Este es el artículo 51 de 54 en la serie La Nueva Caballería Andante

LAS BRUNETAS Y EL CASTILLO DE VILLAFRANCA.

«Los hombres geniales empiezan grandes obras, los hombres trabajadores las terminan.»

Leonardo Da Vinci.

El tacto es la habilidad de llegar a un punto sin hacer un enemigo.

Newton.

Aquel que en la prosecución de la treta y la talla se defendiese sin herir, pudiendo, cumplirá con la mayor perfección, la perfección verdadera.

Luis Pacheco Narváez.

Escuela de esgrima, calle Academia.

A la memoria de Tico Medina que amó Israel.

*****

En esta etapa del camino, don Juan de Acosta, natural de Villanueva de la Cañada, nos relata una parte de la historia de la Nueva Caballería Andante, donde tras una época de sueño en el mundo de los libros, un tal Mohamed el Banoudi encontró en el Castillo de Villafranca un antiguo pergamino junto a un cofre, varios escudos y otras reliquias, donde se relataba un fragmento de la historia de la Nueva Caballería Andante, en el que un tal don Antonio de Quintana de la Serena y natural de Extremadura, junto con su Escudero don Alberto Kadan de Brunete, habían liberado a una dama muy bella y a uno de sus antepasados y dueños del Castillo, entre otros, un sarraceno llamado el Morillo, que durante la invasión árabe estuvo secuestrado junto con otra gente en el mismo Castillo. Paralelamente cuentan las crónicas de la Nueva Caballería Andante que una muy hermosa mujer, rubia de ojos azules que decían era cantora, y venía de Segovia como las primeras Brunetas y vestida con un paño basto de color negro, se había enamorado del de Brunete, un día que lo vio por el camino de Palomero junto al Gran Maestre, mientras ella, junto a otras mujeres, lavaba la ropa, y que también fue secuestrada por su inigualable belleza y llevada a Villafranca.

Andaban conmovidos los lugareños ante la crueldad de los secuestradores y ya sin poder soportar más la situación acudieron a pedir socorro a los Caballeros Andantes. Enviaron para tal petición a una dama a altas horas de la noche, con el paño negro para ocultarse, a la cueva de los Caballeros Andantes.

Cuenta el pergamino que fue restaurado por especialistas en la materia que el Gran Maestre meditó la gravedad de la situación, que iba dando vueltas de aquí para allá, ante una misión bautizada como la Misión de las Brunetas. El Castillo estaba altamente protegido, y dos hombres tendrían que enfrentarse a un ejército invasor ellos dos solos.

Era poco menos que una locura y desde luego la misión más peligrosa.

Aceptaron tras un periodo de reflexión liberar y tomar tal Fortaleza, además de abrir un flanco para que entraran las fuerzas de liberación del Ejército Cristiano.

La argucia que se le ocurrió al Gran Maestre don Antonio de Quintana de la Serena, fue digna de estudio durante generaciones. No se pierdan el despliegue de creatividad del Extremeño...

¿Cómo se podía tomar tal fortificación?

Llegaron hasta las inmediaciones los dos Caballeros Andantes, esquivando todo tipo de peligros y ocultándose entre la maleza, y la poderosa densidad del bosque. Se percató el Gran Maestre del arroyo que atravesaba el paisaje y que estaba a los pies del Castillo. Todo arroyo pasa también por este tipo de Ciudadela, lo aprendí en la vieja ciencia de la Caballería Andante, dadas las características de este tipo terreno y con esta altura, los ingenieros al hacer las canalizaciones del agua, habrán construido un túnel subterráneo, según la canalización del agua y que nos llevará al interior del castillo y hasta su parte más alta. -Expresó entusiasmo el Gran Maestre don Antonio de Quintana de la Serena.

¡Bien sabían estas cosas los Romanos!, concluyó.

Así lo hicieron los Caballeros Andantes, como expertos en el silencio y en el sigilo se introdujeron en el Fortín, y con las mismas cañas que habían utilizado para respirar bajo el agua dispararon a los guardias un poderoso somnífero, y ya, desactivada la defensa no tardaron mucho en abrir la mazmorra donde estaban los prisioneros. Llegaron a Brunete no sin antes atravesar algunos peligros y dejarse la carne entre las zarzas y la maleza para que no los descubrieran.

En el pergamino había dos dibujos muy representativos, uno se trataba de la Gran Maestre empuñando la vara de mando y liberación del Ejército de la Cristiandad y el otro de una cantora muy hermosa que devoraba a besos al de Brunete, y se tiraba en sus brazos, pues estando además ya enamorada fue liberada por el hombre que más amaba.

En otro de los pliegos se cuenta que Mohamed el Banoudi guarda no solo dos escudos verdaderos grabados con un toro negro de la Nueva Caballería Andante, sino que además tiene en su poder algunos tesoros y reliquias de la Nueva Caballería Andante y tres pergaminos que debían ser originales, según el cátedratico don José Polo, quien consiguió que se construyera una biblioteca de cátedra, y nunca mejor dicho, del inigualable y mayor archivo de investigación del mundo, con manuscritos inéditos de algunos de los mejores escritores que ha dado nuestra historia.

En estos tiempos modernos hemos utilizado las fuentes de información de los lugareños y el buceo en internet, mirando en las páginas, algunas oficiales como la del ayuntamiento de Brunete, así como utilizando el legado que dejó la Nueva Caballería Andante y su Vieja Ciencia heredada de los primeros Soldados de Cristo.

Los Caballeros Andantes habían abierto una puerta lateral de la fortaleza antes de irse para que lo tomara un flanco del Ejército de la Cristiandad.

Una Ciudadela siempre en un punto de vigía y ahora había sido recuperada en la Gran Reconquista de España.

¡Hay batallas que merecen ser luchadas!

¡El mañana ya era una realidad!

Así transcurre esta parte de la historia de la Novela que se convirtió por derecho propio en el hijo predilecto de España y la continuación de la novela más célebre y Universal de nuestra literatura, El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha continuada en la Nueva Caballería Andante, por el Gran Maestre don Antonio de Quintana de la Serena y el Escudero don Alberto Kadan Navarro Mora.

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.

TISHREI 2021 - SEPTIEMBRE 2021

Más Artículos en esta Serie

<< La Nueva Caballería Andante. Capítulo 52La Nueva Caballería Andante. Capítulo 55 >>

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAcciones Sostenibles: Huracanes, tormentas, sequías y cambio climático
Artículo siguienteAvanza el proyecto para digitalizar textos de la historia italo-judía