Diario Judío México -

La vida humana está llena de personas y lugares que hemos dejado voluntaria o involuntariamente. Desde quienes han llegado de países lejanos hasta quienes han vivido en un solo lugar y ya tienen una edad que implica una memoria larga que hace resurgir escenas de sus vidas como fotografías a todo color.

Una señora de 65 años me cuenta que constantemente se acuerda de muchas cosas que ha hecho en su vida y ahora que está jubilada y su quehacer ha disminuido en forma considerable, eso es alimento para confirmar que su vida ha sido útil aunque por el paso del tiempo sus actividades han disminuido.

Personas que han sobrevivido a guerras o regimenes autoritarios y totalitarios con el paso del tiempo recuerdan con nostalgia, tristeza e incluso remordimientos de conciencia ante las personas que se quedaron allá y no tuvieron la oportunidad de salir. Algunas murieron víctimas de quien en ese tiempo detentaba el poder y lo ejerció en forma arbitraria y criminal. ¿Qué sentimientos producen estos recuerdos en los que si salieron y se salvaron?

¡Tuvieron que salir huyendo! Se dice fácil. No pensamos en los detalles que hicieron posible es huida. ¿Qué tuvieron que dejar en el país de origen? ¿Cómo lo hicieron? ¿De donde y como obtuvieron los medios económicos? ¿Cómo obtuvieron sus visados y permisos de trabajo en el país al que llegaron? ¿A quien traicionaron y sobre quien tuvieron que pasar? Este proceso agotador puede acabar con la fuerza interna del actor que lo está llevando a cabo. Quedan cicatrices perpetuas que transforman la forma de ser de quién lo ha tenido que vivir.

Se ha comprobado a través de diferentes forma de psicoterapia que estas cicatrices del alma se transmiten a las generaciones que siguen en forma inconsciente. Me ha tocado ver a personas con muchos miedos y que no saben de donde vienen ni porque los tienen. ¿Por qué me angustia tanto salir de viaje? ¿Por qué me pongo tan tenso cuando tengo que empacar para un viaje de placer? ¿Por qué cuando escucho gritos el alma se me va al cielo?

Acaso son residuos de vivencias de nuestros antepasados que tuvieron que embarcarse en migraciones forzosas con riesgos de perder la vida. Hay quienes salen exitosos de esta aventura otros por el contrario sucumben y adquieren rasgos de conducta extraños y desagradables.

Algunas de las personas que salen avante niegan todo lo que si tuvieron en su infancia al grado de no querer o saber reconocer a quienes crecieron con ellos. Leonor, víctima de una violencia familiar en una familia disfuncional cuando era niña, metió todos sus recuerdos en un cajón que no quería abrir. Algunos años después un primo con el que jugaba cuando era niña la reconoce en la calle y ella está tan comprometida en olvidar que finge que no lo conoce y con esto se hace otro daño que quiere guardar para no tener que recordar. Así ese cajón crece tanto que empieza a dañar su salud mental. Podemos recordar, hablar de lo que sentimos y después guardarlo con serenidad y paz.

Don Pascual relata que salió de Polonia en 1925, con su hermano mayor y la idea que tenían era llega a un estado de la Unión Americana donde el resto de la familia de Pascual había emigrado años antes. Al llegar a las oficinas de migración no les dan el visado ya que Leonardo, el hermano 18 años mayor venía en silla de ruedas y no podía caminar. Ambos tuvieron que seguir viaje a algún otro país donde los dejaron entrar. Pascual que era bastante joven tuvo que aprender a vivir sin sus padres y hermanos. ¿Qué cicatrices en el alma dejaron estas vivencias?

La familia de Pascual ha vivido en carne propia las inseguridades del abuelo heredadas a las siguientes generaciones solamente con manifestaciones de miedo que roen el alma y las entrañas; algo que no es claro, incluso inconsciente y sin embargo tiene efectos dentro de quienes fueron víctimas de estas irregularidades y sus herederos. El sentimiento de inseguridad y falta de pertenencia es desolador para el que le toca vivirlo. Cuando es detectado y se puede hablar y llorar por lo acontecido el efecto negativo disminuye en forma considerable; sabemos que esto no siempre es posible ya que las personas lo guardan dentro como si fuera una vergüenza. Muchas veces se convierte en un secreto labrado en fierro al cual no se puede penetrar; parece olvidado, pero la cicatriz que dejó sigue viva. Cuando se nos rompe una pieza de porcelana y la pegamos, sabemos que no volverá a estar como cuando salió de la fábrica.

A pesar de las cicatrices dejadas a lo largo de la vida, hay quienes si logran hacer una vida satisfactoria. Sucede que aquellos rasgos de familia positivos que existieron vuelven a surgir en las generaciones venideras. La abuela que vivía en en 1930, tocaba el piano con perfección. Su nieta, que nunca supo nada de esto ya que en la casa no se hablaba de ese pasado escondido en lo más profundo del baúl de los recuerdos, retoma esta capacidad 50 años después con la misma destreza de la abuela que nunca habló de su pasado ya que querían enterrar la dureza del proceso que había vivido. ¡Como si esto fuera posible!

En cualquier historia de vida hay que retomar la valentía de quienes se supieron arriesgar para salvar sus vidas y las circunstancias los favorecieron. Son muchas líneas que tienen que conjuntarse para lograr el éxito y esto no siempre es factible. Cuando se guardan las cosas quedan junto la tristeza con las alegrías, las vergüenzas con las valentías que son ejemplos a seguir.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa importancia de Siria e Irán para Rusia
Artículo siguientePlaceres culinarios
Esther Friedman es Psicoterapeuta individual, pareja, familiar y de grupo con especialidad en "adultos mayores". Cursó la Licenciatura y maestría en Sociología en la UNAM donde fue docente en las cátedras de Psicología Social, Pedagogía y Psicoanálisis y Sociedad.Ha sido Terapeuta Familiar y Docente en el ILEF, donde también funge como docente y Supervisora desde 1993.En 1997 fundó y coordina hasta la fecha El Centro de Adultos Mayores (CAM), en ILEF. Terapia individual, familiar y de pareja donde se llevan a cabo constantes "grupos de reflexión" y talleres acerca de "Sensibilización acerca de la vejez", "Pareja y Familia", "El individuo en su contexto", entre otros.Obtuvo "Mención Honorífica" en su Tesis de Licenciatura en Sociologia sobre "El Divorcio". En Abril del 2001, presentó como tesis de maestría de Sociología en la UNAM, la tesis "MODERNIDAD Y VEJEZ" 1960-1999. Estudios de Caso en la Ciudad de México (Mención Honorífica).Ha participado en congresos nacionales e internacionales presentando los siguientes temas: "La resonancia y el sistema terapeutico total en la clínica de la 3ª y 4ª. Edad" en octubre de 2001.En marzo de 2002, en el congreso Vivere e "curare" la vecchiaia nel mondo se presentaron en Italia, (Génova), dos ponencias nuevas sobre el mismo tema: "Abuelita dime tu" y "Concierto de voces en el Sistema Terapeútico".En el Congreso Nacional de Terapia Familiar 2003, presentó " La resonancia en el sistema terapéutico total" ante ciertos casos especiales en la vejez.En Junio de 2005, se presentó ponencia en el congreso del CIESAS en Cuernavaca, Morelos sobre los prejuicios que se tiene sobre la vejez.en: The mexican internacional family Strenghs Conference in June 2005.Ponencia family and old age prejudices organizado por el centro de investigaciones y estudios superiores en antropología social ciesas y la universidad de nebraska en junio en Cuernavaca, MorelosEn 2005 se participó en el Congreso de Tlaxcala con dos carteles: El arte de envejecer y Prejuicios que condicionan la vejez en el Primer encuentro regional "la familia y su contexto: Perserspectivas de analisis y niveles de intervencion en el marco del XXVI aniversario departamento de educacion especializada Tlaxcala de Xicontencatl.En noviembre del 2006, en el Congreso Internacional de Terapia Familiar, en Acapulco Guerrero, se presentó la ponencia "Identidad en la Vejez".En febrero 2008, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Constelaciones Familiares y en él se llevó a cabo un taller de "Adultos Mayores".Septiembre-Diciembre 2008, en el Instituto de ConstelacionesFamiliares se llevó a cabo un curso de Sensibilización ante la Vejez durante diez sesiones de 3 horas cada una.En agosto 2008, en un evento llevado a cabo por el DIF de Colima, se dio una conferencia magistral sobre la vejez titulada: "Soledad, Aburrimiento y Depresión" y Un taller sobre "La Sabiduría de la Vejez".Visiones personales internas. Testimonios de los Viejos; temas más importantes que les preocupan.Una Nueva cultura de la Ancianidad: opiniones personales de los adultos mayores para una forma de vida más armónica.