Diario Judío México - El 24 de agosto del 2015, Costa Rica pasó a la historia al reformar su Artículo Primero de la Constitución Política y declarar que es un país Multiétnico y Pluricultural pero dio un paso más allá al reconocer también el Origen Judío Sefardita de su población, con lo cual se ratificó una iniciativa que posibilitó a todos los costarricenses acercarnos más a nuestras raíces, sean estas indígenas, afrodescendientes, judías, chinas, nicaragüenses, colombianas, chilenas, entre otras muchas nacionalidades, admitiendo que la etnia y cultura con la que te cobijas forma parte de nuestra Carta Magna.

Entonces para mí como filósofa y además costarricense de origen judío sefardita, me resulta incomprensible e insatisfactorio que Costa Rica como país miembro de la UNESCO, no tenga una participación más activa y clara en cuanto a la aberrante pretensión de otorgarle el reconocimiento del Patrimonio Cultural de Jerusalén exclusivamente a Palestina.

Cuando nuestra Constitución Política incluye dentro de la identidad nacional a la idiosincrasia judía y por tanto, los desafíos de una Costa Rica Multiétnica y Pluricultural deberían de ir enfocados en hacer valer los derechos de todos sus ciudadanos y con esto me refiero a que todos aquellos que nos llamemos descendientes de judíos sefarditas y Ashkenasitas en Costa Rica, debemos alzar la voz y no solo cuestionar la decisión de la UNESCO, sino también repudiarla, ya que esta responde obviamente a la precaria situación financiera de la Agencia de Naciones Unidas UNESCO que a todas luces se doblegó ante la influencia de los millonarios países árabes.

Por ello, el contubernio entre religión y política a lo largo de la historia, lo único que ha demostrado es ser una pésima y peligrosa combinación que se ha transformado en la base del terrorismo que azota a la humanidad y que se vende al mejor postor…

(Especial para el Diario Judío.com de México.)
31 10 2016.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorUn sobreviviente del Holocausto dio una charla a los jugadores del Liverpool
Artículo siguienteCrisis de Pareja: Infidelidad
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.