Coincidiendo con la festividades solemnes de la tradición judía que acaban de finalizar, el Instituto Yad Vasehm acaba de reconstruir un texto de oraciones surgido en en el Holocausto y en circunstancias muy especiales.

La historia es la siguiente. Nafatalí Stern nació en Satmarch, Hungría,  y con la invasión nazi fue expulsado del pueblito en que residía y trasladado a Auschwitz. Su  esposa y cuatro pequeños hijos  perecen en este campo de exterminio pero  en  mérito  a su exuberancia física, los nazis lo envían al campo de trabajos forzados en Wolfsberg sito en  Polonia. Al acercarse las festividades solemnes de la tradición judía, Stern comenzó   en el año 1944 a  escribir en su libro  las oraciones pertinentes de dichas festividades echando mano a su memoria y recuerdos del hogar. Lo hizo con un pequeño lápiz sobre trozos de papel del embalaje y empaque de bolsas de cemento que fue adquiriendo de otros prisioneros, muchas veces   a cambio de la reducida porción de pan diaria que le correspondía.

Así  y después de no pocos sacrificios , renunciamientos y durante un año, logra elaborar de puño y letra el texto de oraciones de las festividades solemnes denominado majzor en hebreo. Felizmente Stern sobrevivió el Holocausto, ascendió a Israel, rehízo su vida, formó familia pero no renunció a su  libro de oraciones que con tanto sacrificio elaboró. Continuó  rezando en él  durante las festividades judías durante cuarenta años hasta que en cierto momento las hojas del mismo comenzaron a desmembrarse. En ese momento  Stern decide entregar su libro o majzor al Instituto Yad Vashem de Jerusalén quien luego de desplegar ingentes esfuerzos, logró  salvarlo y reconstruirlo. Sus páginas se exhiben actualmente en la exposición virtual y en el sitio de Yad Vashem con motivo de las festividades judías que acaban de finalizar.

El antedicho manuscrito fue fotografiado y aflora en un volumen que el Instituto Iad Vashem de Jerusalén publicara en el año 2000 dedicado al campo de trabajos forzados de Wolfsberg, en el que se abordan tópicos relacionados con la fe religiosa durante el Holocausto.

Fue un testimonio inequívoco de fidelidad a la tradición y fe  judías aún en circunstancias tan adversas, pero  obviamente su  caso no fue el único ejemplo.

Hubieron múltiples ejemplos en que los judíos procuraron desplegar su quehacer cultural y espiritual en numerosos espacios tanto en los guetos como en los campos de exterminio y de trabajos forzados. Aún en condiciones infrahumanas, continuaron cultivándose y enriqueciéndose en diferentes planos.

Recuerdo una visita que hice con un grupo  a Lituania en el año 2006.Cuando visitamos el lugar en el cual se había erigido el Gueto en la ciudad de Vilna, el guía nos exhibió un pancarta en idioma Yiddish que decía: Fiesta en el Gueto, la biblioteca alcanzó el número de 100.000 ejemplares. Quedamos atónitos, imposible de creer, aun admitiendo y reconociendo que existía en Lituania  previo a la Segunda Guerra Mundial una comunidad judía fuera de serie, en especial por su rico quehacer cultural y espiritual, así como  por  múltiples figuras de gran jerarquía que emergieron de sus filas en numerosos espacios.

El quehacer de Naftalí Stern así como la vida cultural en el Gueto de Vilna y tantos otros ejemplos configuraron una suerte de heroísmo anónimo, un heroísmo que no aflora empuñando las armas sino    básicamente en  la afirmación de  continuar creyendo-pese a todo-   en la fe y tradición judías, en la continuidad judía y en la condición  humana.

1 COMENTARIO

  1. Cuando me preguntan si he sabido de algún héroe, les digo que cada judío que pasó por la shoah es un héroe con palabras mayúsculas. La humanidad tiene un antes y un después de la shoah, jamás será la misma ,se comprobó con hechos que el hombre, falto de valores adecuados ,puede ser el mas despreciable y letal de todos los seres vivos del planeta

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa festividad de la Torá al terminar las Altas Fiestas judías
Artículo siguienteGeneral del CGRI Gholamali Rashid: Hezbolá en el Líbano, Hamás y el grupo Yihad Islámico en Palestina, las Unidades de Movilización Popular (UMP) en Irak y los houties en Yemen son todos ejércitos dispuestos a defender el régimen iraní
El Dr. Israel Jamitovsky nació en Montevideo, Uruguay y se radicó en Israel en 1973. Egrsado de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República de Montevideo, revalidó su título de Abogado en Israel en 1975 y en 1991 obtuvo el de Notario. En la actualidad preside la Comisión de Ética de la Organización Latinoamericana en Israel. Desde 1982 participó en encuentros judeo-cristianos con intelectuales españoles que se celebraron en España e Israel respectivamente durante cuatro décadas a partir del año 1974.Desde 1999, presidió la comisión israelí que organizó dichos eventos. En el pasado, se contó entre los fundadores de la Liga de Amistad Israel-Uruguay, y amén de su actividad profesional, dirigió en Israel durante 22 años la revista Diálogo, revista de cultura bianual editada en castellano en Israel por el Departamento de Dor Haemshej de la Organización Sionista Mundial. Fue miembro del Tribunal de Apelaciones en demandas promovidas por Sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes, en relación a seguros de vida en la época del Holocausto contra la Compañía de Seguros Generali.