Diario Judío México - Los países inmersos en el capitalismo, reventaron en una bacanal de tonterías, de locuras económicas sin control, en una euforia semejante a la que produce una borrachera prolongada, en una euforia exuberante que parecía no tener fin, donde todos ganaban, las casas subían de valor de un mes a otro y los propietarios se encontraban en una riqueza inesperada. El consumidor asistía a las tiendas en tropel. Surgía un Dubai excedido con el impulso de un chamaco soñador adquiriendo juguetes, comprados con la magia del exceso de dólares petroleros y como otro ejemplo: Rusia generaba multimillonarios a granel.

Pero de pronto la dura realidad apareció, el castillo de naipes se derrumbó estrepitosamente y hubo que ver a los bancos del mundo quebrados y los gobiernos inventando dineros en cataratas enormes, inundando el planeta de dólares como extraños salvavidas para revivir la .

Por otro lado las empresas (y algunos gobiernos) intentan adelgazar sus nóminas y eficientar sus sistemas tratando de prepararse a sobrevivir en el nuevo mundo que nace curiosamente con el advenimiento de Obama.

¿Qué debe hacerse en estas circunstancias inéditas y cambiantes?

Partiendo de la idea de que hay un nuevo juego, y muchos paradigmas han caído, imperios económicos están por los suelos y no hay de donde aferrarse para sentirse seguro: ¿el dólar?, ¿el euro?, ¿el yen?, ¿el yuan?, ¿los terrenos?, ¿el oro?, ¿el petróleo?, ¿los diamantes?, nada se siente suficientemente solido. Por su parte el peso bota y rebota, ¿le confiamos?, ¡qué susto! O ¡qué gusto! Dependiendo si bota o rebota.

Después de esta cruda que estamos viviendo donde la borrachera de los Estados Unidos nos las infecta al resto del mundo. Obama cae justo a tiempo para cambiar la imagen y quizás la realidad, proponiéndose atacar básicamente tres problemas: La , la Energía, y la Seguridad. Temas grandes, profundos y complicados.

Bien, ¿cuáles serían los problemas que debería solventar? Te propongo lector amigo, cuatro temas dentro de decenas, que yo considero vitales para nuestro país: Corrupción, inseguridad, educación, nueva reforma a la Ley de Trabajo que permita ser competitivo al país, eliminando la corrupción en las direcciones sindicales, sin menoscabo de la justicia a los obreros. Todos temas torales

La Corrupción, que está enseñoreada en todos los estratos del gobierno y muchos, porque no decirlo, de la iniciativa privada. Destruye y afecta cada partícula de la nación, evitando la capacidad de competencia contra el resto del mundo y además cancelando el buen futuro de los mexicanos.

La Inseguridad, ha crecido a grado tal que reta la vigencia del estado y ha atacado la vida misma de los ciudadanos de este país.

La Educación, que recibe el gasto público más importante, y que lentamente (en manos del sindicato), van deseducando a los niños y jóvenes de este país en una decadencia de nuestra educación que si sigue este ritmo nos va a llevar directamente a la Edad Media, mental y culturalmente.

El Trabajo, con sus leyes, enroques, sindicatos, líderes charros, napitos, napotes y de “los otros” ha impedido que la clase obrera prospere. Nuestros obreros son buenos, lo prueban en cuanto trabajan al “otro lado” y ganan bien, siendo requeridos y solicitados por los duros empleadores americanos.

En fin uno puede soñar y tú, paciente amigo lector puedes apostar a que el que nazca de este parto-crisis salga menos corrupto, más seguro, con altos niveles de educación (¿no que la juventud es el futuro?) y más competitivo.

Amén, así sea.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorIgnacio Rodríguez Galván
Artículo siguienteMuseo Memoria y Tolerancia: Un altar a la esperanza
Empresario socio y fundador de importantes empresas en Baja California y Baja California Sur. Fue miembro del Consejo Administrativo de Banco Internacional, Presidente de la Unión de Perfumistas de Baja California, Consejero de la CANACO en Tijuana, Consejero de Nafinsa, Vicepresidente de la Cámara de Comercio, Presidente del Centro Social Israelita, Coordinador del Consejo Coordinador Empresarial de Tijuana, Presidente de la Comisión Ejecutiva de Multibanco Mercantil de México, Miembro del Consejo del Banco Bilbao Vizcaya, Banca Serfin y Banca de Comercio Exterior así como Vicepresidente del Consejo Regional de Banpaís. Es miembro del Consejo de Desarrollo Económico de Tijuana y del Consejo Coordinador Empresarial de Los Cabos.

En el área cultural y social fue el responsable del Comité Ciudadano de Segumiento de las Obras Paralelas, rehabilitación y ampliación de la Planta de Tratamiento de San Antonio de los Buenos y Ampliación de la Red de Alcantarillado de Tijuana.

Es Presidente del Comité de Imagen de Tijuana, miembro del patronato de la Orquesta de Baja California.