La felicidad, bien inmaterial de la humanidad

Por:
- - Visto 1792 veces
La felicidad, bien inmaterial de la humanidad

“El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere, sino querer siempre lo que se hace”. (Tolstoi)

Ustedes nunca hallarán la felicidad si no retan sus debilidades y cambian desde adentro. ¿Cuál es el objetivo de la vida? Es llegar a ser feliz. Cualquiera que sea el país o la sociedad en la que habiten las personas, todas tienen el idéntico recóndito deseo: llegar a ser felices. En nuestra vida diaria percibimos asiduamente la felicidad e infelicidad, pero continuamos desconociendo lo que realmente es la felicidad. La felicidad para cualquiera, hombre o mujer, no proviene meramente de tener una educación formal, la riqueza o el matrimonio. La felicidad no es una vida sin problemas, sino disponer de la fortaleza para vencer los problemas que se presenten. Esa fortaleza parte del interior del ser humano, que al igual que nos preocupamos por aparentar un exterior impecable, debemos de cuidar con mimo nuestra parte interna, ya que es la fuente de donde emana la felicidad.

¿De donde parte la felicidad? Como hemos dicho, la felicidad es una tarea interior, por ello nos conviene buscar nuestra felicidad absoluta en nosotros mismos. La verdadera felicidad se halla en una vida de constante avance, en un continuo crecimiento interior. Y las mismas preocupaciones que podrían habernos hecho desdichados pueden, en realidad, ser una fuente de crecimiento cuando las abordamos con coraje y sabiduría. Existe una tendencia a aferrarnos a las cosas, incluidas las ideas, lo que dificulta el crecimiento. Por ello debemos aprender a desprendernos de la imagen estática de quienes pensamos que somos. El crecimiento conlleva el deshacerse del pasado, y lo único importante es saber quienes somos en este preciso momento. No somos quienes éramos, y aun no somos quienes seremos, pero si somos quienes queramos ser.


La autoaceptacion implica la goza satisfacción de ser quienes somos, pero sin resignación, ya que esta puede ser desalentadora. Para ser feliz, tenemos que aprender a sentirnos felices por ser quienes somos, sin comparaciones con otros o nuestro pasado. La autoaceptacion será el primer paso para la propia felicidad, porque convivirás con alguien con el que realmente te sientes a gusto las veinte y cuatro horas al día. Llegado a este estado, le resultara además más fácil relacionarse con los demás, ya que supondremos que también les gustamos a los demás. Esta anticipación a la aceptación ajena nos llenara de seguridad, afrontando situaciones novedosas con maestría siendo realmente ellas mismas. La autoaceptacion es relativamente inmune a la psicología de masas y no le asusta nadar contra corriente cuando es necesario. Fritz Perls lo plasmaba de la siguiente forma: “Yo no vine a este mundo para satisfacer tus expectativas, ni tu viniste al mundo para satisfacer las mías”. Por ello a este tipo de personas le resulta más fácil permanecer en contacto con el entorno, tratando con nosotros mismos como en realidad somos.

La felicidad es un concepto mucho mas profundo de estabilidad, seguridad y esperanza. Vivir continuamente con un conjunto de valores, nos brinda la estabilidad necesaria para sentirnos completos. Pero la felicidad no se basa solo en nosotros mismos, sino también esta en el darnos a los demás en sus diversas formas. En la medida en la que nos preocupamos mas por los demás y menos por nosotros mismos, resolvemos dos problemas: el de la persona que se esta auxiliando y el nuestro, porque nuestra vida cobra un nuevo sentido o un nuevo aprendizaje. Dependiendo de la actitud que adoptemos hacia los problemas que nos puedan surgir a lo largo de nuestra vida, igualmente se vera la felicidad influenciada por ella. No es lo mismo afrontar una preocupación con una actitud positiva y esperanzadora que con una visión amarga y tenebrosa.

No esperemos ser feliz de un día para el otro sin esfuerzo alguno, ya que para lograr ese estado debemos de trabajar continua e intensamente por mucho tiempo. El ser feliz no es solo un estado de ánimo, es además una actitud mental constante, un estado psicológico que trasciende la noción del estado anímico. El ser humano se hace constantemente las mismas preguntas sobre el gran anhelo humano, donde además hay que reconocer que pocos llegan a resolverlas. ¿Qué es la felicidad?, ¿Es posible alcanzarla?, ¿Cuántos tipos de felicidad existen?, […]. De forma resumida podríamos decir, que la felicidad es un estado de satisfacción, plenitud o regocijo intimo y personal, caracterizado por sus efectos benignos en todos los ordenes de nuestra vida.

Descubre tus sueños y conviértelos en realidad cumpliendo metas concretas. Cuando hablamos de metas, hacemos referencia a metas que son realmente alcanzables, ya que por lo contrario nos generaría todo lo opuesto a lo deseado, frustración. Construir un proyecto de vida alrededor de tu corazón y pasión hará que la felicidad te persiga constantemente. El propósito de la naturaleza es dejar que logremos alcanzar de manera independiente, una sensación total y completa felicidad, no parcial o temporal, sino absoluta, perfecta y eterna. En realidad estamos más cerca de alcanzarla de lo que pensamos. La tendencia por investigar la felicidad y la creciente comprensión de que siempre permanecemos insatisfechos nos han permitido efectivamente acercarnos a la verdadera felicidad. Estamos comenzando a reconocer el patrón, de hecho, no tiene la felicidad relación alguna con cualquier placer terrenal que tratemos de recibir, sino con nuestra condición interna. La razón por la que nunca experimentamos placer duradero es, porque el encuentro del placer con el deseo neutraliza de inmediato el deseo, y este al ser neutralizado, nos impide disfrutar del placer.

Si le agregamos otro ingrediente a este proceso, como es la intención, esto significaría que continuaríamos deseando como antes, pero le daríamos un giro al deseo. Lo dirigimos hacia fuera de nosotros, como si estuviéramos dando a otro. Esta intención de otorgamiento, convierte a nuestro deseo en un conductor del placer. Si elevamos nuestro deseo al plano espiritual, en función de dar, el placer experimentado nunca va a parar, fluyendo a través de nuestro deseo siguiendo nuestra intención. Y por consiguiente, nuestro deseo podrá seguir recibiendo continuamente sin nunca llegar a saciarse. Podríamos decir, que esta es la formula para el placer interminable o felicidad duradera. Al aplicar esta formula, pasamos en realidad por una transición muy profunda, donde experimentaremos diferentes tipos de placer.

“Nunca descubrí nada con mi mente racional. Hay una fuerza motriz mas poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”. (A. Einstein)

Acerca de María José Arévalo Gutiérrez

María José Arévalo Gutiérrez (1967) nació en Goslar (Alemania), siendo hija de emigrantes, retornando a España en el año 1985 donde reside en El Puerto de Santa María (Cádiz). Diplomada en Turismo, cuenta con un amplio currículum académico, donde se especializo en el sector Vitivinícola (Master) y Gestión de Empresa (MBA). Su carrera profesional se ha realizado durante más de dos décadas en el sector turístico y últimamente se esta desarrollando en el ámbito de la docencia. Su inquietud e interés por el mundo judío, le vienen desde la juventud, entrando en contacto históricamente con el holocausto en Alemania, donde efectuó los estudios obligatorios. Su enamoramiento por Andalucía y su diversidad cultural, le llevaron a investigar los aspectos históricos - culturales en el ámbito mas cercano, entre ello la cultura sefardí. Colabora en varios boletines y revistas especializadas con el fin de aportar con su trabajo a la difusión de la información recabada.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: