Diario Judío México - El Gobierno polaco a principios del 2018, en la misma semana de la conmemoración del aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, uno de los campos más famosos y grandes, que contuvo a mucha gente situado en , aprobó una nueva ley que niega todo esto lo ocurrido en la segunda guerra mundial de acuerdo al . Se tipifica como delito que los ciudadanos de esta nación sean acusados de complicidad en el . Se contempló la pena de cárcel, sin embargo en verano 2018 se retiró la pena de cárcel que era de hasta tres años. Se dijo que las “falsas noticias” han llegado a , han tratado de vender la ley con un titular falso, además argumentan que “No existen los campos de exterminio polacos”, y que por lo tanto “Los campos eran alemanes”. Esto se considera absurdo ya que nunca se ha dicho que los polacos construyeron los campos, estos fueron construidos por los alemanes, pero fueron construyeron en territorio, con ayuda y en medio del silencio, todos estos polacos.

La ley generó una crisis diplomática entre y Estados Unidos, pues sufrió de grandes críticas de ambos países puesto que era considerada como un desafío de la verdad histórica, una falta a la libertad y un intento por difuminar directa o indirectamente la complicidad de los crímenes realizados por la sociedad polaca, hacia los judíos. Al retirar la pena de cárcel, la relación entre e y Estados Unidos mejoró, sin embargo, no como se esperaba puesto que se exponen discursos nacionalistas incluso actualmente.

Yad Vashem, el Centro de la Memoria del , reconoció a 6.706 polacos como “justos entre las naciones”, más que en ningún otro país. En su mayoría, fueron personas normales, ellos escondieron a judíos, los sacaron de forma clandestina, salvaron vidas judías, entre muchas otras. Los judíos no solo se escondían de los alemanes, que no vigilaban cada ciudad y cada pueblo sino también se ocultaban de los polacos, los informadores e incluso los asesinos polacos. Murieron asesinados tres millones de judíos locales, “Los alemanes dirigieron el exterminio y fueron los máximos responsables, pero no habrían podido hacerlo solos.”

Se espera que no se niegue la existencia de los actos realizados por los polacos al igual que por los nazis. Deseoso que la historia no se olvide. Imposible negar la existencia de tal evento a pesar de la invalidación de parte de un gobierno entero. La justicia y el tiempo harán lo suyo.