La Torá enumera todas las aves que no son kasher, por ejemplo: el cuervo o el buitre.

Otra de las aves no kasher incluidas en nuestra lista es la jasidá, (cigüeña). El Talmud dice que la “jasida” se llama así porque hace Jésed, que en hebreo significa realizar actos de bondad.

En hebreo, el nombre de una cosa revela su característica esencial. El Midrash nos cuenta que el primer hombre, Adán, observó la esencia de cada animal y los nombró acordemente.

El burro, por ejemplo, se caracteriza físicamente por llevar cargas pesadas. En hebreo, burro se dice jamor –-que proviene de la misma raíz que jomer, que significa materialismo, lo cual hace alusión a que el burro (jamor) ejemplifica lo material (jomer).

Pero si la jasidá se llama así porque hace Jésed, entonces ¿por qué la Torá la considera dentro de las aves NO kasher?

Por una parte, es entendible (según lo explica Maimónides) que el cuervo y el buitre sean considerados no kasher, ya que son aves rapaces y agresivas, y es espiritualmente dañino internalizar estos rasgos de personalidad.

Pero la jasidá, en cambio, que personifica una característica deseable como es el Jésed, ¿por qué no es kasher?

Veámoslo con más detenimiento. El Talmud explica que esta ave hace Jésed “compartiendo la comida con sus amigos”.

El Jidushei HaRim explica: La generosidad de la jasidá se limita a las aves de su misma especie, excluyendo a todo el resto.

Este tipo de bondad parcial no es lo que la Torá quiere de nosotros en la práctica.

Por lo tanto, la jasidá se considera un ave no kasher.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMinimizar el problema palestino no es la solución
Artículo siguienteExcelencia Culinaria Incondicional
Nacido en Abril de 1982, en la ciudad de México. Autor de más de 25 libros de ética y filosofía judía. Entre ellos, La Dieta del Rambam, Consejos de Educacion de los Hijos, El Poder del Habla, Maaser Rafael, La Tefilá, y muchos más. Realizó el gran Juego: El Toratón, que consta de 2,500 preguntas y respuestas de Torá, Halajá (ley judía), Tanaj, Talmud, en forma de juego para los niños, adultos, etc. Conferencista y maestro de ética y filosofía judía. Sus vídeos y audios aparecen en Youtube y en SoundCloud. Dedica tiempo al día, mandando sus clases de Torá, vía mails, Whatsapp y Facebook.