Diario Judío México - México ciertamente no es de los países con mayor tolerancia a la homosexualidad en el mundo, sin embargo, somos considerados como un país abierto y tolerante con una calificación de 56 sobre 100 puntos posibles. De alrededor de 130 naciones evaluadas por el Gay Happiness Index, México era el lugar 32 en 2015, solo debajo de y Chile en todo Latinoamérica y con una clara tendencia positiva. En varios estados en México se permite el matrimonio del mismo género y en varios más se exige que se respete dicho matrimonio si fue llevado a cabo en un estado donde se permite. En el país hay varios destinos “Gay Friendly” como lo pueden ser Puerto Vallarta, la Riviera Maya o la misma Ciudad de México.

Gay Hapiness Index

Mientras tanto, Rusia está ubicada en la posición número 88 con tan solo 36 puntos en la misma escala. Una nación en donde la mayoría de sus ciudadanos (74%) opinan que los homosexuales no deben ser parte de su sociedad, en donde no se permiten los matrimonios entre el mismo género y en donde los crímenes de odio contra la comunidad LGBT van en aumento.

Es entonces contradictorio que la , argumentando proteger los derechos de los homosexuales, castigue el grito de los aficionados mexicanos y simultáneamente permita que un Mundial, su máximo evento, se juegue en un país que castiga sus derechos. Si bien el grito de; “¡eeeeeeeeeeeeeeh, puto!” por la porra mexicana no es una práctica socialmente correcta y en efecto tiene una connotación discriminatoria, en realidad no se trata de una agresión intencionada a la homosexualidad, aunque de ninguna manera justifico el uso de la palabra y por supuesto que tiende ofender a quien la escuche, independientemente de su orientación sexual.

Y aunque fuese un ataque directo a la homosexualidad, no se puede comparar el vociferar una palabra con acciones discriminatorias reales y tangibles en en el país anfitrión del evento deportivo más visto en el planeta. Es ridículo que permitan lo uno y castiguen lo otro. Y aquí no acaba la cosa. El mundial del 2022 será en Qatar, un lugar en donde no hay derechos LGBT, se castiga con latigazos y prisión a cualquier despliegue público de homosexualidad y se deportan a los inmigrantes homosexuales. Aún más abajo en la cadena evolutiva de la tolerancia y bienestar social. Pero hay mucho dinero. Y como siempre es lo que más importa.

No es la primera vez que la se encuentra metida en una controversia que involucre el dinero, a final de cuentas la reputación de esta institución se ha visto manchada irreparablemente debido a todo tipo de acusaciones de corrupción, favoritismo y abusos económicos desde hace ya unos años, pero esto es problema de ellos, mi problema es que; o realmente actúan como un estandarte de la tolerancia y el respeto ajeno o nos dejan de joder con asuntos comparativamente insignificantes.

¡Eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, hipócritas! … No, no suena igual…

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior5 puntos clave para entender el reciente conflicto en Israel
Artículo siguienteFinanzas sanas de agua en Interlomas y Huixquilucan
Marcus es un reconocido emprendedor serial e inversionista ángel con 2 décadas creando, operando, invirtiendo y aconsejando startups tanto en México como en Estados Unidos. Actualmente lidera Startup México, el primer grupo de micro-ecosistemas para emprendimiento en México; propiedades especialmente diseñadas para fomentar la colaboración y la innovación, así como para alojar emprendedores, startups, fondos de capital semilla, corporaciones y una variedad de servicios seleccionados para asistir a nuevas empresas en su gestión, brindándoles mayores posibilidades de éxito. También es socio director del fondo semilla Dux Capital que invierte en algunos de estos emprendimientos. Previamente fundó y dirigió Wayra México, la aceleradora de startups de Telefónica, principalmente enfocada a negocios de Internet y Comunicaciones. Ha sido fundador y CEO de varias empresas en el pasado, incluyendo a Latin American Telecom, Mexico.com, Simitel, Peerant, Innovamédica y Abdeo Medical, entre otras. En lo académico, es profesor invitado de emprendimiento e innovación en el IPADE y ha sido coordinador de la Maestría en Negocios de Internet del ISDI, profesor de Innovacion en la Disruptive Business Academy (DBA), fundó el Centro Emprendedor de la universidad CENTRO de diseño y televisión y es regularmente invitado a dar pláticas a otras instituciones académicas parte de los sistemas Anahuac, Ibero, Tec, UVM, UNAM, UAM y Politécnico entre otras. Ha ganado varios premios de emprendimiento e innovación, entre ellos el Endeavor Dedication Award en 2003 (primera edición) y el premio Intel de Tecnología en 2004 con Simitel y en 2008 con Innovamédica. Fue miembro del consejo del Mexico-US Entrepreneurship and Innovation Council (MUSEIC) actualmente participa en el Consejo México Francia para el Emprendimiento y la Innovación (COMFEI) Además es miembro del Consejo Intersectorial de Innovación y preside el evento Gifted Citizen en Ciudad de las Ideas. Marcus sigue comprometido a fomentar el emprendimiento, la competitividad y la innovación en México, como académico, inversionista, consejero y mentor en más de 50 empresas. Estudio una licenciatura en ciencias computacionales en el ITESM y un B.A. en Comunicaciones de la Universidad de Pennsylvania.