La festividad de Sukkot

Por:
- - Visto 2601 veces
La festividad de Sukkot

La festividad de Sukkot es la tercera de los “Shloshet Haregalim” en la que la Torá hace especial énfasis de regocijarse en ella.

Es tiempo en el que el granjero se alegra de haber reunido la producción de la última cosecha, sus graneros están repletos y se siente muy agradecido por su buena suerte. Por lo tanto esta festividad también es conocida como “Jag-Haasif”, la fiesta de la cosecha.

El principio fundamental de esta fiesta es el que la persona deje su hogar y que por siete días habite en una cabaña o tabernáculo. Se abandona la casa sólida y cómoda fabricada de ladrillo o cemento y se habita en una casita frágil que las lluvias pueden inundar y el fuerte viento voltear. Al entrar a esa cabañita, uno demuestra la fe y confianza total que tiene en el creador del universo.


Sucót se celebra el 15 de Tishrei.

Al habitar la frágil cabañita, recordamos las cabañitas móviles en las cuales habitaron los judíos durante su estancia en el desierto, cuando Hashem los protegió.

Se utilizan también los Arbat Haminim” (cuatro especies): Etrog, Lulav, Hadasim y Arabot, observando así el mandato bíblico de “Ulkajtem Lajem Bayom Harishón” (y tomaran para ustedes en el primer día). Esto hace que los rezos y la fiesta en general tengan un carácter muy distintivo.

HALAJOT DE LA SUCÁ

  1. Es una Mitzvá empezar a construir una Sucá inmediatamente después de Yom-Kipur. Si esto no fuera posible podría empezar antes de Yom-Kipur.
  2. Las paredes de la Sucá deben tener una altura de no menos de 10 “Tefajim” (aprox. un metro de altura).
  3. La Sucá no debe tener mas de 20 “amot” (aprox. 10 metros) de altura de lo contrario se considera “Pasul” (no Kasher).
  4. Una Sucá que no tenga el mínimo de 7×7 Tefajim (aprox. 70 cm. por 70 cm.) de área, también se considera Pasul.
  5. Cualquier material puede ser utilizado para las paredes de la Sucá, siempre y cuando pueda soportar vientos normales (de aquí que ciertos materiales, como lona, o sábanas, deben amarrarse fuertemente a la estructura de la Sucá).
  6. La Sucá no deberá tener menos de 3 paredes, de no ser así habría que consultar al rabino.
  7. La Sucá deberá ser bellamente decorada, para así engrandecer la Mitzvá. Si una decoración se llegase a caer durante la fiesta, no deberá utilizarse sino hasta después, (sin embargo si esto sucediere en Jol-Hamoed, días intermedios, puede volverse a colgar). Las decoraciones deberán colgarse a no mas de cuatro “Tefajim” (aprox. 40 cm.) del “Sjaj”.

SJAJ

  1. La Sucá deberá construirse primero, y solo después se pondrá el “Sjaj” arriba de ella.
  2. El “Sjaj” debe ser de un material que crezca en la tierra y que haya sido removido de ella, por ejemplo: ramas, palmas, bambú, tiras de madera, otro tipo de materiales como pieles de animales o vigas de metal no deberán ser utilizadas.
  3. El “Sjaj” deberá dar sombra a la mayor parte del área de la Sucá. Sin embargo no deberá ser muy espeso de tal manera que la lluvia no se pudiera pasar en un momento dado, además el “Sjaj” debe permitir que las estrellas puedan ser vistas estando dentro de la Sucá. Si no se llegasen a ver aún así es Kasher.
  4. No deberá existir una distancia de tres o más “Tefajim”. (aprox. 30 cm.) entre las piezas de “Sjaj”, o de entre el “Sjaj” y la pared. Si parte de la Sucá estuviere bajo techo, esa área no se considera parte de la Sucá. Por lo tanto, al comer dentro de la Sucá, uno deberá sentarse solo abajo del “Sjaj”, siempre y cuando todavía se mantengan las dimensiones de una Sucá Keshera.
  5. “Sjaj” que sea más ancho de 4 Tefajim (aprox.40 cm.) no deberá utilizarse para la Sucá, ya que da la impresión de ser techo permanente y eso es opuesto al mensaje que debe dar la Sucá.

ARBAAT-HAMINIM

  1. Como ya dijimos hay un precepto bíblico de tomar en las manos el primer día de Sukkot las cuatro especies siguientes.
    Un Etrog (fruta cítrica), un Lulav (rama de palma), tres Hadasim (ramas de mirto) y dos Aravot (ramas de sauce).
  2. Para cumplir con la Mitzvá de los “Arbaat Haminim”, se deberá tomar las cuatro especies y decir dos bendiciones el primer día.
    a.- “Al Netilat Lulav”
    b.- ” Sheejeyami”
    En días subsecuentes solo la primera bendición se dice.
  3. Antes de decir las Brajot, el Lulav (al cual los Hadasim y las Aravot se le amarran) deberá tomarse en la mano derecha y el Etrog en la izquierda y la Bendición de “Netilat Lulav” se menciona.
  4. La Shedra (espina) del Lulav deberá sostenerse frente a la persona, los Hadasim deberán estar del lado derecho y las Aravot del izquierdo, los Hadasim deberán estar mas arriba que las Aravot.
  5. Ya que la bendición debe preceder inmediatamente a la realización de la Mitzvá, se deberán tomar las cuatro especies con el Etrog viendo hacia abajo, se hace entonces la Brajá y se voltea el Etrog hacia arriba.
  6. Uno deberá estar de pie al decir la Brajá y tomar las cuatro especies. Después las sacudirá en cada uno de los cuatro puntos cardinales y también hacia abajo y hacia arriba.
  7. Las mujeres no están requeridas de tomar las cuatro especies en Sukkot pero si lo decidieran hacer, cumplen con la Mitzvá y por lo tanto deberán decir también la Brajá.

¡Jag Sameaj!

Comparte en Redes Sociales

Acerca de Comunidad Ashkenazi de México

La Comunidad Ashkenazí de México es la institución cúpula de la colectividad que agrupa y unifica a las instituciones y miembros ashkenazim que la conforman brindándoles un marco de pertenencia donde puedan encontrar seguridad, continuidad y representatividad, buscando velar por la integración, desarrollo, crecimiento, consolidación y continuidad del asentamiento Ashkenazí en México. Para cumplir con esta misión, en La Kehile contamos con el compromiso de sus líderes y la estructura profesional necesaria para contribuir al bienestar de sus afiliados,regidos por los principios de la ética judía, dentro de un marco de cooperación y ayuda mutua, guiados siempre por los valores ancestrales del Pueblo Judío. El Comité de Socios de la Comunidad Ashkenazi se mantiene en continuo cambio y renovación, siempre en búsqueda de responder a las nuevas y crecientes necesidades de los miembros de la comunidad y así contribuir a mejorar su bienestar y calidad de vida. Buscamos consolidar a la Comunidad Ashkenazí en México y cuya fortaleza radique en la integración activa de todos sus miembros e instituciones. Establecer con nuestros asociados una comunicación continua, personalizada, clara y efectiva. Ofrecer a nuestros asociados una atención personalizada y servicios de la más alta calidad, tanto en el ámbito de la identidad como en el campo de la vida diaria. Garantizar que en el futuro las nuevas generaciones, cuenten con un marco comunitario donde satisfacer sus necesidades de identidad judía y donde apoyarse en asuntos del día a día.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículos Relacionados: