionó y que tal vez nadie vio, y que si su existencia fuera cierta el gobierno ucraniano desmentiría ?

Continúa el Señor Willliam Marino: “Esta guerra hasta el momento ha sido muy atípica, si hablamos de una guerra convencional. Van unos 75 días, con idas y venidas.” Totalmente de acuerdo, una super potencia (Rusia), exportadora del 20% de armamento fabricado en todo el planeta, no puede con un puñado de valientes que los enfrentan hasta con bicicletas eléctricas y fusiles de caza. Sin duda es atípica, es lo que sucede cuando la verdad y la justicia son las que enfrentan a fuerzas del mal. Recuerde señor Marino el caso “Massada”, donde un pequeño pueblo enfrentó al poderoso ejército romano que demoró varios años para derrotarlo, pero en realidad no fue victoria porque los pocos resistentes vivos se suicidaron para no caer en manos del invasor.

En cuanto a los problemas de fondo entre ucranianos y rusos, no es un tema que nos atañe porque nada tenemos que ver. Es un conflicto que lleva cerca de un milenio, uno de tantos problemas de nacionalismos en Europa, continente que vivió 600 años de guerra entre Inglaterra e Irlanda, vive hasta hoy entre las distintas poblaciones de España y de Italia, y vivió las masacres de lo que antes eran Yugoslavia, Checoslovaquia, el imperio austro-húngaro, etc. La raíz del problema mayor entre rusos y ucranianos la plantó Josep Djuhashvili Stalin que cuando conquistaba territorios ajenos a Rusia enviaba obligados a cantidad de rusos a poblarlos para asegurarse el dominio sobre los reales habitantes de esos países.

Lamento no coincidir con el apelativo de neofascista que el señor Marino adjudica a Zelenski. A diferencia de Vladimir Vladimirovich Putin, el presidente ucraniano fue electo en elecciones democráticas, es originariamente judío, y parte de su familia fue exterminada por el nazismo en el holocausto. Putin se crió y aprendió en la tenebrosa KGB y en la terrible época del antisemitismo stalinista.

Nos horrorizamos cuando hablamos del maccarthismo norteamericano de esa época, y dejamos de lado al stalinismo !!!

Si el señor William Marino quiere atacar al neofascismo, que no le quepa la menor duda que estaremos junto a él, es un enemigo común. Lamentablemente no sirve ver neofascismo solamente en un punto y omitir al resto, por lo que fascismo, neofascismo, antisemitismo, racismo, lo encontrará en todos los rincones del planeta, con pequeñas diferencias de porcentaje respecto a la población total.

Nos alegrará mucho y aplaudiremos cuando ataque a los verdaderos orígenes de los males que afectan a la humanidad: los extremismos todos (políticos, ideológicos, religiosos), pero no apuntando siempre para el mismo lado.

Y todas las guerras son sucias, señor Marino, no sólo la de OTAN.