Pocas uniones son tan placenteras como la de la comida y el vino. En un baile seductor de aromas, texturas y sabores, una se fusiona con las cualidades del otro para crear una sinfonía de placeres sensoriales, como la que se crea entre el restaurante LaMari y los vinos Picnic.  

Con un alma nacida en el Valle de Guadalupe, LaMari llena de vida a la zona de Las Lomas, en la Ciudad de México.  Su concepto culinario atrapa el sabor tradicional de Baja California, con toda la frescura del mar y de la costa, en una atinada combinación de texturas cremosas, una acidez acertada y bellas presentaciones.  

Dentro de su ambiente fresco y natural, donde predominan los elementos naturales como las plantas, la madera, adobe y sillas tejidas, se viven momentos de deliciosa relajación. Sus platillos hacen honor al gusto que tenemos de reunirnos en la mesa a compartir una buena plática, con una gran variedad de opciones de platos para compartir. 

Este fue el escenario ideal para degustar los vinos de Picnic, vinos deliciosos que tuvieron su debut en México con una cata muy especial. Traídos desde la Bodega Veganzones en la Ribera del Duero, amigos y expertos compartimos una tarde de ricos y novedosos sabores.  

Los vinos Picnic plasman el Mediterranean way of wine, capturando toda la fuerza y belleza mediterráneas en una botella. Son vinos elaborados con una cuidadosa selección de las mejores viñas, logrando sabores armónicos y frescos. 

Son vinos jóvenes que se integran a la vida con naturalidad y sin las limitaciones de los formalismos, ideales para tomar en ocasiones informales con la familia y amigos. Originales y divertides, son vinos que nos recuerdan la jovialidad de la generación millennial, que gustan de experimentar la vida sin limitaciones, en compañía de amigos. 

Por la versatilidad de sus estilos se maridan con los platillos de LaMarie o con una comida preparada en casa, y le dan el toque de diversión y encanto a un día de picnic en el campo.  

En esta cata especial probamos la etiqueta Pídeme 1 Deseo, un vino tempranillo de 9 meses en barrica y embotellado en botella artesanal. Está inspirado en la tradición de la Noche de San Juan, en la que se prepara una hoguera para quemar todo lo malo y pedir nuevos y buenos deseos mientras se hace. Por eso, este botella tiene pequeños papelitos para escribir nuestros deseos y después quemarlos.  

@lamari.restaurante

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior33 del Ómer y amor al prójimo. Reflexión.
Artículo siguienteA pesar de la normalización con Israel, los planes para la sinagoga de Dubai están estancados
Melanie Béard ha dedicado su vida a viajar el mundo y compartir sus experiencias a través de la escritura. Comenzó su carrera periodística a los doce años con una columna mensual en El Universal y hoy en día colabora en medios como Travel + Leisure, Bleu & Blanc, Mundo Ejecutivo, First Class, Radio MVS y Revista S1ngular. Ha escrito tres libros de viajes junto con Alexis y Deby Beard y co-fundó Marcas de Lujo Asociadas by American Express, un club exclusivo conformado por las marcas de lujo más importantes del país.