Diario Judío México - El pequeño tomate que llaman cherry(cereza), ha hecho un camino breve y fulgurante en el mercado de hortalizas. Mirado, en un principio, como una mera curiosidad genética, recluido en el sabroso pero no demasiado serio campo de los aperitivos, fue abriéndose paso hasta que, de la mano de los especialistas en compatibilidades e incompatibilidades alimenticias, para quienes esa solanácea que es el tomate posee ácidos que son los responsables de ´´apagar´´´o ´´marchitar´´ muy pronto la mejor de las ensaladas, a juicio de los entendidos se constató que el pequeño tomate no sólo no estropeaba lechugas y demás ingredientes sino que esperaba con toda la paciencia del mundo a ser mordido. A simple vista, entonces, esta odisea no tiene mucho valor, pero bien mirada la fuerza que en nuestros días tiene lo pequeño,  lo minúsculo, parece cada vez mayor. Tras un breve idilio, en el campo de los alimentos, con lo macro, con los pollos de doble pechuga y las terneras hinchadas a base de hormonas, se está viendo que, fiel al proverbio que dice que ´´lo bueno viene en envase pequeño´´, el tomatito en cuestión cautiva todas las miradas.

Originario del prehispánico, el tomatl ( cuyo nombre científico es Sonalum lypersicum)deriva su precioso nombre del náhuatl, la lengua de los sabios precolombinos. Su riqueza vitamínica es tal-dice Font Quer-, que  su alianza de vitaminas A y B y C lo hacen ideal en la prevención de muchas infecciones. Al parecer, y mientras lo aclimataban al Viejo Mundo en zonas no demasiado frías, los españoles trajeron con él y de América Central la costumbre de la samfaina, ya que ´´tomates y pimientos, reza el dicho, buenos amigos y siempre revueltos´´. Plato que en las regiones del Mediterráneo lleva el nombre de pisto y que se ha vuelto tan popular en verano que es imposible pasarse de él. Al margen, pues, de tantas salsas y recetas, también debemos al tomate ¡la sangre cinematográfica! En efecto, el séptimo arte lleva décadas perfeccionando mezclas que, a base de tomate triturado, se parezcan a nuestro más precioso líquido vital. Para no hablar de los italianos, quizás los europeos más tomateadictos que existan, con su cien y una fórmulas para aderezar y coronar sus salsas. Fueron ellos, sin duda alguna, los que establecieron que la mejor aliada del tomate es la hoja de albahaca fresca, después de la oliva negra, claro.

También el orégano confiere al tomate un gusto especialmente grato. De todo esto saben los ejemplares de buen tamaño, ya que los pequeños, al conservarse cerrados hasta la masticación, no admiten mezcla alguna en su sabor. Vaya una cosa por otra. En perfumería tanto como en gastronomía, a mayor volumen menos sabor y perfume. Y, sin embargo, nuestro venturoso pequeño tomate no ha perdido ni un ápice de gusto. Ya forma parte, al igual que las aceitunas que llaman arlequinas y los minúsculos huevos de codorniz, de la cohorte de delicatessen que adorna las mejores mesas. Ahora sólo debemos esperar a que su producción se dilate tanto como para que baje su precio. Napoleón y el rey Humberto I hubieran visto en esa pequeña joya alimenticia la prueba irrevocable de la voluntad que lo pequeño tiene de imponerse allí donde aparece. Una voluntad tan seductora como titánica.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.
Artículo anteriorEl buen vivir en Gourmet Polanco
Artículo siguienteLa luz y su reflexión
Poeta, narrador, ensayista y traductor, nació en Coronel Pringles, Buenos Aires, en el seno de una familia de origen hebreo. En 1970 se trasladó a Jerusalén para estudiar Cábala y en 1978 se estableció en Barcelona, donde se licenció en Filología Hispánica. Hoy combina la realización de seminarios sobre Cábala con su profesión de escritor.Incansable viajero, ha recorrido Estados Unidos, buena parte de Sudamérica, Europa e Israel.Publicó su primer libro de poemas, Los cuatro elementos, en la década de los sesenta, obra a la que siguieron Las frutas (1970), Los peces, los pájaros, las flores (1975), Canon de polen (1976) y Sámaras (1981).En 1976 inició la publicación de Planetarium, serie de novelas que por el momento consta de cinco volúmenes: Sol, Luna, Tierra, Marte y Mercurio, intento de obra cosmológica que, a la manera de La divina comedia, capture el espíritu de nuestra época en un vasto friso poético.Sus ensayos más conocidos son El arte de la naturaleza, Umbría lumbre y El ábaco de las especies. Su último libro, Azahar, es una novela-ensayo acerca de la Granada del siglo XIV.Escritor especializado en temas de medio ambiente, ecología y antropología cultural, ofrece artículos en español para revistas y periódicos en España, Sudamérica y América del Norte.Colaborador de DiarioJudio, Integral, Cuerpomente, Más allá y El faro de Vigo, busca ampliar su red de trabajos profesionales. Autor de una veintena de libros e interesado en kábala y religiones comparadas.