Hace unos días, la activista Susana Khalil publicó una “Carta solitaria al Presidente de facto de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas”, con el título “Jesús fue palestino, pero Judas también”, en la cual manifiesta su rencor hacia por considerarlo un traidor.

Con las gríngolas de la furia, la señora Khalil esgrime infames acusaciones no sólo contra Israel, va más allá y utiliza argumentos propios de las campañas antisemitas, así afirmó: “Hay judíos que negociaron con los Nazis y fue para sus propios intereses económicos”. Sin embargo, el Mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, tuvo estrechas relaciones con los nazis; se reunió con Hitler, a quien le pidió “la eliminación del hogar nacional judío” y lideró tropas de las SS.

También cabe señalar que los primeros en rechazar cualquier solución han sido los árabes; por ejemplo: “los tres no” que Arafat promovió en septiembre de 1967, en Jartum: “no a la paz con Israel, no al reconocimiento y no a las negociaciones”.

El problema de los palestinos radica en una dirigencia perjudicial. Oslo fracasó porque Arafat nunca tuvo voluntad de que funcione; mientras hablaba de paz, apoyaba a los grupos terroristas que mandaban hombres bomba a estallarse en Israel.

Otro de los factores del fracaso es la falta de democracia; Gaza está férreamente dominada por la banda terrorista Hamas y la Autoridad Palestina, con que lleva más de 15 años en la presidencia sin convocar elecciones.

Resulta oportuno preguntarle a la señora Khalil, cuando habla de “la Liberación de la Histórica”, ¿también se refiere a Jordania? Y ¿echarían a los judíos al mar?

Con respecto al título de su carta, basta de mentiras. La realidad histórica es que Jesús nació en Judea, en el seno de una familia judía, creció, vivió, predicó y murió como judío. El emperador romano Adriano cambió el nombre de Judea a Palestina, como castigo, tras aplacar la rebelión judía de Bar Cojba, en el año 135 d.C., más de 100 años después de la muerte de Jesús. Nunca hubo una entidad nacional llamada Palestina.

Ante tantas patrañas e incluso el robo de la judía, el adoctrinamiento en el odio, insuflándolo con una cantidad de distorsiones que no se sostienen con la realidad, resulta imposible que cualquier proyecto de paz funcione.

bea.rwz@gmail.com

FuenteEl Universal

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa imperfección es lo que más se ajusta a la naturaleza humana.
Artículo siguienteLa empatía comienza en casa. Mexicanos en contra de la xenofobia.