Sefarad Editores presenta una gran obra clásica de Howard Fast:

Mis gloriosos hermanos

Howard Fast, maestro de las letras judeo-norteamericanas, novela las guerras de los Macabeos contra la ocupación sirio-griega de la Tierra de Israel, más de un siglo y medio antes del nacimiento de Jesús. La gesta de Judas Macabeo, su padre y sus hermanos, que culminó con la consagración del Templo de Jerusalén una vez expulsados​​los invasores, es recordada cada año por las comunidades judías durante la celebración de Janucá, que recordamos en los días pasados.
En el año 1948, un escritor entonces poco conocido llamado Howard Fast escribió una novela histórica con un tema que hasta el momento nadie había abordado en las letras norteamericanas. Se trata de Mis gloriosos hermanos, y en ella relataba –con la dosis de fantasía literaria propia de cualquier novela– la de Matatías, de la estirpe asmonea, y sus cinco hijos, los macabeos.
La familia de Matatías entró en la por haber encabezado y dirigido durante 40 años una rebelión popular triunfante contra la dinastía greco-siria de los seléucidas, gobernada por el rey Antíoco IV Epífanes, quien por entonces ocupaba la ciudad de Jerusalén y todo el territorio de Judea.
Para Howard Fast esta novela significó la posibilidad de reivindicar su condición judía en un tiempo en que las noticias que llegaron de Europa sobre el alcance brutal del colmaban de pesar y desconcierto a los judíos que mantenían una vida confortable en los Estados Unidos. Paralelamente, la de los macabeos ilustraba una gesta en la que la lucha por valores trascendentes, como la tierra, la libertad y el orgullo nacional, alcanzaba una dimensión épica.

Clic aquí si deseas adquirir "La novela de Janucá"

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué estarías dispuesto a hacer ante una injusticia?
Artículo siguientePalabra Yiddish de la semana: Semana de la Informática