Este es el artículo 14 de 24 en la serie La judía de Montevideo

Diario Judío México -

Fecha

-Tengo algo para vos.

– dijo Lea sacando un pequeño paquete, envuelto en papel rojo.

-¿Para mí? ¿Es para mí? ¡Gracias! – respondió Augusto e inmediatamente rasgó el papel, igual que un niño cuando recibe su regalo de cumpleaños, le brillaban los ojos, y se guardó el moño de la cinta del paquete.

-¡Un libro! ¡No te hubieras molestado! Me encanta que VOS me regales un libro.

Si lo elegiste vos, seguro que me va encantar.

-Espero que no lo hayas leído pero igual lo podés cambiar.

-No, no lo leí.

Pero vos sos mi judía.

La judía de Montevideo.

-Yo no soy de acá.

Una judía no es de Montevideo, Augusto.

No existen las judías de Montevideo, existen las judías de Toledo.

… Me pregunto cuáles son las RAICES de nosotros, uruguayos.

Me lo pregunto y no tengo una respuesta clara, sólo pinceladas difusas, manchas, aproximaciones, pero lo cierto es que yo no sé cuáles son mis raíces uruguayas.

Nací en este país… y a pesar de todo, yo no sé cuáles son mis raíces uruguayas. Cuando se me apareció este dilema, y al no hallar respuestas para mí, me paré en los pies del colectivo uruguayo. Es curioso, pero este colectivo está conformado en su mayoría por descendientes de las colectividades española e italiana.

¿Y quién es entonces “bien” uruguayo? me pregunto.

Y me respondo que los más cercanos son los descendientes de nuestros indios.

Porque EXISTEN.

Es entonces que vuelvo a preguntarme, si existen, ¿por qué en la escuela nos enseñaban que en Uruguay “no había más indios y que todos se habían muerto”? Me pregunto: ¿Por qué los Héroes de todas estas naciones son descendientes de los Conquistadores? Desde que don Cristóbal descubrió que entre La India y el “Viejo Mundo” había “algo”, los conquistadores han exterminado, y exterminado y exterminado.

Es entonces que entro en contradicción y me pregunto por qué se honra la memoria de quienes han venido a exterminar a los verdaderos argentinos, uruguayos, peruanos, bolivianos.

Volviendo a la cuestión inicial; los aproximadamente tres millones de uruguayos son descendientes de inmigrantes, mayoría españoles e italianos, luego lógicamente también tenemos que dentro de la colectividad judía, descendemos de polacos, húngaros, rusos, etc.

En mi caso particular, no tengo claras mis raíces uruguayas.

Mis raíces vienen del Yidissh de mis abuelos, de sus historias de vida, vida en el campo hasta la Primera Guerra Mundial, luego pérdida de tierras, luego mudanza a una ciudad, y luego, emigración a América.

Para mi 1492, antes de ser el año del Descubrimiento de América es el año en que hemos sido expulsados de Sefarad.

Nada más que esto, por alguna extraña razón, nadie te lo cuenta.

DECRETO DE EXPULSIÓN DE LOS JUDÍOS DE ARAGÓN Y CASTILLA (1492)

Don Fernando y Doña Isabel, por la gracia de Dios rey e reina de Castilla, de León, de Aragón, de Sicilia, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Mallorca…

duques de Atenas y Neopatria.

Al Príncipe don Juan, nuestro hijo, e a los Infantes, prelados, duques, marqueses, condes…

a los concejos, corregidores, alcaldes…

de todas las ciudades, villas y lugares de nuestros reinos y señor lOS, y a las aljamas de los judíos y a todos los judíos y personas singulares, de cualquier edad que sean…

y gracia.

Sepades e saber debedes que porque Nos fuirnos informados que hay en nuestros reinos algunos malos cristianos que judaizaban de nuestra Sancta Fe Católica, de lo cual era mucha culpa la comunicación de los jud lOS con los cristianos, en las Cortes de Toledo de 1.

480 mandamos apartar los judíos en todas las ciudades, villas y lugares de nuestros reinos, dándoles juderías y lugares apartados donde vivieran juntos en su pecado, pensando que se remorderían; e otrossi ovimos procurado que se ficiese Inquisición, por la que se han hallado muchos culpables, según es notorio… Y consta ser tanto el daño que se sigue ‘a los cristianos de la comunicación con los judíos, los cuales se jactan de subvertir la fe católica, que los llevan a su dañada creencia… procurando de circuncidar a sus hijos, dándoles libros para escribir y leer las historias de su ley… persuadiéndoles de que guarden la ley de Moises, faciéndoles entender que no hay otra ley nin verdad sino aquella; lo cual todo consta por confesiones de los mismos judíos y de quienes han sido pervertidos, Lo cual ha redundado en oprobio de la Fe Católica.

Por ende, Nos, en concejo e parescer de algunos prelados, e grandes e caballeros, e de otras personas de ciencia e de conciencia, aviendo avido sobrello mucha deliberación, acordamos de mandar salir a todos los judíos de nuestros reinos, que jamás tornen; e sobrello mandamos dar esta carta por la cual mandamos … que fasta el fin del mes de julio que viene salgan todos con sus fijos, de cualquier edad que sean, e non osen tornar … bajo pena de muerte.

E mandamos que nadie de nuestros reinos sea osado de recebir, acoger o defender pública o secretamente a judío nin judía pasado el término de julio… so pena de confiscación de todos sus bienes.

Y porque los judíos puedan actuar como más les convenga en este plazo, les ponemos bajo nuestra protección, para que puedan vender, enajenar o trocar sus bienes.

Les autorizamos a sacar sus bienes por tierra y mar, en tanto non seya oro nin plata, nin moneda nin las otras cosas vedadas.

Otrossí mandamos a nuestros alcaldes, corregidores… que cumplan y hagan cumplir este nuestro mandamiento.

Y porque nadie pueda alegar ignorancia mandamos que esta Carta sea pregonada por plazas e mercados.

Dada en Granada, a treinta y uno de marzo de 1.492.

Yo no soy de acá.

No sé de donde soy.

Pero estoy segura de que una judía no es de Montevideo.

Una judía esta “de paso” por Montevideo, como una está “de paso” por este mundo.

No existen las judías de Montevideo, existieron las judías de Toledo.

Continuará: “Muros Torcidos”.

Más Artículos en esta Serie

<< La judía de Montevideo, 13va. parteLa judía de Montevideo, 15va. parte >>
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorComprar una vida
Artículo siguienteLa Comunidad Judía, la conmemoración de las víctimas del Holocausto, el antisemitismo actual y México: Palabras de David Dichi
Anna Donner Rybak nace en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. Es analista en sistemas, escritora y artista plástica. Escribe diversos géneros: Cuentos históricos, cuentos de humor, Columnas de actualidad, Ensayos, Poesía y Fantástico. En 2007 participa como integrante del coro ACIZ CANTAMOS en el encuentro Interamericano de Coros en la Ciudad de Buenos Aires, abriendo la presentación leyendo un cuento de su autoría: Intermitencias de la Muerte. En 2009 lee Retazos Blancos, Negros y Sepia