LOS CABALLEROS ANDANTES EN MARRUECOS.

 

             Ama ser desconocido y tenido en nada.

            Ama nesciri et pro nihiho se reputari.

Imitación de Cristo.

Thomas de Kempis.

Nada se parece más a Dios que el silencio.

M.Eckhart, místico Alemán.

No hay lágrimas que laven los besos de la muerte.

Delmira Agustini.

A una mujer hermosa que desde la paradisiaca playa de Atacames en el Océano Pacífico, nos mostró una imagen de Afrodita Venus de sonrisa luminosa y hermoso cuerpo que nos reconcilia con la vida.

*****

Rumbo a toda vela habían dejado España, el Extremeño y el de Brunete, que aún se veían sus costas, con añoranza y el juicio ganado y encontrado, al haber cumplido con la penitencia, la lucha, la lucha, la que hoy no se ve, pero que es el fuego espiritual mezclado con su sangre.

El viaje de contemplación, de misericordia, de amores navegando, cortando el mar, espuma de un sueño, del motor que da vida y alivia heridas.

El amor verdadero debe ser como encontrar Tánger a nado dijo el extremeño, allí hace mucho años me enamoré de una joven Hebrea, se llamaba Estrella. Eran los años setenta del siglo pasado, cuando Mason asesinó a la mujer de Polanski el cineasta, se llamaba Sharon Tate, qué bella era, suspiró el Gran Maestre, mientras la suave brilla del mar traía más recuerdos del perfume del paso pavoroso de tiempo que te desaloja de todos los sitios….

La noche antes de mi partida de Tánger me despedí de la joven Hebrea, ahora ya en el otoño de la vida recuerdo sus bellos ojos llorosos que besé silenciosamente, nunca volví a ver a la joven bella judía, pero su recuerdo aún palpita en mi memoria, y estos recuerdos son las cosas por la que la vida merece ser vivida, y que nos hace afrontar el fin con coraje.

El recuerdo de unos ojos y suspiros de un amor que estuvo en su tiempo, nos hacen ver que todo tiene una recompensa, que el amor redime, que lo podemos dar y recibir. Y que ya en época otoñal, el Caballero Andante y vencedor en mil batallas, se emociona al ver a una mujer hermosa, que en las playas esmeraldas de Atacames ofrece su sonrisa de Afrodita, Venus prometedora de promesas y esperanzas de amor…

El amor todo lo vence, como vencerá por dentro y por fuera a quienes tratan a las personas como moneda de cambio, a los tratantes que juegan con el drama de las alambradas, a los tiranos que desprecian a su pueblo y han olvidado que ellos también son humanos, y que más tarde o temprano deberán dar cuentas de sus acciones, y así concluyó el Gran Maestre, dirigiéndose a su amado Escudero y Caballero Andante, don Alberto kadan, del heroico brunete, quien tuvo un amor en Brunete dulce como el Sol que fue su esperanza, la Dulcinea, la Renata o Renacida de la Vida.

Así quedaba escrito en los libros de caballerías los amores de los héroes, para la causa de la Nueva Caballería Andante y su misión en el mundo.

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.
Mayo de 2021 – Siván 5781

 

1 COMENTARIO

  1. Una bella historia de amor en Tánger ,la cuidad que encandila los corazones como al protagonista de este encantador relato .

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorCalma entre Israel y Gaza mientras EU y Egipto buscan consolidar la tregua y Embajador agradece a Embajada Cristiana
Artículo siguienteIsrael-Hamas: saldos