Este es el artículo 53 de 55 en la serie La Nueva Caballería Andante

No hay mayor pecado que el dejarse arrastrar por los deseos. No hay mayor calamidad que la falta de moderación. No hay defecto más doloroso que la ambición. Por eso el saber contentarse es el único buen duradero.

Lao Tse.

El genio es paciencia eterna.

Miguel Ángel.

Para convertirte en un artista tienes que ser curioso.

Leonardo da Vinci.

A todos los que se les entregó la Cruz Bermeja.

****

Amanecía camino a Tierra Santa cuando el rey Felipe VI de España envió una misiva a los Caballeros Andantes. El rey se había unido a la Reconquista y la Cruzada contra la perversidad de los cocodrilos de la cultura de la muerte, quienes ya hasta por un simple dolor de cabeza querían aplicar la eutanasia a quienes ya no consideran aptos para la vida, fueran jóvenes o no, cualquier excusa del racionalismo partidista valía para decidir quién muere y quien vive. Sí, señores y señoras, sentimos decirles que poco a poco los cocodrilos al haberse aprobado la eutanasia, la misma corrupción al respecto despojaba a la gente a escoger la vida, y hasta los sanos eran llevados al matadero como ovejitas mansas que se habían abandonado a la misma eutanasia general y administrativa.
El rey Felipe VI envió una misiva urgente, mientras los dos Caballeros Andantes inauguraban la nueva ruta de la Alianza con Oriente Medio, una ruta de espiritualidad y peregrinación, donde como antaño los mejores Caballeros de la Alianza defendían a los peregrinos de todo peligro. Acababan los dos Caballeros Andantes además de firmar La Paz entre todos los países de Oriente Medio, quedando además todos encantados por la buena obra y la riqueza en todos los sentidos que se estaba generando al establecer la ruta desde la cueva de Brunete hasta Jerusalén. En España hubo un rebrote de cocodrilos, así, fieles a su compromiso el Extremeño y el de Brunete regresaron en el primer vuelo a Madrid.
Allí estaba su majestad el rey de España Felipe VI con el apoyo de la mayoría de la ciudadanía, para darles el golpe definitivo a los que maltrataban y perseguían la Vida.
¡Ay, mi señor!, venérense un tropel de Caballeros y aquel que venía de la Serena les introdujo unas fuerzas misteriosas en el corazón de todo el equipo de la Alianza, y en todas las artes que es capaz de representar el hombre sobre la tierra, obtuvieron una victoria contundente, firmaba así un grabado de la Nueva Caballería Andante, don David de la Fuente, reconocido pintor Toledano de principios del siglo XXI.

En la calle Princesa de Madrid, se encontraron los dos Caballeros Andantes a los dos jefes en la sombra de la cultura de la muerte en España que ya querían huir a sus guaridas para seguir perpetrando nuevas fechorías.
Estaban rodeados estos de doce hienas que los escoltaban hasta los coches.
Viendo el Gran Maestre don Antonio de Quintana de la Serena tal escena, no puedo evitar arremeterles con todo lo que le quedaba.

Toda vez que las condiciones eran tan desfavorables como atenazadoras, el Gran Maestre cogió a uno de los jefes obscuros, y le metió una patada frontal en el pecho que lo desparramó por el suelo, el de Brunete, a base de patadas al estilo Muay Thay, había abierto la brecha hasta los dos jefes intelectuales de la tribu de los ladrones del pueblo, disfrazados como siempre de gente normal, hasta perderse en lujos obscenos tras instalarse la nueva máscara del poder. La otra jefa del clan consiguió meterse en el coche, pero el Gran Maestre más veloz que las tropas romanas, la agarró del jersey y la sacó del coche como si fuese un muñeco de trapo en las manos de un gigante.
Había cristales por el suelo, palos rotos, golpes por todos los lados se cruzaban en una batalla contra la tiranía que llegaba al origen de la cultura de la muerte en España, cortando de una vez por todas las crueles cizaña del buen trigo, con puños semejantes a bombas incendiarias que se precipitaban en sus cuerpos, para que estos pérfidos cocodrilos no aniquilasen más países.

La situación era también catastrófica para los dos Caballeros Andantes que estaban ya a punto de quedarse sin fuerzas, llevaban ya muchos minutos agarrados al cuello de los cocodrilos, como auténticos leones, cuando apareció el rey Felipe VI, y se les unió en combate cuerpo a cuerpo, como un poderoso toro de más de quinientos kilos, contra la maldad que quiere imponer una tiranía de lo más ecoica y narcisista jamás vista. Desequilibró la balanza el rey de España haciendo honor a la bravura del Extremeño y del de Brunete, venciendo a muchos enemigos de los allí presentes, con una velocidad y un valor que quebraba hasta el aliento.

¡Qué gran batalla presentaron!, Madrid recordará siempre la sana locura de los tres Caballeros que pelearon sin cuartel como Rocki Marciano, Chávez y Mohamed Ali, hasta que todos sus enemigos fueron derrotados y detenidos por el Ejército de la Alianza.
Hasta metieron a uno de los jefes en un cubo de basura justo al lado del Corte Inglés, al grito de aquí no escapa nadie.
Y como siempre habían hecho los Caballeros Andantes que escapaban de otras hermandades por su bravura, regresaron a la cueva de Brunete para dedicarse a sus escritos y las labores del campo, henchidos de paz y felicidad al saberse haber hecho lo correcto, y al sentir en las propias carnes la gran valía para España y Europa del rey Felipe VI.

De las noticias del mañana, tras las noches de combate, nada le importaban ya al Extremeño y al de Brunete, pues hay tanto por hacer...

Por el Gran Maestre don Antonio de Quintana de la Serena y su Escudero Alberto Kadan de Brunete.

ANNO TEMPLI CMIII
BRUNETE-MADRID.

JESHVÁN  2021 - SEPTIEMBRE 2021

Más Artículos en esta Serie

<< La Nueva Caballería Andante. Capítulo 55La Nueva Caballería Andante. Capítulo 57 >>

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorMarcos Achar a través de "Visit México" lleva el día de muertos a Nueva York
Artículo siguienteMientras la gente use cubrebocas, Sabina no hará más shows