Diario Judío México - ´Aquél que no tenga la intención de aprender de la vida , la vida seguramente en algún momento le demostrará el error que cometió.

´Regreso apenas de un viaje donde mi primo es hijo único, su madre ya una mujer mayor enfrenta una situación difícil y sólo se apoya en él, amén de tener nietas y familia; la razón es que se empeñó en alejarlos a todos y el único que no se dejó alejar (afortunadamente para ella) fue su hijo.

´Consciente.. no lo sé, pero de que el resultado funcionó es definitivo. Vive sola, critica todo, nada le parece, ve todo negativo y así lo hace ver a los demás. En esta vida nadie quiere estar cerca de una persona así y menos si se la pasa quejándose todo el tiempo.

´Cada que ve a sus nietas y bisnietos cuestiona todo, y no ha entendido que la vida y educación de ellos, es precisamente de ellos y que en la medida que pueda estar cerca y opinar (cuando así se lo pidan), hará que se sientan a gusto con su cercanía, cosa que en su caso está muy lejos de suceder.

´Hoy mi esposa me compartió una frase que me parece primordial (y créanme me queda el saco ):
“Consejo dado no pedido, es mal recibido”.

Ejemplos como este tengo varios y muy cercanos, pero no quiero centrarme en eso sino en las consecuencias. La “Sociedad” como tal, somos como yo lo veo, precisamente “socios” de vida, y en la medida que nos cuidemos, procuremos, apoyemos y tratemos de ser empáticos, podremos a través de ella no estar solos.

´Ver cómo en situaciones críticas alguien enfermo se queda solo y el no tener a nadie cerca debe ser muy difícil. Seguramente su egoísmo no le comentó que finalmente estar solo en la vida no es ninguna virtud, ni algo de lo que debería sentirse bendecido.

´Esta reflexión la hago y espero que todos tengamos todavía tiempo de fomentar esos lazos, esas relaciones de cariño, de amistad, que nos permitan a través de nuestra vida, no estar nunca solos y que aunque no lo pidamos tengamos siempre una mano cerca que nos recuerde que somos queridos, y que si así lo necesitamos, podamos apoyarnos en ese bastón que pudiera parecer delgado, pero que créanme apoya mucho más peso del que siquiera nos podemos imaginar.

 

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLe ministre omanais des Affaires étrangères : Les nations arabes doivent dissiper la crainte existentielle d’Israël
Artículo siguienteEl papagayo judyo