Durante el apogeo del brote de COVID-19 en Israel, cuando no se permitían visitas a ningún hospital, los dietistas del Centro Médico Sheba-Tel Hashomer observaron que los pacientes geriátricos se deprimían rápidamente, apenas comían y estaban en malas condiciones nutricionales. “Nuestra única opción era darles suplementos nutricionales líquidos”, dijo Meital Benjamin, dietista registrada en Sheba Medical Center. “En una botella pequeña obtienen el valor nutricional de una comida completa, 330 calorías y 20 gramos de proteína”.

Lograr que los pacientes geriátricos tomen sus suplementos a veces puede ser difícil, incluso en el mejor de los casos, pero junto con la aparición de una depresión generalizada, se necesitaba una solución creativa para administrarlos de la manera más efectiva posible. “El estado mental de nuestros pacientes en Sheba es de suma importancia para nosotros”, dijo Dana Weiner, RD, Directora de la División de Nutrición del Centro Médico Sheba, quien inició el proyecto junto con el Dr. Gilat Shenhav-Zaltzman de Sheba. “Los pacientes deben poder ayudarse a sí mismos mentalmente para sentirse mejor. Más allá de todos los otros excelentes tratamientos médicos que reciben nuestros pacientes aquí en Sheba, si no tienen la energía física necesaria, que proporcionan los complementos alimenticios nutricionales, no podrán mejorar ”.

Helados para combatir la depresión
La solución fue la donación al hospital de una máquina para hacer helados. Los suplementos líquidos se vierten en la máquina y 45 minutos después está listo para su consumo un helado a base de suplemento nutricional. El helado ofrece una opción saludable de “comida reconfortante” para los pacientes geriátricos y, según el personal y los pacientes, también sabe bien. Las fórmulas de los suplementos, que el hospital servía entre el desayuno y el almuerzo, venían en tazas como las de las heladería, en cuatro sabores; chocolate, vainilla, plátano y cacao. Cuando se toman en su forma líquida, los suplementos pueden tener un retrogusto desagradable debido a las vitaminas agregadas, sin embargo, cuando la fórmula se sirve en forma congelada sabe a helado real.

“La respuesta al nuevo helado ha sido asombrosa”, dice Benjamin, quien dirige el proceso junto con la dietista de Sheba Ayelet Gur-Arie. “Es mucho mejor que tener que decirles a los pacientes que ‘tomen esto’. Y también es delicioso. De hecho, es tan bueno que todos los pacientes han estado pidiendo una segunda ración “. “Lo último que esperaba recibir mientras estaba en el hospital era helado”, dijo Rachel Sasson, de 78 años, quien ha estado en tratamiento en Sheba durante varios meses. “Es como un regalo. Tiene un sabor maravilloso y me calienta el corazón “.

El Centro Médico Sheba-Tel Hashomer es el hospital más grande de Israel y del Medio Oriente. A principios de este año, fue votado, por tercer año consecutivo, entre los 10 mejores hospitales del mundo de Newsweek.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Cómo abordar la enseñanza del judaísmo en las escuelas laicas?
Artículo siguienteVaad Hajinuj felicita el trabajo colaborativo entre CIM ORT y Colegio Hebreo Sefaradí