Diario Judío México - El 24 de agosto del 2015, Costa Rica pasó a la historia al reformar su Artículo Primero de la Constitución Política y declarar que es un país Multiétnico y Pluricultural pero dio un paso más allá al reconocer también el Origen Judío Sefardita de su población, con lo cual se ratificó una iniciativa que posibilitó a todos los costarricenses acercarnos más a nuestras raíces, sean estas indígenas, afrodescendientes, judías, chinas, nicaragüenses, colombianas, chilenas, entre otras muchas nacionalidades, admitiendo que la etnia y cultura con la que te cobijas forma parte de nuestra Carta Magna.

Entonces para mí como filósofa y además costarricense de origen judío sefardita, me resulta incomprensible e insatisfactorio que Costa Rica como país miembro de la UNESCO, no tenga una participación más activa y clara en cuanto a la aberrante pretensión de otorgarle el reconocimiento del Patrimonio Cultural de Jerusalén exclusivamente a Palestina.

Cuando nuestra Constitución Política incluye dentro de la identidad nacional a la idiosincrasia judía y por tanto, los desafíos de una Costa Rica Multiétnica y Pluricultural deberían de ir enfocados en hacer valer los derechos de todos sus ciudadanos y con esto me refiero a que todos aquellos que nos llamemos descendientes de judíos sefarditas y Ashkenasitas en Costa Rica, debemos alzar la voz y no solo cuestionar la decisión de la UNESCO, sino también repudiarla, ya que esta responde obviamente a la precaria situación financiera de la Agencia de Naciones Unidas UNESCO que a todas luces se doblegó ante la influencia de los millonarios países árabes.

Por ello, el contubernio entre religión y política a lo largo de la historia, lo único que ha demostrado es ser una pésima y peligrosa combinación que se ha transformado en la base del que azota a la humanidad y que se vende al mejor postor…

(Especial para el Diario Judío.com de .)
31 10 2016.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.