Se cree que hay varios factores que influyen e incrementan el riesgo a que se desarrolle la osteoartritis, los cuales pueden ser: herencia, obesidad, un accidente y/o el uso excesivo sobre ciertas articulaciones.

Herencia.- Las personas que nacieron con algún defecto, por mínimo que este fuera (piernas arqueadas o cadera dislocada, etc.), en las que las articulaciones no están correctamente ubicadas o el movimiento de esas son incorrectas, tienden a llegar a tener osteoartritis en algún momento de sus vidas.

En algunas familias, esta enfermedad puede presentarse a consecuencia de algún defecto hereditario en uno de los genes responsables de proporcionar el colágeno, la mayor proteína que compone el cartílago. Esto motiva a que el cartílago esté defectuoso y que haya un deterioro más acelerado. Es posible que este problema no presente ninguna dificultad durante la juventud, pero gradualmente el cartílago se va desgastando con el tiempo. Las mujeres con esta predisposición hereditaria están propensas a que aparezcan protuberancias en las articulaciones de los dedos.

Obesidad.- Muchos estudios indican que el sobrepeso aumenta el riesgo de padecer de osteoartritis en las rodillas. El peso del cuerpo durante la edad mediana y en los años posteriores parece influir enormemente en el riesgo a desarrollar osteoartritis en esas articulaciones, comenzando de 8 a 12 años antes de que aparezcan los síntomas. Es por ésto que recomendamos evitar aumentar demasiado peso al envejecer o bajar el peso excedente, lo cual puede ayudar a prevenir esta enfermedad en las rodillas.

Accidente o uso excesivo.- Algunas personas tienen el riesgo a que se desencadene la osteoartritis en ciertas articulaciones debido a un fuerte golpe o accidente o a un uso exhaustivo. El antecedente de algún accidente significativo en la rodilla o la cadera incrementa el peligro a padecer de esta enfermedad en sus articulaciones. Un ejemplo común es del futbolista que ha recibido un serio impacto en sus rodillas.

Si se puede evitar el trauma o el golpe a la articulación se ayudaría a prevenir la osteoartritis. Las articulaciones que constantemente están en acción debido a algunos empleos, también pueden llevar el riesgo a que se desencadene este padecimiento, y un ejemplo es del minero o astillero que tiene que estar doblando sus rodillas continuamente o las mecanógrafas que necesitan teclear durante horas sus máquinas de escribir. (Afortunadamente muchos de estos empleos han estado siendo modificados debido a las nuevas maquinarias y tecnología).

La osteoartritis se diagnostica por medio de una historia clínica y un examen físico ejecutado por un médico. Es muy posible que éste requiera de ciertos estudios, como las radiografías y otros, para reconfirmar su diagnóstico o para descartar otros problemas.

Un tratamiento bien programado puede ser de gran ayuda para disminuir el dolor y el entumecimiento de la o las áreas afectadas, así como para mejorar el movimiento de la articulación e incrementar la habilidad a continuar con las actividades cotidianas. Seguramente los consejos médicos se adaptarán a las necesidades individuales y de acuerdo a las áreas afectadas, pero siempre deberán incluir una combinación de medicamento (lo primordial es disminuir el dolor y la inflamación), terapia ocupacional y/o física (si se requiere), ejercicios aeróbicos, control de peso, etc.

Este programa seguramente va a estar basado en la severidad de la enfermedad, en los síntomas, si hay otros problemas de salud, la edad, la ocupación y el trabajo diario. Es muy importante establecer una comunicación continua con el médico tratante, así como con los terapeutas ocupaciones y/o físicos, para certificar que el programa está en concordancia con las necesidades del paciente.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEconomía mundial en picada
Artículo siguienteLas naciones que fueron respetuosas durante la Segunda Guerra Mundial
Sus estudios comprenden Filosofía, Tanatología, Superación Personal y Psicología Transaccional. Sus publicaciones se vinculan sobre estos temas, sobre todo en la relación íntima entre el consumo de los alimentos y la salud, aunados con el estilo de vida de las personas. Posteriormente, se dio cuenta que podría también relacionarse con el factor hereditario y los ejemplos en el hogar.Escribió un libro con más de 900 recetas de cocina, todas con el objetivo de enseñar debidamente a los enfermos de diabetes, colesterol, obesidad, hipertensión y cardiovasculares a alimentarse sanamente. Ha publicado más de 1000 artículos en diferentes medios escritos, incluyendo periódicos tanto en español como en inglés.Ha efectuado dinámicas de grupos, conferencias y enseñanzas sobre la alimentación y salud en instituciones hospitalarias. Su participación de muchos años en la revista "Foro", sigue siendo continua y de mucho interés, para lectores nacionales y del extranjero.