Khmissa judía marroquí

La expulsión inhumana de judíos españoles en 1492 por católicos

Diario Judío México - Debe quedar claro desde el principio que el como religión es anterior al cristianismo en la península ibérica y que, parcticamente, la mayoría de la población de esta tierra era judía hasta la llegada del cristianismo que convirtió a los habitantes por persuasión, a veces, y por pura fuerza. , en otros tiempos. Los que mantuvieron su fe judía fueron obligados por los católicos a pagar un impuesto y, a menudo, fueron maltratados y condenados al ostracismo.

En el año 1492, el rey Fernando y la reina Isabel capturaron Granada de los moros. La ciudad se rindió el 7 de enero de 1492 y el rey y la reina católicos ordenaron de inmediato la expulsión de todos los judíos dentro de los tres meses y la expropiación de toda su riqueza. La expulsión de este grupo étnico y religioso inteligente, culto y trabajador fue impulsada solo, en parte, por la codicia del rey y la reina y el nacionalismo intensificado de las personas que acababan de culminar gloriosamente la cruzada contra los musulmanes moros. . El motivo real era el celo religioso de la Iglesia, las monarquías en presencia y las masas. En consecuencia, el equivalente a 250 000 judíos fueron arrojados en barcos mercantes y enviados a otras partes de y el norte de África, sin alimentos ni medios para comenzar una nueva vida. Se considera una de las expulsiones masivas más inhumanas en la historia humana de las personas por su afiliación religiosa.
El relato que sigue detalla la expulsión de la judería española y sus consecuencias inmediatas. Fue escrito en hebreo por un judío italiano en abril o mayo de 1495.

«Sobre su número no hay acuerdo, pero, después de muchas consultas, descubrí que la estimación más generalmente aceptada es de 50,000 familias, o, como dicen otros, 53,000- [Esto sería alrededor de 250,000 personas. Otras estimaciones van de 100,000 a 800,000.] Tenían casas, campos, viñedos y ganado, y la mayoría de ellos eran artesanos. En ese momento existían muchas academias [talmúdicas] en , y a la cabeza de las más grandes estaban el rabino Isaac Aboab en Guadalajara [probablemente el mayor rabino español de su época], el rabino Isaac Veçudó en León y el rabino Jacob Habib en Salamanca [autor posterior de una famosa colección de las partes no legales del Talmud, el En Yaakob]. En la última ciudad nombrada había un gran experto en matemáticas, y cada vez que había dudas sobre cuestiones matemáticas en la academia cristiana de esa ciudad, se las remitían a él. Se llamaba Abraham Zacuto. »»

En Portugal, en 1493, el rey católico Juan (1481-1495) esclavizó a los judíos sefardíes y sus hijos fueron enviados a la Isla de Santo Tomás, frente a las costas de África. Él también ordenó a los judíos de Lisboa, su capital, que no alzaran la voz en sus oraciones, para que Dios no escuche sus quejas sobre la violencia que se les hizo.

El Edicto católico de la expulsión de los judíos se hizo público durante la semana del 29 de abril de 1492. La carta declaraba que no se permitía a los judíos permanecer dentro del reino español, y que cualquier judío que deseara convertirse era bienvenido. El poder de los judíos españoles ricos fue intrascendente para abrogar o cambiar esta ley. No importaba si un judío era rico o pobre, todos tenían que convertirse o irse. Los planes de Fernando para , distorsionados por el racismo cristiano prevalente en la de fines del siglo XV, no incluían al único grupo que había hecho tanto para servir al estado, es decir, la aristocracia judía.

El edicto católico original de la expulsión de los judíos

El Edicto fue promulgado sobre la base falsa de que las monarquías católicas, que ordenaron a los judíos vivir en áreas asignadas en su reino, para permitirles continuar viviendo en paz y armonía con los , han incumplido deliberadamente este acuerdo y procedieron por proselitismo a convertir a los a su fe:

«Sabes bien o deberías saber que, aunque hemos sido informados de que en estos nuestros reinos hubo algunos malvados que judaizaron y renegaron de nuestra santa fe católica, cuya gran causa fue la interacción entre los judíos y estos , en En los cortes que celebramos en la ciudad de Toledo en el último año de mil cuatrocientos ochenta, ordenamos la separación de dichos judíos en todas las ciudades, pueblos y aldeas de nuestros reinos y señorías y [ordenaron] que ellos recibir cuartos judíos y lugares separados donde deberían vivir, esperando que con su separación la situación se remedie sola. Además, adquirimos y dimos órdenes de que se hiciera la inquisición en nuestros reinos y señorías antes mencionados, que como ustedes saben se ha hecho durante doce años y se está haciendo, y muchas personas culpables han sido descubiertas, como es bien sabido, y en consecuencia, los inquisidores y otras personas devotas, eclesiásticas y seculares, nos informan que ha resultado un gran daño y que aún se produce, ya que los se han involucrado y continúan participando en la interacción social y la comunicación que han tenido medios y formas en que pueden subvertir y robar fieles de nuestra santa fe católica y separarlos de ella, atraerlos a sí mismos y subvertirlos a su propia creencia y convicción malvadas. »»

y a la luz de esta falsa afirmación, los católicos decidieron expulsarlos para proteger su fe, pero la verdad del asunto es que, como todos los europeos hasta el Tercer Reich, estaban celosos de su intelecto y su éxito en los negocios:

«Por lo tanto, nosotros, con el consejo y el consejo de los prelados, los grandes nobles de nuestros reinos y otras personas de conocimiento y sabiduría de nuestro Consejo, después de haber deliberado sobre este asunto, decidimos ordenar que los judíos y las judías de nuestros reinos partan y nunca regresar o volver a ellos ni a ninguno de ellos. Y con respecto a esto, ordenamos que se otorgue nuestro estatuto, por el cual ordenamos a todos los judíos y judías de cualquier edad que vivan, residan y existan en nuestros dichos reinos y señores, tanto los nativos como los que no son, quienes de cualquier manera o por cualquier causa han llegado a vivir y residir en ellos, que a finales del mes de julio próximo al presente año, se apartan de todos nuestros dichos reinos y señoríos, junto con sus hijos y hijas, sirvientes y sirvientas, familiares judíos, aquellos que son grandes, así como la gente menor, de cualquier edad, y no se atreverán a regresar a esos lugares, ni a residir en ellos, ni a vivir en ninguna parte de ellos, ni temporalmente en el camino a otro lugar ni de ninguna otra manera, bajo el dolor de que si no cumplen y cumplen con este comando y se encuentran en nuestro reino y señorías y de alguna manera viven en ellos, incurrir en la pena de muerte y la confiscación ación de todas sus posesiones por nuestra Cámara de , incurriendo en estas sanciones por el acto en sí, sin más juicio, sentencia o declaración. »»

Además, es un hecho conocido que los responsables católicos de no solo expulsaron a todos los judíos españoles por motivos ridículos de preselytism, teniendo en cuenta que fueron creados para vivir en guetos y tenían muy poco contacto social con los católicos, sino también con los españoles. Además, conspiró con los armadores europeos para que se los llevaran y se llevaran sus escasos ahorros como pago por los viajes forzados.

Los judíos en desde el año 70 DC

Los judíos han vivido en durante casi dos milenios, y la comunidad judía de , que una vez llegó a más de 250,000, sigue siendo la más grande del mundo musulmán. Llegaron a en el año 70 después de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén por los romanos. Entonces, como en , su religión es anterior al Islam que llegó solo, más tarde, en el siglo VIII.

La cultura judía marroquí ha perseverado a lo largo del tiempo, resistió el desgaste de las persecuciones sucesivas, la estigmatización y las masacres, y aún hoy vive y prospera. Durante dos mil años de su existencia, los judíos marroquíes han mostrado un gran amor y lealtad a , su tierra y su país, y este sentimiento único es aún más fuerte hoy para aquellos que han abandonado el país. Este increíble amor y afecto se debe al tremendo diálogo continuo, la estima y la cooperación entre musulmanes y judíos en .

Una buena ilustración de eso es la gruta que existe en la ciudad de Sefrou, apodada Pequeña Jerusalén, que se llama: Kaf al-Moumen, “La Cueva de los Fieles”, donde supuestamente, un santo musulmán y judío están enterrados y son venerados por musulmanes y judíos a su vez. Esta increíble simbiosis entre el Islam y el es el resultado de una fuerte similitud resultante de un sólido sustrato cultural. De hecho, mientras los judíos marroquíes muestran un amor obsequioso a su país de origen y regresan para celebrar el rito religioso de Hailula, sus hermanos musulmanes lamentan su partida a través de películas como: “Tinghir, Jerusalén: ecos del Mellah”.

Debido a este amor y respeto compartido que crece y se suaviza con el tiempo, a raíz de la Primavera Árabe, la constitución marroquí fue revisada y la tradición hebraica (judía) se destacó en su redacción y se consideró un importante confluente de la identidad y la cultura marroquí en su preámbulo.

«Un Estado musulmán soberano, unido a su unidad nacional y a su integridad territorial, el Reino de tiene la intención de preservar, en su abundancia y diversidad, su identidad nacional única e indivisible. Su unidad está forjada por la convergencia de sus componentes árabe-islamista, bereber [amazighe] y saharan-hassanic [saharo-hassanie], nutridos y enriquecidos por sus influencias [afluentes] africanas, andaluzas, hebraicas y mediterráneas. La preeminencia otorgada a la religión musulmana en la referencia nacional es consistente con [va de pair] el apego del pueblo marroquí a los valores de apertura, moderación, tolerancia y diálogo para el entendimiento mutuo entre todas las culturas y las civilizaciones de el mundo. »»

Aula de la escuela judía, Marrakech, , 1930

El ejemplo de Sefrou no es único en su tipo en Marruecos; se encuentra en otros lugares como Debdou, Azrou, Fes, Rabat, Meknes, Marrakech, Essaouira, etc. En todas estas ciudades vivían grandes comunidades de judíos y practicaban su fe y oficios en completa paz y armonía. Eran marroquíes plenos y, como tales, disfrutaban de todos los derechos y obligaciones de sus hermanos musulmanes.

Por supuesto, no todo es color de rosa sobre la presencia de judíos en Marruecos, hubo varios casos de masacre de esta minoría. De hecho, en mayo-junio de 1033, Tamim, un jefe tribal amazigh (bereber) de la tribu Zenata Banu Ifrah tomó la ciudad de Fez de la tribu Maghrawa y, al hacerlo, quemó parcialmente la capital histórica y mató a 6,000 judíos y se apropió de sus posesiones y tomó sus mujeres Este es, sin duda, un verdadero pogrom. En 1038-1040, la tribu Maghrawa retomó Fes y obligó a Tamim a huir a Salé y se dispuso a pagar una indemnización a los judíos sobrevivientes de este horrible genocidio.

Los almorávides (1040-1145), una dinastía austera y ortodoxa amazigh (bereber), buscaron ganar la alianza de los judíos para conquistar el resto de Marruecos, este último, fiel a la neutralidad en la política, se negó cortésmente y los almorávides masacraron Muchos de ellos en las principales ciudades, los que sobrevivieron huyeron a las montañas donde buscaron protección entre los amazigh judíos (bereberes). Hubo, también, asesinatos en masa de los judíos durante el gobierno almohade (1121-1269, una dinastía que trató a los judíos con dureza en Marruecos y muy bien en , por alguna razón desconocida.

Los merinidas (1244–1465) dieron un trato preferencial a los judíos y casi aliaron su dinastía con ellos, lamentablemente, esto fue mal interpretado por los ulemas (eruditos religiosos musulmanes) que incitaron a los fieles a desafiar al sultán y, por lo tanto, se cometió un pogrom en 1276. Los merinidas, mientras fortalecían el control del imperio, decidieron alojar a los judíos en un barrio cerca del Palacio en Fez Jdid, donde había una antigua mina de sal y, en consecuencia, la gente llamó al área judía de la ciudad Mellah. Palabra árabe Melh, que significa sal. Más tarde, todos los barrios judíos de todo el país recibieron el mismo nombre. Sin embargo, otra historia cuenta que los sultanes decapitaron a sus enemigos y les pidieron a los judíos que se pusieran sal en sus habitaciones y los pegaran con lanzas en la puerta de la ciudad para mostrar el castigo supremo de los insurgentes que les impuso el poderoso Makhzen (tradicional monarquía absolutista.) Entonces, como resultado, los judíos fueron aún más detestados por la población musulmana, por servir al sultán en su crueldad.

Pero, por desgracia, a pesar de su buen trato hacia los judíos, los merinidas fortalecieron el estatus dhimmi de los primeros obligándolos a dirigirse a los musulmanes como: sidi lmeslem “el señor musulmán”, desmontar en su presencia y mirar hacia abajo con respeto, como así como caminar descalzos fuera de sus habitaciones. El sultán alauita Moulay Slimane (1795-1822), un verdadero reformador y amable gobernante intentó rescindir estas leyes humillantes en la capital, Fez, pero los fanáticos religiosos mostraron su descontento por su acción al masacrar judíos en la ciudad. Los rabinos marroquíes, al darse cuenta de los peligros que enfrentaba la comunidad judía, como resultado, agradecieron al sultán y le imploraron que derogara su decreto para garantizar su seguridad.

Chenier, un famoso viajero francés del siglo XVIII, argumentó que la bendición otorgada por las dinastías marroquíes a sus súbditos judíos resultó en muchos casos contraproducente y peligrosa para las comunidades judías. Como resultado, los judíos marroquíes fueron, a lo largo de la historia, caminando por una estrecha en Marruecos. Por un lado, estaban agradecidos con los sultanes por su protección y afecto, pero por otro lado temían la reacción popular por los celos o el celo y el odio religioso:

«El más bajo de los moros se imagina que tiene derecho a maltratar a un judío, ni se atreve a defenderse, porque el Corán y el juez siempre están a favor del mahometano. A pesar de este estado de opresión, los judíos tienen muchas ventajas sobre los moros: entienden mejor el espíritu del comercio; actúan como agentes e intermediarios, y se benefician de su propia astucia y de la ignorancia de los moros. En sus negocios comerciales, muchos de ellos compran los productos del país para venderlos nuevamente. Algunos tienen corresponsales europeos; otros son mecánicos, como orfebres, sastres, armeros, molineros y albañiles. Más empedernidos y hábiles, y mejor informados que los moros, los judíos son empleados por el emperador para recibir las costumbres, para acuñar dinero y en todos los asuntos y relaciones que el monarca tiene con los comerciantes europeos, así como en todas sus negociaciones. con los distintos gobiernos europeos ».

Los judíos, sin importar cuán educados o ricos siempre debieran tratar a los musulmanes como sus superiores naturales, los que violaron estas reglas fueron multados primero y si violaban nuevamente este código de conducta, serían encarcelados y si persistían, serían expulsados ​​de su ciudad. de residencia y sus bienes confiscados.

Los alauitas (1631-presente) siempre fueron buenos con los judíos y trataron a sus eruditos, rabinos y empresarios con mucha deferencia. Autorizaron a los judíos a tener sus escuelas, sus tribunales rabínicos y elegir a sus representantes para el sultán. Durante el reinado de Moulay Ismael 1672-1727, este último trató a los musulmanes con dureza y a los judíos favorablemente. Entonces, su negocio prosperó y con él su estatura y posición dentro de la sociedad. Moulay Ismael siempre consultó con ellos para la dirección de los asuntos estatales, teniendo en cuenta que estaban versados ​​en negocios y diplomacia y tenían buenas relaciones con los estados de .

Novia judía marroquí a principios del siglo XX

Este trato favorable debía terminar con el cruel sultán alauita Moulay Yazid que reinó desde 1790 hasta 1972 y tenía un intenso odio hacia los judíos, como resultado, hubo pogromos en Tetuán en 1790 y 1792, en los que se asesinó a niños. , las mujeres fueron violadas y la propiedad fue saqueada. Colgó a todos los notables judíos de Meknes de sus pies durante 10 días, y luego estalló los ojos de 300 notables musulmanes que tuvieron el coraje de cuestionar su temperamento violento y su maltrato a los judíos.

Entre 1864 y 1880, hubo, también, una serie de pogromos contra los judíos de Marrakech, en los que cientos fueron asesinados.

Norman Berdichevsky en un artículo titulado «Los judíos marroquíes: contradicciones en abundancia» sostiene:

«En general, la generación anterior de judíos marroquíes que viven hoy en Israel no tienen recuerdos amargos ni sentimientos hostiles con respecto a la tierra de su nacimiento y muchos han regresado a visitar las tumbas de sus antepasados. »»

Sin embargo, cuando los judíos expulsados ​​de España llegaron a Marruecos, se encontraron con algún tipo de hostilidad de los judíos locales, que temían perder sus privilegios comerciales y la bendición oficial, debido a que los recién llegados eran más educados, sofisticados y experimentados. al servicio de funcionarios en varias áreas. Los judíos locales en realidad tenían razón, porque, de hecho, pronto fueron relegados al estado de comerciantes y, como resultado, perdieron las bendiciones de la monarquía. De alguna manera, los musulmanes tenían el mismo sentimiento pero no lo mostraron públicamente por temor a represalias del Makhzen (poder del gobierno absolutista). Como tal, los judíos españoles se acercaron mucho al palacio y el Sultán eligió de sus filas a sus asesores y, lo más importante, a sus hombres de negocios comúnmente conocidos como: tujjar sultan (comerciantes del rey) y esto todavía es cierto hoy, de hecho uno de los Los asesores cercanos de Mohammed VI son André Azoulay, un judío marroquí.

Norman Berdichevsky menciona algún tipo de animosidad entre los judíos marroquíes locales y los judíos españoles entrantes:

«En Marruecos, tuvo lugar una reunión histórica o confrontación entre la población judía indígena que hablaba árabe y se estableció en el país durante mucho tiempo con la nueva ola de“ sefardíes ”. Al principio, los dos grupos mantuvieron una existencia separada con sinagogas, cementerios y religiosos separados. escuelas pero gradualmente se casaron y fusionaron. El mismo proceso ocurrió en el extremo oriental del Mediterráneo entre judíos de habla griega en el Imperio Otomano y los nuevos refugiados sefardíes. »»

Continúa diciendo que crearon un sentimiento de inquietud no solo entre los judíos locales, sino también entre los musulmanes:

«La afluencia de refugiados sefardíes a Marruecos despertó inquietud tanto entre los musulmanes que temían los precios inflados como entre los judíos ya establecidos allí. Los refugiados sefardíes superaron a los judíos marroquíes mayores en educación, comercio y logros intelectuales e hicieron muchas contribuciones a la estabilidad de la monarquía alauita. »»

Los judíos en Marruecos y en

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich culpó a los judíos por todos los problemas y dolencias de la Alemania nazi. Por culpa verbal, el régimen de Hitler pasó a humillarlos haciéndolos llevar estrellas amarillas de David. La oficial no levantó un dedo para detener esta horrible represión mental y psicológica contra una minoría religiosa que, durante siglos, ha contribuido científica y económicamente a la fuerza y ​​la gloria de este continente. Peor aún, los católicos y los protestantes actuaron al unísono como si nada sucediera, excepto por algunas personas que denunciaron una conducta tan horrible.
En 1920, cuando Hitler presentó su plataforma al pequeño partido nazi, dejó en claro su odio hacia los judíos. Uno de los cinco puntos del nacionalsocialismo se afirma claramente;

«Ninguno excepto los miembros de la nación pueden ser ciudadanos del Estado. Ninguno excepto los de sangre alemana pueden ser miembros de la nación. Ningún judío, por lo tanto, puede ser miembro de la nación. »»

Para Hitler, como se indica en Mein Kampf, los judíos querían contaminar la sangre de los alemanes a través del matrimonio y, por lo tanto, reducir su coeficiente intelectual para reducirlos a la esclavitud. Su alcanzará su apogeo con el advenimiento de la Alemania nazi entre 1933 y 1945. Él y su partido comenzaron sistemáticamente la eliminación de la “raza sucia” de los judíos. A los matones de SA y SS se les dio la mano libre para hacer el trabajo sucio. Como los judíos fueron los primeros en morir en docenas por ser judíos, la Europa democrática ignoró por completo el genocidio, como si fuera una simple noticia y no una masacre organizada de un grupo étnico y religioso a gran escala. Luego, miles de personas fueron asesinadas para establecer el número, al final, alrededor de la terrible cifra de 6 millones de seres humanos gaseados, solo por ser judíos, no más.

El fotógrafo judío Mendel Grossman dispara la deportación de judíos del ghetto de Lodz. Cortesía de los archivos de Yad Vashem.

Los demócratas de Europa, los líderes religiosos, ya sean católicos, protestantes u ortodoxos, actuaron como si nada sucediera hasta que su propia vida y estabilidad fueron amenazadas seriamente por los nazis, que habían ocupado Francia y estaban a las puertas de Inglaterra, dos de los incondicionales. del mundo libre Mientras tanto, 6 millones de personas inocentes fueron exterminadas en total silencio, por no hablar de una colusión total con el imperio alemán del mal, una entidad maléfica nunca conocida en la historia de la humanidad.

Animados por este silencio cómplice de las dos iglesias cristianas, los natzis avanzaron hacia la eliminación masiva de millones de judíos y esto continuó durante muchos años antes de que los fieles tomaran medidas. El resultado final fue la muerte de millones de judíos, el mayor genocidio de toda la historia humana hasta la fecha. El alboroto cristiano europeo solo se manifestó después de que tuvo lugar el drama.
fue la matanza masiva de seis millones de personas, cuyo horror estuvo en su planificación y metódica: – los trenes de vagones de ganado, los campos de concentración, el hambre, el trabajo forzado, la tortura pretendiendo hacerse pasar por experimentos médicos sin nada médico sobre ellos, duchas de gas Zyclone B en las que los judíos fueron empujados a matarlos más rápido, y los crematorios sin parar.

La colusión indirecta del Vaticano con los nazis no es un secreto para nadie, pero nadie en Europa se atreve, incluso hoy, a culpar al establecimiento católico o pedir respuestas oficiales. La pregunta inquietante es, sin duda,: ¿por qué los católicos no condenaron las políticas antisemitas de Hitler en 1933 y por qué hicieron la vista gorda al genocidio y no reaccionaron a tiempo? ¿Qué pasó con la solidaridad y el entendimiento judeocristianos sacro-sanct? Animados por esta extraña actitud, muchos bancos europeos, como en Suiza, incluso colaboraron activamente con los nazis. La Europa de los derechos humanos y los ideales de la democracia, en lugar de dar lecciones al resto del mundo en estos asuntos, debe enfrentar hoy la realidad de todos los esqueletos que esconde en su armario y justificar su actitud inaceptable. Probablemente, si Europa hubiera reaccionado rápidamente en la década de 1930, el Holocausto no habría ocurrido en absoluto, tal vez.

A este respecto, Peter Stanford escribió en el diario británico The Independent un artículo titulado: «Religión, Roma y El Reich: el otro secreto sucio del Vaticano», publicado el domingo 21 de mayo de 2006, en el que cuestiona el papel de la institución papal durante la segunda Guerra Mundial :

«En los anales oficiales de la iglesia, Pío, quien murió en 1958, está pintado como un pastor santo que dirigió a su rebaño con gran valor moral en tiempos difíciles. Sin embargo, para muchos eruditos, es, en el peor de los casos, el demonio encarnado, el “Papa de Hitler”, y en el mejor de los casos, un cobarde que se negó a hablar en contra del exterminio de judíos, gitanos y homosexuales en cámaras de gas, incluso cuando tenía pruebas convincentes de que sucedía, para que sus palabras no atrajeran la agresión nazi.

Mes a mes, año a año, surgen más evidencias de otras fuentes sobre dónde se encuentran las simpatías del Vaticano en la Segunda Guerra Mundial. A principios de este año, por ejemplo, se descubrió una instrucción de 1946 del Papa Pío a los obispos franceses que les ordenaba no entregar a los niños judíos que habían estado refugiando en organizaciones benéficas judías ahora que el conflicto había terminado. Según el franco historiador de Harvard, el profesor Daniel Goldhagen, Pius fue culpable en este caso de “haber dado la orden de alejar a los niños [judíos] de sus padres y debería considerarse un poco mejor que un criminal de guerra”.

La respuesta del Vaticano a todas esas acusaciones es emitir una negación general, insistiendo en que fue neutral durante todo el conflicto. Sin embargo, en ausencia de evidencia documental convincente que respalde su posición, pocos están ahora dispuestos a tomar su palabra como evangelio en su historial de guerra. »»

¿El Vaticano algún día se presentará y arrojará luz sobre su papel y actitud hacia el horrendo exterminio de millones de seres humanos debido a su religión y etnia? ¿Reconocerían los católicos su simpatía por el régimen nazi racista y criminal? Sin embargo, parece que por el momento, el Vaticano no está listo para dar tales pasos, sino que rechaza el hecho de que era profundamente antisemita.

En Marruecos, bajo el protectorado francés, cuando el gobierno pro-nazi de Vichy le pidió al sultán Mohammed V que estacionara a los judíos marroquíes en Camps y los obligara a usar la estrella amarilla de David, se negó a llevar a cabo esta degradante instrucción y respondió claramente que él es responsable por su seguridad, como todos los marroquíes, y que él no permitiría que se produjera un acto tan racista y antisemita y si los franceses pusieran su amenaza en acción, él y todos los musulmanes marroquíes irían junto con sus hermanos judíos, fuera de actividad solidaridad. Para mostrar su disgusto con tal orden antisemita, el sultán Mohammed V invitó a todos los rabinos de Marruecos a participar en la celebración del aniversario de su ascensión al trono alauita, conocido como la Fiesta del Trono.

El difunto rey Mohammed V de Marruecos

Puedes seguir al profesor Mohamed Chtatou en Twitter:
@Ayurinu


[1] http://www.gatestoneinstitute.org/4183/muslim-right-of-return-spain

[1] Jacob Marcus, The Jew in the Medieval World: A Sourcebook, 315-1791, (New York: JPS, 1938), 51-55
Later printings of this text (e.g. by Atheneum, 1969, 1972, 1978) do not indicate that the copyright was renewed)

[1]i http://www.sephardicstudies.org/decree.html

iv Ibid.

V http://legalheresy.blogspot.com/2013/02/religion-provisions-of-morocco.html

[1]  Cf. Chénier. L. de1787. Recherches Historiques sur les Maures et Histoire de l’Empire de Maroc. Paris : France, p. ii. 351

vii Encyclopedia Judaica vol 12, p.338

[1] http://www.newenglishreview.org/custpage.cfm/frm/110769/sec_id/110769

[1] Ibid.

[1] http://www.independent.co.uk/news/world/europe/religion-rome-and-the-reich-the-vaticans-other-dirty-secret-479043.html

Bibliography:

Ashtor, E. 1993. The Jews of Muslim Spain. Jewish Publications Society.

Chouraqui, Andre N.1973. Between East and West: A History of the Jews in North Africa. Atheneum NY.

Deshen, S.1989. The Mellah Society. University of Chicago Press.

Gerber, J. 1980. Jewish Society in Fez 1450-1700: Studies in Communal and Economic Life. Brill.

Gerber, J. 1994. The Jews of Spain: A History of the Sephardic Experience. New York: The Free Press.

Geertz, C., Geertz, H., and Rosen, L., 1979. Meaning and order in Moroccan society: three essays in cultural analysis. Cambridge, UK: Cambridge University Press.

Halper, B., Post-Biblical Hebrew Literature, “The Advantages of a Republic over a Monarchy,” 11, pp. 221-224. A brief discussion on political science by Isaac Abravanel.

Kenbib, M. 1994. Juifs et musulmans du Maroc, 1859-1948. Faculté des lettres et des sciences humaines, Université Mohammed V, Rabat, Maroc.

Lindo, E. H., The History of the Jews of Spain and Portugal, pp. 277-280 contains the decree of expulsion. Comments on the expulsion by Isaac Abravanel, financial adviser to Isabella, may be found on p, 284. Another contemporary account occurs on p. 285.

Marx, A., “The Expulsion of the Jews from Spain,” JQR, 0. S., XX (1908), pp. 24off.; JQR, N. S., 11 (1911-1912), pp. 257-258.

Murphy, C. 2012. God’s Jury: The Inquisition and the Making of the Modern World. Boston: Houghton Mifflin Harcourt. p. 75.

Schroeter, Daniel J. and Emily Gottreich, editors. 2011. Jewish Culture and Society in North Africa. Bloomington: Indiana University Press.

Schroeter, Daniel J. 2002. The Sultan’s Jew: Morocco and the Sephardi World. Stanford: Stanford University Press,. Arabic edition, Yahudi al-Sultan: al-Maghrib wa-‘alam al-Yahud al-Sifarad (Rabat: Mohammed V University-Agdal, Publications of Faculty of Letters and Human Sciences, 2011).

Jews of Fez, Morocco: The Burton Holmes photographs (1894)
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorParticularidades del Antisemitismo en América Latina. Conferencia para la Lucha contra del Antisemitismo
Artículo siguienteInforme: Israel plantó equipos de espionaje cerca de la Casa Blanca
El Dr. Mohamed Chtatou es profesor en la Universidad de Mohammed V en Rabat. Actualmente es analista político de los medios de comunicación marroquíes, sauditas y británicos sobre política y cultura en el Medio Oriente y el Islam, y enseña aprendizaje basado en la comunidad y estudios amazigh a estudiantes estadounidenses en Amideast / Marruecos en Rabat. Nació en la aldea amazigh de Ajdir. al norte de Taza, en una prisión colonial francesa en 1952 porque sus padres eran oficiales del Ejército de Liberación que luchaban por la independencia de Marruecos. Se graduó de la Universidad Mohammed V en estudios de inglés con honores en 1976 y luego se fue a Inglaterra donde realizó un Diploma General en 1977 en lingüística teórica en el University College de Londres. En 1980 obtuvo un MPhil de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos –SOAS- de la Universidad de Londres en Estudios Amazigh, y en 1982 un doctorado en lengua y antropología amazigh. De 1983 a 1987 trabajó para Peace Corps Morocco como coordinador de idiomas y cultura intercultural y director de proyectos. Se desempeñó varias veces como profesor interportuario en política y cultura de Medio Oriente con el programa Semester at Sea de la Universidad de Pittsburgh. En 1987, se unió a la Organización Islámica para la Educación, la Ciencia y la Cultura –ISESCO- donde trabajó hasta 2013 como especialista del programa y luego como director en la Dirección de Educación (trabajó en alfabetización funcional, empoderamiento de las mujeres, planificación educativa, diseño curricular, formación de docentes, educación de mujeres y niñas rurales, educación especial, educación superior, etc., la Dirección de Cultura (trabajó en el diálogo de culturas, el diálogo interreligioso, las mujeres en el desarrollo, la producción cultural, etc.) y la Dirección de Cultura. Relaciones externas y cooperación (trabajó en cooperación con agencias de la ONU, UNESCO, Alianza de Civilizaciones, OMS, FAO, UNFPA, etc.). Dio una conferencia en educación en la Universidad Mohammed V desde 1984. Ha realizado más de 200 capacitaciones en educación, alfabetización, empoderamiento, cultura y desarrollo en África, Asia, Europa y las Américas. Ha publicado varios libros sobre lengua y cultura y más de 60 artículos en árabe, francés, inglés y español en sus áreas de especialización.