El tema continúa siendo importante para mis lectores de mi país Ecuador y lógicamente para mis allegados latinos residentes en este gran país del norte, por cuanto los azotes del coronavirus no nos abandonan, sino que se acentúan por tiempos definidos, traslocando los sistemas de salud de muchos países, que incluso han decidió bajar la guardia frente a su incidencia, causando graves problemas, que han puesto nuevamente en estado de alerta sanitaria, como medida para controlar su avance. No cabe duda, que los esfuerzos realizados por la ciencia médica obteniendo en poco tiempo la vacuna, han dado sus efectos positivos, lográndose ver la luz al final del túnel, pero esa visión no la podemos calificar todavía como muy clara, pues la presencia de las variantes últimas (Delta y Ómicron), han obligado a los científicos ser más cautos, pues en estos días el mundo se convulsionó con su presencia, volviendo a la palestra la necesidad de robustecer la inmunidad a quienes recibieron las tres dosis exigidas, que independiente al tipo de vacunas elegidas, su inmunidad llegó al 90%, demostrándose la efectividad de las mismas.

 

Vuelvo a insistir a mis lectores, la necesidad de considerar recibir la cuarta dosis contra este virus, que seguro nos acompañará por mucho tiempo como endemia; pero traduciendo lo que la ciencia indica, deben recibirla especialmente las personas mayores de 60 años y aquellas que tienen alguna enfermedad crónica que debilite sus sistema inmune, después de transcurrir un mínimo de cuatro meses de haber recibido la tercera dosis, seguro cuando su nivel inmunitario bordea el 40 a 45% de anticuerpos o humoral, siendo necesario elevarlo a la cifra esperada del 90%, recibiendo la cuarta dosis. Merece por obligación médica insinuar, que no debemos dejar de utilizar las medidas de control rutinarias: uso de mascarillas, distancia social y desinfección normal, más aún en países o lugares donde la presencia de las variantes de este virus es notoria. Preparémonos a recibir la cuarta dosis, para reforzar nuestra inmunidad humoral y celular.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCuál es la participación de la Mujer en la Medicina en México
Artículo siguienteEl mejor o el peor día de mi vida