LAS FUERZAS QUE DEFIENDEN ISRAEL.

TOLEDO.

Peñascosa pesadumbre,

Gloria de Dios,

Gloria de España, y

Luz de sus ciudades.

Miguel de Cervantes Saavedra.

No hay nada peor que el rechazo, la indiferencia y el silencio como respuesta.

Martin Luther King.

En Toledo, como en Brunete, el comunismo sufrió grave derrota.

A. Espejo

A Raquel la Fermosa, bella dama hebrea toledana, amada con delirio por un rey de Castilla.

A las damas Doña Dulcinea Maria y Doña Renata Babic, que siendo no menos bellas que la Fermosa Doña Raquel, son las Damas y Musas de los Caballeros Andantes, encaminados a deshacer entuertos y reparar agravios e injusticias.

*********

Cuentan los más ancianos que en las grandes gestas de los guerreros, siempre destacaron dos cualidades fundamentales, éstas son, la rectitud y la resistencia.

El nuevo Brunete se parece a Toledo, lugar de armonía y convivencia, enclave histórico y paladín de una unidad que respeta la diferencia, y que no manda a mercenarios obligados por tiranos a hacer una guerra injusta, ni tampoco una cruzada contra ninguna tierra.

Así cuenta la leyenda que un tirano escondido detrás de su ejército, y que tenía celos de , mandó un ejército extranjero con sus sables a destruir las obras de la Reconquista. Grande y poderoso era su ejército y temblaban hasta los puentes cuando éste salía. El enemigo celoso como siempre, quería usurpar la buena cosecha, quedarse con todo, mandar a un grupo de radicales bajo el yugo de la esclavitud y la muerte, a hacer la guerra de su infame codicia. Se percataron los Caballeros Andantes de tal infamia, corrieron desde Toledo, donde allí se encontraban elogiando una ciudad histórica de encanto, hablando así con los lugareños, las hermosas damas de la ciudad hacen reverdecer nuestros ímpetus amorosos.

Por otra parte, entramos en una época glacial del espíritu y los enemigos son grandes, y a veces nuestros espíritus están abatidos, es preciso ser nuevamente Quijotes actualizados. Nosotros creemos que en estas épocas crepusculares y decadentes como pocas, la nuestra se llena de desgracias, y sin darnos cuenta emergen los eremitas que son un faro en la obscuridad.   Es la época de los ermitaños, ellos son la salvación de una sociedad sin valores.
Ellos acabarán con el nihilismo de nuestra civilización terminal, agotada. Ahora se trata de enfrentar a los enemigos que ya tenemos en nuestras instituciones trufadas de socialcomunistas y antisemitismo.

El fascismo pardo está despertando letalmente, aprovechando el vacío moral de gran parte de la población. No somos ignorantes y percibimos males y peligros que nos desestabilizan. Fuera de una vez los vertederos interculturales, seamos duros como el diamante y no como el carbón de cocina, y siempre Israel como aliado y amigo.

Quedó el discurso del Gran Maestre inmortalizado en Toledo, cuando a toda velocidad llegaron a Brunete, para desmantelar la horrible madriguera de quienes enviaban mercenarios obligados y sobornados por falacias, promesas, viandas y el látigo en las espaldas, para que cumplieran con los caprichos y consignas de quienes se creen los dueños del mundo y exhiben una tiranía propia del medievo.

El Extremeño y el de Brunete ya encendidos por el fuego fueron directamente a asaltar la guarida del tirano y su escolta personal. Llegó la noche y prendieron lumbre a los alrededores de la mazmorra, por la vieja ciencia de la Caballería Andante le tiraron al fuego una especie de resina que multiplicaba el humo por cien. Salió la guardia personal del farsante, veinte hombres bien armados, la élite de las tropas mercenarias, sin saber que les esperaba una carrera fatal.

El Gran Maestre en vez de dar un golpe de martillo directamente, hizo que los persiguieran a pie, donde ellos tenían más posibilidades de hacerse con la victoria, pues como en las antiguas fortalezas templarias, el Gran Maestre había preparado una maratón de más de 42 km, entre arroyos, zarzales, caminos de subidas imposibles, de pueblo a pueblo y vuelta a empezar en el mismo origen de Brunete. Cayeron los mercenarios delante de todos, liberando así otros pueblos como Navalcarnero, Sevilla la Nueva y Coimbra, toda una noche con su día duró el combate contra lo imposible. Ya llegaba la nueva noche, cuando el Extremeño y el de Brunete, habiendo conquistado el camino de la Virgen de Guadalupe, y encontrándose las tropas mercenarias que yacían en el suelo, destruido su poder y con tal paliza en el cuerpo que los hizo despertar de su letargo, lloraban desde hacía horas en el suelo y otros en el hospital al haberse enfrentado a lo imposible, a la maratón más dura, donde solo el recto y el resistente sobrevive a la misma muerte, dueña y señora de esa terrible y casi imposible prueba, donde todo el mundo se rinde o muere.

Hicieron entrada los dos al pueblo, en la discreción del propio revuelo, en el agotamiento último donde se besa a la muerte, y oyes a los huesos quebrarse, mientras el tirano huye despavorido abandonando a lo que queda de su ejército.

En la pérdida casi irreversible de la consciencia llegaron a la cueva, tomaron algunas medicinas y sobreviviendo a la muerte reposaron allí tres días con sus noches, casi sin comer ni beber.

Por las noches mientras las Serranas curaban a los Caballeros Andantes, oyeron en el silencio espectral de la obscuridad, las falsas promesas y el odio que sus enemigos les habían inculcado a la población inocente para que pelearan a favor de los usurpadores.

Israel contaba con sus mejores hombres.

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.
Mayo de 2021 – Siván 5781