Diario Judío México -

El Ultimo 11

I.

“Un país bombardea dos países. La impunidad podría resultar asombrosa si no fuera costumbre. Algunas tímidas protestas dicen que hubo errores. ¿Hasta cuándo los horrores se seguirán llamando errores? Esta carnicería de civiles se desató a partir del secuestro de un soldado. ¿Hasta cuándo el secuestro de un soldado israelí podrá justificar el secuestro de la soberanía Palestina? ¿Hasta cuándo el secuestro de dos soldados israelíes podrá justificar el secuestro del Líbano entero? La cacería de judíos fue, durante siglos, el deporte preferido de los europeos. En Auschwitz desembocó un antiguo río de espantos, que había atravesado toda Europa. ¿Hasta cuándo seguirán los palestinos y otros árabes pagando crímenes que no cometieron? Hezbollá no existía cuando Israel arrasó el Líbano en sus invasiones anteriores. ¿Hasta cuándo nos seguiremos creyendo el cuento del agresor agredido, que practica el porque tiene derecho a defenderse del ? Iraq, Afganistán, Palestina, Líbano… ?Hasta cuándo se podrá seguir exterminando países impunemente? Las torturas de Abu Ghraib, que han despertado cierto malestar universal, no tienen nada de nuevo para nosotros, los latinoamericanos. Nuestros militares aprendieron esas técnicas de interrogatorio en la Escuela de las Américas, que ahora perdió el nombre pero no las mañas. ¿Hasta cuándo seguiremos aceptando que la tortura se siga legitimando, como hizo la Corte Suprema de Israel, en nombre de la legítima defensa de la patria? Israel ha desoído cuarenta y seis recomendaciones de la Asamblea General y de otros organismos de las Naciones Unidas. ¿Hasta cuándo el gobierno israelí seguirá ejerciendo el privilegio de ser sordo? Las Naciones Unidas recomiendan pero no deciden. Cuando deciden, la Casa Blanca impide que decidan, porque tiene derecho de veto. La Casa Blanca ha vetado, en el Consejo de Seguridad, cuarenta resoluciones que condenaban a Israel. ¿Hasta cuándo las Naciones Unidas seguirán actuando como si fueran otro nombre de los EE.UU.? Desde que los palestinos fueron desalojados de sus casas y despojados de sus tierras, mucha sangre ha corrido. ¿Hasta cuándo seguirá corriendo la sangre para que la fuerza justifique lo que el derecho niega? La historia se repite, día tras día, año tras año, y un israelí muere por cada diez árabes que mueren. ¿Hasta cuándo seguirá valiendo diez veces más la vida de cada israelí? En proporción a la población, los cincuenta mil civiles, en su mayoría mujeres y niños, muertos en Iraq, equivalen a ochocientos mil estadounidenses. ¿Hasta cuándo seguiremos aceptando, como si fuera costumbre, la matanza de iraquíes, en una guerra ciega que ha olvidado sus pretextos? ¿Hasta cuándo seguirá siendo normal que los vivos y los muertos sean de primera, segunda, tercera o cuarta categoría? Irán está desarrollando la energía nuclear. ¿Hasta cuándo seguiremos creyendo que eso basta para probar que un país es un peligro para la humanidad? A la llamada comunidad internacional no la angustia para nada el hecho de que Israel tenga doscientas cincuenta bombas atómicas, aunque es un país que vive al borde de un ataque de nervios. ¿Quién maneja el peligrosímetro universal? ¿Habrá sido Irán el país que arrojó las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki? En la era de la globalización, el derecho de presión puede más que el derecho de expresión. Para justificar la ilegal ocupación de tierras palestinas, la guerra se llama paz. Los israelíes son patriotas y los palestinos son terroristas, y los terroristas siembran la alarma universal. ¿Hasta cuándo los medios de comunicación seguirán siendo miedos de comunicación? Esta matanza de ahora, que no es la primera ni será, me temo, la última, ¿ocurre en silencio? ¿Está mudo el mundo? ¿Hasta cuándo seguirán sonando en campana de palo las voces de la indignación? Estos bombardeos matan niños: más de un tercio de las víctimas, no menos de la mitad. Quienes se atreven a denunciarlo son acusados de antisemitismo. ¿Hasta cuándo seguiremos siendo antisemitas los críticos de los crímenes del de estado? ¿Hasta cuándo aceptaremos esa extorsión? ¿Son antisemitas los judíos horrorizados por lo que se hace en su nombre? ¿Son antisemitas los árabes, tan semitas como los judíos? ¿Acaso no hay voces árabes que defienden la patria palestina y repudian el manicomio fundamentalista? Los terroristas se parecen entre sí: los terroristas de estado, respetables hombres de gobierno, y los terroristas privados, que son locos sueltos o locos organizados desde los tiempos de la guerra fría contra el totalitarismo comunista. Y todos actúan en nombre de Dios, así se llame Dios o Alá o Jehová. ¿Hasta cuándo seguiremos ignorando que todos los terrorismos desprecian la vida humana y que todos se alimentan mutuamente? ¿No es evidente que en esta guerra entre Israel y Hezbollá son civiles, libaneses, palestinos, israelíes, quienes ponen los muertos? ¿No es evidente que las guerras de Afganistán y de Iraq y las invasiones de Gaza y del Líbano son incubadoras del odio, que fabrican fanáticos en serie? Somos la única especie animal especializada en el exterminio mutuo. Destinamos dos mil quinientos millones de dólares, cada día, a los gastos militares. La miseria y la guerra son hijas del mismo papá: como algunos dioses crueles, come a los vivos y a los muertos. ¿Hasta cuándo seguiremos aceptando que este mundo enamorado de la muerte es nuestro único mundo posible?”.

II.

-Interesante, Mustafá – dijo Alí.

-Evidentemente, este intelectual está de nuestro lado, situación que no nos viene nada mal, te diré.- repuso Mustafá.

– Es un escritor para masas, todo el mundo lo sigue, realmente nunca imaginé que íbamos a tener tanta suerte.

-Te confieso, Mustafá, que me sorprende que no diga nada de nosotros. Es decir, se supone que es un hombre que denuncia la muerte. Pero estamos de parabienes. Lo cual nos permite actuar con mayor tranquilidad.

-Efectivamente. Mientras estos Occidentales, porque, no dejan de ser infieles Occidentales, estén entretenidos peleando contra Usa e Israel, y manifestando por el mundo a favor de Palestina, ni nos registran. Los judíos nos vienen fenómeno para todo, como siempre, Mustafá, ja ja. Te confieso que son un Recurso muy valioso para Nuestra Causa, porque todo el mundo se entretiene con el Conflicto del Medio Oriente, además del excelente papel que ha desempeñado Irán y la polémica que generó con sus vanguardistas declaraciones del de estos Judíos, dijo su presidente que Ellos han inventado una leyenda en la cual los judíos fueron masacrados y la pusieron por encima de Dios, las religiones y los profetas. Dijo que en occidente se le ha dado mayor significado al mito del genocidio judío, aún más que a Dios, la religión y los profetas, y se trata de manera severa con aquellos que niegan esta leyenda pero no hacen nada a aquellos que niegan a Dios, la religión y los profetas. Dijo así: “Si ustedes quemaron a los judíos, ¿por qué no le dan un pedazo de Europa, los Estados Unidos, Canadá o Alaska a Israel? Nuestra pregunta es, si ustedes cometieron el crimen, ¿por qué una nación inocente como Palestina tiene que pagar por ese crimen?”, ¡es brillante! A mí no se me habría ocurrido esa idea tan naif del , y está buenísima- dijo Alí.

-¡La modernidad laica es el mal por antonomasia; los religiosos y los políticos que gobiernan según los esquemas laicos y modernos son infieles, y por consiguiente, se les debe combatir hasta destruirles! El único remedio al mal es la rebelión conducida por la vanguardia de los verdaderos creyentes. Los que se sacrifican. ¡El martirio es por amor a la comunidad! ¡La Rebelión y La Guerra Santa hasta el Martirio son los medios para abatir los regímenes infectos y corruptos, de cualquier tipo o secta que sean! – Repuso enfervorizado Mustafá.

-Todo sea por nuestra causa- dijo Alí.

III.

Interrumpieron por unos instantes su diálogo. Era la hora de la oración. Ambos se agacharon, en dirección a La Meca.

Luego, ambos permanecieron en silencio recordando el Fin Sagrado:

“¡Compañeros, hermanos! Ha llegado el día en el que podéis comenzar la organización de la verdadera guerra santa contra vuestros opresores. La Internacional comunista hoy se dirige a los pueblos de Oriente y les grita; ¡Hermanos! Os llamamos a la guerra santa, a la guerra santa en primer lugar contra el imperialismo inglés! Retened bien estas palabras: cada capitalista inglés no hace trabajar solamente a docenas y centenares de obreros ingleses, sino a centenares y millares de campesinos en Persia, Turquía, India, y en otros países sometidos al capitalismo británico. La conclusión que se impone es que este millardo y cuarto de población oprimida debe unirse; y que si estas legiones de esclavos se unen no habrá ninguna fuerza en el mundo que pueda someterla a esos bandidos que se llaman «capitalistas ingleses». Además, los representantes de los trabajadores comunistas de todo el mundo os dirigen esta invitación y os ofrecen su ayuda fraterna en esta lucha, tan dolorosa como dura, pero inevitable. ¿Hay cosa peor a lo que acostumbrarse? (…) Arriesgando por arriesgar no hay nada que perder al jugarse la vida estando armados. Los tres principios del fundamentalismo islámico: la modernidad laica es la causa de los males y los gobiernos que actúan en esa dirección son los únicos responsables; el único remedio es la rebelión de las vanguardias de creyentes; y la guerra santa es la culminación de la lucha, han representado la única esperanza para las masas argelinas privadas de las auténticas organizaciones clasistas y revolucionarias comunistas. El Corán con sus preceptos de caridad, justicia y solidaridad para los pobres se convertirá en la nueva constitución; de esta manera ya no habrá necesidad de policía, pues el control de la moralidad y la aplicación de la ley religiosa serán llevados a cabo en las mezquitas; todos los fieles son combatientes y por tanto parte del ejército que puede ser reducido; los impuestos serán eliminados y sustituidos por los zakat, los impuestos religiosos según la tradición coránica. Con el ahorro presupuestario obtenido se podrá dar una aportación a las mujeres, a las cuales se les pedirá que dejen el trabajo y que se ocupen exclusivamente de la familia.”

IV.

– El corazón de nuestros niños no alberga duda y miedo, sino una fuerte voluntad para convertirse en mártires ya que la Jihad se ha convertido en ambición común a muchos niños, gracias a la cual lograrán prestigio, y su inmortalización en el seno de su pueblo. Esto es magistral. Morir en nombre de Alá es ser un héroe a sus ojos. Hemos reclutado y entrenado a nuestros niños para la más noble causa, utilizando uniformes de combate, camuflando sus caras con pintura negra y asumiendo el deseo de recorrer el camino del martirio. ¿Saben que tenemos 140.000 niños entrenados para la Guerra? ¡Que caiga la vergüenza sobre aquel que no enseña a sus hijos la educación de la Yihad;

bendito sea aquél que dona un cinturón de explosivos para él mismo o para sus hijos! – Dijo El Grande; Al Rashid Al Fatim.

El Grande; Al Rashid Al Fatim, el futuro Profeta.

El número Uno en La Organización.

Alí Al Kahil y Mustafá Al Ahmed son su mano derecha, en la organización del Magistral Operativo en que se hallan inmersos.

Ellos forman una célula de la Unión para la Jihad. Ya llevan cinco años planificando este Ültimo y Sagrado Fin. Su Sagrada Filosofía es el Odio a Occidente y se consideran “muyahidines” dispuestos a morir como mártires para extender la yihad contra los infieles.

V.

Todo está listo. Es la víspera del Gran Día. De la entrada de todos en el paraíso. Han repasado todos los detalles, la coordinación de los cinco Grupos que trabajaron en conjunto durante todos estos años, uno por cada continente. Prontos los pasajes en las distintas compañías aéreas, se trataba de seiscientos sesenta y seis vuelos y en cada uno viajarían dos pilotos, y dos “ayudantes”. Los pilotos y ayudantes se habían integrado a la vida del país que les había sido destinado para la preparación, para la Misión. Mimetizados con el entorno, nadie jamás habría sospechado lo que mañana sucedería. Habían pasado varios años y la gente había olvidado, salvo los familiares de las víctimas que habían perecido.

La fecha había sido establecida, era por supuesto un Once. Pero sería el último. A partir de ese instante, se habían dedicado años, a planificación de estrategias, conseguir infiltrados, evadir los controles pagando cuantiosas cifras. Todos los vuelos eran en los de la clase de aviones de los de última generación, el Concorde II, que se había aprobado hace algunos años, y por supuesto, superaba ampliamente la velocidad del sonido.

Los objetivos fundamentales se encontraban en: Sydney, Tokio, Beiging, Moscú, Filipinas, París, Londres, Estocolmo, Dublín,

Berlín, Colonia, Viena, Praga, Budapest, Sofía, Atenas, Roma, Madrid, Barcelona, Ciudad del Cabo, Varsovia, Kabul, Kandahar, Tel Aviv, Jerusalem, Haifa, Eilat, Beirut, Teherán, Bagdad,,Marsella, El Cairo, Nueva York, Ottawa, Chicago, Washington, San Francisco, Miami, Boston, Mexico, La Habana, Puerto Príncipe, San José de Costa Rica, Bogotá, Caracas, Quito, Lima, Santiago de Chile, Buenos Aires, Montevideo, San Pablo, Brasilia, Santa Fe, Córdoba, Usuahia, Antártida, La Paz, Asunción.

Al Rashid Al Fatim, se abrazó con Alí Al Kahil y Mustafá Al Ahmed, y esa noche durmieron en absoluta paz.

Al día siguiente, explotó el Mundo.

(Fuente del numeral I: Texto de Eduardo Galeano)

Continuará: “Epílogo “

* Oprima aquí para leer los capítulos anteriores .

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDesde Adentro 87a parte: Reforma Hacendaria
Artículo siguientePrimeros auxilios para crisis de ansiedad
Anna Donner Rybak nace en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. Es analista en sistemas, escritora y artista plástica. Escribe diversos géneros: Cuentos históricos, cuentos de humor, Columnas de actualidad, Ensayos, Poesía y Fantástico. En 2007 participa como integrante del coro ACIZ CANTAMOS en el encuentro Interamericano de Coros en la Ciudad de Buenos Aires, abriendo la presentación leyendo un cuento de su autoría: Intermitencias de la Muerte. En 2009 lee Retazos Blancos, Negros y Sepia