Impermanencia, de principio el concepto no sabía a qué se refería… Buscando un poco me encontré que el término viene del budismo, que significa que nada es permanente en la vida del ser humano…

¿Que nada es permanente?, es una realidad. El ser humano, se desarrolla, crece, se multiplica y se va… Eso sucede regularmente y así han partido ya millones de seres. Y lo mismo seguirá sucediendo a través de los tiempos…

La impermanencia del ser se refiere a que a los inevitables cambios a que está sujeto el ser humano a través de su paso por la vida… Que el camino y el tiempo siempre cambiarán que nada es estático.

Aceptar y entender esos cambios y vivir con ellos en armonía con nosotros mismos. Inútil siempre será tratar de disimularlos.

Finalmente se tu y solo tú en todos los momentos de tu vida cualesquiera que sea la circunstancia en que te encuentres… ¡Se Autentico!

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorPor fotos de esvásticas cancela Volkswagen de México concesión a distribuidora en CDMX
Artículo siguienteA un año como embajador de Israel en México
Industrial y asesor en materia de seguros y fianzas, inicia su actividad periodística hace siete años, principalmente en periódicos y revistas comunitarias judías y en el periódico El Asegurador, en su sección "Vivir seguros".