Este es el artículo 19 de 24 en la serie La Nueva Caballería Andante

El Sueño Del Gran Maestre.

A Javier Gayán, nuestro amigo cálido y bueno de las Navas del Marqués, y que ya descansa en el regazo del Eterno. ¡NOS VEREMOS JAVIER, NOS VEREMOS!. LA ETERNIDAD NOS ESPERA.

Al profeta Elías y San Jorge, que son los santos patrones de los Caballeros Andantes.
“El sol no brilla sobre nosotros, sino en nosotros.”
John Muir.

El dragón es la terrible pesadilla de la humanidad entera y el monstruo ante el que temblamos es la fuerza del mal, a la que llamamos "diablo"... quien posea coraza y espada no tiene por qué temerlo... Pues las armas de Dios son más poderosas que el dragón. San Jorge no está para que lo admiremos, sino para que veamos lo que debemos hacer. Él nos dice que existe un dragón y que todos estamos llamados a ser matadores de dragones.

Homilía de Joseph Ratzinger, 23 abril de 1950. Fiesta de San Jorge.

****

Dormía en la tranquilidad de espíritu el Gran Maestre, cuando sintió una suave brisa acompañado de una luz blanca, estaba en un sueño y en una aparición. Un rostro angelical iluminó las puertas de un nuevo trazado en el universo del camino.
Aquel Ángel del Cielo tenía la dulzura y el rostro de su madre.

En el amor más puro y sincero, su madre le mostró un objeto sagrado con unas palabras arriba que decían, Grial, debajo del cáliz y acompañándolo se encontraba inscrito, CALIC 3.

La Caballería Andante había tenido un ascenso, se le había hecho entrega al Gran Maestre, don Antonio de Quintana de la Serena, por su pureza como Sir Galahad, que según las leyendas del rey Arturo, fue uno de los tres que alcanzaron el Grial, de ser el portador y salvaguardar el auténtico linaje de Jesucristo, y de custodiar el origen del entendimiento entre civilizaciones, para que las fuerzas del amor y la luz ganen la batalla a las sombras.
Una Santa Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, recogidos en la Triple Cruz Patriarcal.

Interpretaciones abiertas sobre tal significado quedan en reflexión para los lectores, pero su sentido Profético y Santificado se remonta al inicio de los auténticos Caballeros Templarios, quienes tuvieron su auténtica morada en los cielos espirituales y donde aquí abajo solo vimos el pálido reflejo de su alto servicio al Eterno.

El Grial como Cristo resucitado y con ello sus auténticos Soldados Espirituales, los Caballeros del Santo Sepulcro debían reaparecer.

Junto al alba del mañana empezaba un destino, una elevada misión junto a los Grandes Caballeros Blancos guardianes de este mundo.

Al levantarse, el Gran Maestre había dejado escrito a pluma y tintero sobre el escritorio lo siguiente:

"La búsqueda del Santo Grial exige unas condiciones de vida interior raramente reunidas. Las actividades exteriores impiden la contemplación que sería necesaria y desvían el deseo. La búsqueda del Grial inaccesible simboliza la aventura espiritual y la exigencia de interioridad, lo único que puede abrir la puerta de la Jerusalem celestial, donde resplandece el Cáliz Divino. La perfección humana se conquista, no a golpe de lanza como un tesoro material, sino por una transformación de la mente y del corazón. Hay que ir más lejos que Perceval, para alcanzar la transparencia de Galaad, viva imagen de Jesucristo. El Grial Cristiano es también el símbolo de soberanía y perfección, un objeto de búsqueda que no está al alcance de cualquiera, aunque seamos como tú y yo caballeros andantes, Kadan, aseveró don Antonio de Quintana. El Grial es la plenitud interior que siempre han buscado los hombres, como expresa un pensador de nuestro tiempo."

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.
Enero de 2021 – Tebet 5781

Más Artículos en esta Serie

<< La Nueva Caballería Andante. Capítulo 18La Nueva Caballería Andante. Capítulo 20 >>

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorSeveras críticas a la ortodoxia en Israel
Artículo siguienteLa Autoridad Palestina amenaza con demandar al embajador de Estados Unidos por el reconocimiento de la Ciudad de David