Daniel Scioli siempre fue una mentira creada por otro delirante (Menem) que llegó a Presidente de la Nación por obra y gracia de la democracia, obtenida con enorme sacrificio de vidas y sueños de todos nosotros, que no nos merecemos ser tratados como idiotas, ni siquiera esos millones de personas que lo votaron en la primera vuelta, sin estar esclarecidos en plenitud.

En primer lugar habría que adentrarse en su historia personal (que no voy hacer) y ver que siempre estuvo chapoteando en el fango del menemismo, duhaldismo y kirchnerismo, de los cuales ahora reniega y trata de crear su sciolismo, con base muy endeble y destino incierto. Habla en sus spots de no mirar hacia atrás pero menciona los ’90, copia imágenes de campaña de Menem y denosta a la Alianza, sin reconocer que la mayoría que lo rodea fueron parte activa e importante de ese pasado.

Trata despectivamente a la oposición como “una alianza” olvidando que su FpV es tambien una alianza formada por los Partidos Justicialista, Comunista, de la Victoria, Humanista, Intransigente, Verde y el Frente Grande y el Proyecto Popular. Desde lo personal lo “apoyan”ex menemistas, ex aliancistas y ex montoneros. Podría nombrar: Parrilli, Filmus, A.Fernández, A.Pérez, Abal Medina, Sabatella, M. Bein, Giorgi, Garré, Conti, G.López, Blejer, Cristina Kirchner, Jozami, Kunkel, etc.etc.

Habla en su discurso que dirigir una lancha a alta velocidad le dió experiencia para conducir un país, pero no pudo solucionar graves problemas en la provincia que aun gobierna. La planta faenadora de pollos Cresta Roja con 5.000 trabajadores en la calle, las ocupaciones de terrenos en Merlo y la reconstrucción del puente del ferrocarril sobre el Río Salado (sin reparación desde la anterior inundación a la reciente).

Su apoyo a las actividades regionales son puro “chamuyo”: La Serenísima, de Mastellone, la segunda láctea del país radicada en Suipacha, ha perdido más de 260 millones de pesos y está al borde de la quiebra por su mala política lechera.

Dejo para el final la actitud de ataque bestial y personal contra su oponente Macri y el tercero en votos Massa. Hebe de Bonafini, por la cual no guardo ningun respeto, abrió la boca bajo el agua de la lluvia del 12/11 y desbordó de insultos soeces contra Macri y el juez que preside la Corte Suprema, R.Lorenzetti, desconociendo su propia condición de madre; los “hijos de puta” le salían hasta por los ojos.

El filósofo José Feinmann, misógino y con apariencia feminoide, amenazó a la futura gobernadora María E.Vidal a tener una muy buena gestión para evitar terminar en la trata de blanca. Los dichos de este degenerado descerebrado fueron festejados con risas en una reunión por algunos periodistas.

A Sergio Massa el ministro Kicilloff lo trató un poquito más suave: le dijo forro mentiroso. Este docente universitario, según algunos brillante, no es más que un bruto instruído, el peor Ministro de Economía en la historia institucional del país. Como dijo anoche el ex presidente del BCRA, Pignanelli, es un zoquete cobarde que no puede caminar por las calles sin custodia; hace un tiempo tuvo que ser protegido en un viaje a Uruguay por miembros de la tripulación, ante la reacción negativa del pasaje.

Daniel Scioli: su tiempo político culmina el 10/12. Es una pena que no supo buscar apoyos en gente capaz e inteligente, porque con la verdad y una mejor gestión en su gobernación, el resultado sería otro.
“El castigo del embustero es no ser creído, aún cuando diga la verdad”. Aristóteles. Filósofo griego.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTerrorismo, religión, patria
Artículo siguienteDiez meses de la muerte de Nisman, ¿y…?
Nací el 9 de marzo de 1942 en Buenos Aires, Argentina. Tengo educación secundaria y algunos años de Derecho pero por razones de tiempo dejé para casarme y trabajar en una industria química de mi familia política desde 1964 hasta el 2001, comenzando en el sector costos hasta ser director financiero-administrativo de la empresa, que en aquel momento tenía 3 plantas y unos 300 dependientes. Mi esposa Irene es Profesora Nacional de Artes Visuales, es artista plástica y estudió entre otros con Urruchúa, Castagnino, Schurjin, Pujía, etc. Tenemos 2 hijos Juana Elizabeth, Abogada y con una Maestría en Derecho Internacional Público, radicada y ciudadana canadiense desde el 2002, casada y que nos dio una hermosa nieta de 7 años. Nuestro hijo varón se radicó en México D.F. también el 2002, montó una empresa que se dedica a la venta de aceros para la construcción de la cual es Gerente Comercial, soltero, 44 años. Mi suegra, fallecida en el 2006, fue escritora de cuentos y poemas, con muchos libros publicados y premios en distintos países, incluyendo el Fernando Jeno a la Poesía en México en 1979; sus libros figuran en diversas bibliotecas, incluyendo la del Congreso de EE.UU. Mis hijos siendo pequeños obtuvieron menciones y premios en el famoso Concurso Shankar de pintura, en la India y algunas de sus obras ilustraron libros de poemas de la abuela materna Arminda Ralesky. De esta mujer el Maestro Jacobo Ficher compuso una obra para coro y orquesta del poema Kadish Laico y además algunos de sus poemas formaron parte del repertorio de Berta Singerma. Yo soy socio vitalicio de la Sociedad Hebraica Argentina desde 1979 y fui parte del Consejo Directivo y del Consejo Consultivo en varios períodos. Siempre me interesó la política seria y desde hace unos años escribo a los diarios como una forma de participación activa.