Diario Judío México - FICHA TÉCNICA

Época: Distensión.
Inicio: 5 de junio de 1967.
Fin: 10 de junio de 1967.
Agencia de Inteligencia: Mossad.

Antecedentes: A mediados de mayo de 1967 el gobierno egipcio solicitó a la ONU la retirada de los cascos azules a raíz de la ofensiva israelí durante la Guerra de Suez (1956). Días después, El Cairo firmó con Jordania un acuerdo que impedía el paso del tráfico marítimo israelí por el estrecho de Tirán.

Las defensas israelíes, al mando del Comandante General Rabín, habían sido movilizadas a partir del 20 de mayo, para hacer frente a los masivos ejércitos árabes los cuales cubrían los límites territoriales de .

En la escala hacia la Guerra de los Seis Días, hubo un informador o katsa del Mossad en cada base egipcia o cuartel militar. No había menos de tres en el Alto Mando de Egipto, oficiales de carrera que fueron convencidos por Meir Amit.

A cada uno de los agentes, M. Amit les otorgó una ardua tarea en cuanto a la recopilación de información, ya que necesitaba no sólo “las líneas generales” sino “los pequeños detalles”.

El recientemente creado Departamento de Psicología de Guerra trabajó arduamente en preparar expedientes de pilotos egipcios, personal de tierra y oficiales del Estado Mayor (la habilidad de cada uno de los militares para el vuelo, si habían logrado el rango por mérito o por influencias). Meir Amit, revisaba cada uno de los recursos disponibles buscando debilidades en los hombres de la alta esfera del ejército egipcio, susceptibles de ser chantajeados y obligados a colaborar con el Mossad.

A principios de 1967, fue evidente, por los informes de la red de inteligencia en Egipto, que su líder, Gamal Abdel Nasser, se estaba preparando para entrar en guerra con el recién creado Estado de . En ese momento el Mossad reclutó a más colaboradores dispuestos a proporcionar información sobre las Fuerzas Aéreas egipcias y las esferas militares.

En mayo de 1967, la agencia israelí estaba en condiciones de comunicar a los mandos de las Fuerzas Aéreas hebreas el momento del día en que les convenía dirigir un golpe mortal sobre las bases egipcias. Los analistas del Mossad habían elaborado una descripción notable de todas las bases aéreas del Cairo.

Entre las 7:30 y 7:45 de la mañana, los radares de las bases se encontraban en su momento más vulnerable. Durante esos quince minutos, el personal saliente se retiraba mientras los reemplazos no estaban completamente atentos, y a menudo llegaban tarde debido a retrasos en los comedores. Alrededor de las 8:00, hora oficial de incorporarse al servicio, el personal sacaba los aviones de los hangares para armarlos y llenarlos de combustible.

eir Amit le sugirió al principal comandante aéreo de que el momento más óptimo para el ataque sería entre las 8:00 y 8:30 de la mañana, ya que en ese intervalo, como ya se ha mencionado, el personal militar egipcio no estaría en condiciones de repeler la ofensiva.

Efectivamente, en las primeras horas del 5 de junio, las pantallas del radar israelí indicaron la aproximación de aviones egipcios y de unidades acorazadas que avanzaban hacia la frontera de . Al mando del Comandante General Yitzhak Rabín habían sido movilizadas a partir del 20 de mayo, para hacer frente a los masivos Ejércitos árabes que cubrían las fronteras.

Ese mismo día las Fuerzas Aéreas israelíes atacaron a las 8:01 con un impacto devastador, volando bajo sobre el Sinaí para bombardear violentamente, pero, con discreción: “En vuelo casi rasante, en plano inferior a las pantallas de radar egipcias, los aviones israelíes destruyeron eficazmente a las Fuerzas Aéreas egipcias”. Mientras tanto Meir Amit, junto con los analistas de inteligencia habían decidido el curso de la guerra.

Es forzoso mencionar que el rol que jugó la inteligencia en esta guerra fue fundamental para lograr la victoria de ante la ofensiva árabe (Egipto, Jordania, Líbano y Siria). De tal forma se ganaron los territorios de , Cisjordania, el Golán, parte de la península del Sinaí, la parte izquierda del West Bank.

Sin duda alguna, durante la era bipolar el Mossad fue el sistema de inteligencia más formidable de la comunidad internacional, asimismo fue un elemento fundamental en la supervivencia del Estado de Israel durante sus primeros años de vida

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa familia Sassoon
Artículo siguienteEl misterio del Dakar