El mostar gratitud en la vida es algo que hace al ser humano grande. Moshe Rabeinu, el gran líder que sacó al pueblo judío de Egipto y les entregó la Torá eventualmente en el monte Sinaí, siempre demostró gratitud a lo largo de su existencia.

Cuando él inició las plagas sobre Egipto no lo hizo con las primeras tres dejando que fuera su hermano Aharon quien lo hiciera.

Las plagas de la sangre y de las ranas no las inició él porque sentía gratitud por las aguas que lo protegieron cuando fue arrojado a ellas siendo un infante. La plaga de los piojos tampoco la inició él porque sentía gratitud por la tierra que lo protegió al haber matado a un egipcio que golpeaba a un judío esclavizado con trabajos forzados.

Si bien Moshe Rabeinu demostró gratitud por algo inanimado como lo serían las aguas y la tierra, cuanto más debemos mostrar gratitud por seres humanos que nos han hecho algún bien.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPalabras de la Semana en Yiddish: "Impeachment"
Artículo siguienteUn arrestado por esvásticas pintadas en las puertas de una sinagoga de Montreal

La Comunidad Ashkenazí de México es la institución cúpula de la colectividad que agrupa y unifica a las instituciones y miembros ashkenazim que la conforman brindándoles un marco de pertenencia donde puedan encontrar seguridad, continuidad y representatividad, buscando velar por la integración, desarrollo, crecimiento, consolidación y continuidad del asentamiento Ashkenazí en México.

Para cumplir con esta misión, en La Kehile contamos con el compromiso de sus líderes y la estructura profesional necesaria para contribuir al bienestar de sus afiliados,regidos por los principios de la ética judía, dentro de un marco de cooperación y ayuda mutua, guiados siempre por los valores ancestrales del Pueblo Judío.

  • El Comité de Socios de la Comunidad Ashkenazi se mantiene en continuo cambio y renovación, siempre en búsqueda de responder a las nuevas y crecientes necesidades de los miembros de la comunidad y así contribuir a mejorar su bienestar y calidad de vida.
  • Buscamos consolidar a la Comunidad Ashkenazí en México y cuya fortaleza radique en la integración activa de todos sus miembros e instituciones.
  • Establecer con nuestros asociados una comunicación continua, personalizada, clara y efectiva.
  • Ofrecer a nuestros asociados una atención personalizada y servicios de la más alta calidad, tanto en el ámbito de la identidad como en el campo de la vida diaria.
  • Garantizar que en el futuro las nuevas generaciones, cuenten con un marco comunitario donde satisfacer sus necesidades de identidad judía y donde apoyarse en asuntos del día a día.