Diario Judío México - Uno busca el amor toda su vida. Pero en muchos casos ocurre que el “amor que parece verdadero”, no es más que una pareja que se necesita una a la otra, de forma tal que no pueden vivir sin estar juntos.

Al principio la relación es linda, pero conforme pasa el tiempo la relación se vuelve mucho más intensa en pasión y en tiempo de vida que se vive junto al otro. No me mal entiendan, no digo que no hay que estar con la pareja, sino que este tipo de pareja es aquella que termina volviéndose una sola persona y ni cuenta se dieron.

Es una relación que vista desde fuera es enfermiza, vista desde dentro es como dicen los argentinos: bomba!

La verdad es que el amor requiere esfuerzo, incondicionalidad y sí, cierto espacio que permite tanto a uno como al otro tener un tiempo fuera, hacer sus cosas, crecer.

Lo increíble de una relación sana es cuando uno encuentra en otro la evolución como persona, si no se crece entonces es estar en una especie de paquete donde ambos ya no tienen personalidad sino se comportan como una sola mente y una entidad.

La entidad está correcta si cada uno puede estar sin el otro y crecer, emocional, intelectual, anímica y espiritualmente sin tener que recurrir a su “otro yo”.

Son frases muy padres que se escuchan como de un gran romance: “somos uno”, “sin ti no soy nada”, “no puedo estar sin ti”, “mi media naranja”, etc.

Pero que en el fondo solo hablan de las carencias de cada uno que se tratan de llenar con la presencia del otro. Si no están junto, no hay nada.

Cuando uno pierde su esencia, entonces está en una relación enfermiza y simbiótica. Nunca se debe perder la esencia de uno mismo. El “otro” es nuestro compañero de vida, no un pegote que nos pusimos.

Las relaciones amorosas son complicadas y requieren de mucho esfuerzo. No es simple pasión, ya que esta se va con los años.

Es amor real, que con el paso de los años, permite tener complicidad, amistad (no hay nada como que tu pareja también sea tu amigo), confidencialidad, pero sobretodo es crecimiento, tanto del uno como del otro. Que increíble cuando vemos que nuestra pareja realmente crece y fuimos parte de eso, no fuimos “eso”, hay diferencia.

Si no, ¿que ocurriría cuando perdemos a nuestra pareja?, ¿si acaso muere? ¿ó por alguna razón nos separamos?, se queda un vacío enorme que nada puede llenar porque la pareja era todo, no era parte: si no que era todo.

Vi un par de parejas que vivieron muchos años juntas y cuando uno de los dos murió, lo vivieron con tranquilidad, pero de verdad eran personas que se amaban muchísimo, simplemente que cuando partieron sus esposos,, ambas señoras lo vivieron en sosiego.

Las personas desde afuera pensaron, ¿qué le pasa?, parecían tan cercanos, ¿que acaso no lo quería?, cuando lo que ocurrió fue que lo dejaron ir con tal calma, pero no era toda su vida. Acaso una parte. Claro que quedó el vacío pero había como me dijo una de ellas: “muchos proyectos que hacer todavía”.

Una de estas dos señoras me enfatizó: “fue un orgullo haber estado a su lado por 50 años” y me lo dijo, sonriendo, con paz interior. Mi asombro fue tal que no podía creerlo. Pero sí pude corroborar con el paso del tiempo que lo había soltado con paz, pensando que D´s tenía sus planes para ella y su esposo. Esta gran mujer siguió su vida.

La otra mujer le tocó tener que lidiar con la enfermedad de su esposo y su muerte, sola, en otro país, y para empeorar la situación hasta hacerse cargo de los trámites administrativos, todo sin perder la calma. Cuando se despidió de él en el hospital, le lloró y le agradeció todos esos años juntos.

Eso es un enorme ejemplo de amar a alguien enormemente, pero de haberlo soltado sin complejos ni traumas ni tragedias.

El amor verdadero no viene con una cláusula de “pertenencia”, viene sin cláusulas ni leyendas.

Es encontrar a la otra persona con la que vamos a convivir todo el tiempo que D´s nos quiera dar y disfrutar cada momento, agradeciendo estar en compañía de alguien que D´s considero para nosotros: como nuestra pareja y compañero (a), para estar en cada momento, sin ataduras enfermizas.

El amor no es perfecto porque nosotros no somos perfectos, pero nos aceptamos como seres humanos y aceptamos a nuestra pareja así…y crecemos individual y en dúo.

cuando logramos encontrar a esta persona, sabemos, porque si lo sabemos que es la correcta.

Creando lazos fuertes que duren siempre, más allá de cualquier situación.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

3 COMENTARIOS

  1.  
    Lei el articulo de la pareja. Todos pueden opinar como les va con su pareja ,compañero.
    Con el tiempo se solidifica la unión desde luego basada en el respeto,.de que cualquiera de los dos o los dos se separen para hacer sus actividades .,libertad de expresar y hacer lo que piensa cada uno.
    El articulo habla de una pareja que tomo la partida de su compañero por mas de 50 años con tranquilidad y siguió su vida adelante sin dejar de tener el mismo cariño que sintió con su otro yo.
    Sin darse por vencida.,
    PREGUNTA ¿cuanta gente pierde a su compañero y no le llora y sufre por mucho tiempo su partida.??
    Además que la separaciones son duras ya sea de amigos, parientes , algún conocido.
    Hay que tener madurez para ser autentico y aceptar la separación , y no depender del compañero y sentirse morir.
    No habla de que cada quien viva su vida diciendo: “VIVO LA VIDA COMO QUIERO.”
    Aprender y crecer con el otro es lo mejor compartiendo cada dia en las situaciones que se presenten.
    Buen articulo..
     

  2. Mary, sé que no pusiste el nombre de mis padres que se quisieron tanto, se cuidaron y se aportaban tanto en esa extraordinaria relación de pareja que tuvieron. No en balde fueron un ejemplo. ¡todo por más de medio siglo!, eso es un ejemplo a seguir, que bueno que lo aclaras tan espléndidamente. A su vez estuvieron juntos, crecieron espiritual y como pareja. Al morir mi padre, mi mamá lo despidió con tanto cariño, toda una mujer!. ¡Gracias por recordarlo en una columna tan enriquecedora!

  3. Normalmente no critico a profesionistas pero esta persona escribiendo y difundiendo   estos conceptos sicologicos “modernos ”   crea confusion mas que esclarecimiento y causa mucho daño, lo unico que quisiera decirle a esta persona es que la dependencia causa union y que la independencia causa desunion, que estudie primero de  sus raices, en donde se enseña que es mejor para la pareja ser medias naranjas o medios limones, que el concepto errado de vivir en un frutero juntos pero separados
    atte.

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLa Piedra de los Judíos y la Dama de La Serena
Artículo siguienteMuere Yisroel Gutman, sobreviviente del levantamiento y Director Histórico de Yad Vashem
Estudié la carrera psicología para poder ayudar a las personas, siempre he tenido un sentido de vocación hacia los demás. Además de que me gusta mucho el aspecto espiritual ó profundo del ser humano.Quiero ayudar a las personas a que alcancen su potencial, asesorándolos en lo que necesiten. Apoyando sus fortalezas. Me gusta la idea de ejercer mi profesión donde se conjugue el gusto por la gente. Puede ser por medio de: seminarios, talleres, pláticas, artículos, etc. para que las personas en lo personal y/ó en el trabajo logren sus objetivos y se superen.