Diario Judío México -

Es tan real ke es parte de mi famiya materna. –Se trata de un fakto vedradero, orijinal, ke tuvo lugar en Izmir al bodre de la Mar Egeo ke fue kuna de mis ansestros y mia tambien.

La protagonista fue una ijika de dodje anios ke se yamaba Djoia ke kursava el ultimo anyo de la eskola primera, la mas chika de tres ermanas. Munchas tadres, al salir de la eskola, veia una ermoza karosa parada djunto a la kaye.

Sovre eya un manseviko ke no deshaba de mirarla atentamente…

Una tadre, Djoika, yena de koraje se aserko pidiendo si la yevaba a dar un paseiko…. Komo un “robot”, el mansevo la ayudo a suvir, disiendo: ¿Te plazeria viajar por el Kordon? (komo dizir el bodre de la Mar de Izmir )

La ninya, muy emosionada, asintio kon un movimiento de kabeza. La karosa se enkaminó por el gran Bouleard, mientras el mansevo le preguntaba, ¿Ande moras? –En la Djuderia, respondio, serka de Agar Bazar (komo dikir: el shuk), en el kuartir del Azareto (era un lugar donado por el Governo Turko a la Komunidad Djudia, para famiyas muy proves). –¿Y kual es tu nombre? –Djoia, Djoia Galindoz. –¿Y kuantos anyos tienes? –Dodje i ya termino la eskola primera—arespondió eya.

La karosa ya yegaba a la fin de la Kostanera kuando el mansevo le disho si keria konoser onde moraba el… –Pensandolo un pokitiko, Djoika le arespondio: ´´si no es muy leshos…´´ El makevo apuro la marcha de la karosa, – mientras Djoika le disho: –asta agora yo no se nada de ti. –¿Puedo saver tu nombre?… –Me yamo Alí Zuleimán, tengo diisisiete anios i estudio en la Eskola Militar para yegar, algun diya, komo mi Sinior padre a ser Djeneral.

En ese momento la karosa tomo una chika kaye enkuvierta de palmeras ke terminaba djusto enfrente de un palazio. Para la chika Djoia, era komo un Kastiyo de Fadas…” –De un salto el masevo se abasho diziendo: –Esta es la kaza de mis padres. –Tomandola de las manos la ayudo a bashar, mientras, otro empiegado se okupo de la karosa.

Djoika se kedo kayada, sin saver ke dizir. Al entrar sintio espanto… El mansevo se kito los chapines, asiendole senyas ke iziera de mezmo.

Kaminaron sovre grandes sidjades asta yegar al salon, onde la mama y sus ermanas tomaban Té. –´´Madre te vo a emprezentar a ken va a ser la mujer ke yo sonye de kuando era kriatura!!´´

–Mientras todo esto akontesia; el Kuartir del Azareto estava revuelto por la desparision de Djoika; al anocheser, los padres fueron a dar aviso a la polisia.

Durante una semana nada se savia. –Al oktavo dia, un askier de alta graduasion, montado a kabayo lo mezmo ke los dos askieres ke le akompanyavan, al pasar el viejo porton de la Djuderia del Azareto i demandar por los padres de Djoika Galindoz, fue todo una revolusion, las voses de la Djuderia izieron ke la madre de la ninya, yorando sin kontenerse aparesio al punto ke el askier se abashava de su kavayo diziendo: –´´Siniora, no yore, su ija esta muy bien kudiada i va a vivir komo una prinsesa, en kaza tendra las mijores maestras, i kuando la ija kumpla los tredje anios i mi ijo diziocho se kazaran, entonses, podrash vijitarla todas las vezes ke kerash..

——————————————————

Durante anyos, la vijitamos, –mi tia azia vidas komo donseya, en la grasioza sivdad de la kosta de Karshí Aká. –”Muy bien me akodro; tan pronto ayiegavamos de vijita, yo me iva a la guerta, akompaniado de una kriatura de mis mismos anyos, ija de una de las empiegadas domestikas, para djugar a la pelota kon un karpus chikitiko ke tomavamos de la guerta.

–A prinsipios de 1923, antes de emigrar para Ardgentina, teniendo yo la edad de diez anyos i unos mezes, fuimos todos a despedirnos de la tia Djoia, inkluyendo mi bava Bojora, la madre de Djoia. Todavia oy, dospues de tantos anyos no puedo olvidar el dolor de mi tia Djoia, ke, kontando apenas treinta anios, se despedia de toda su famiya… –Su marido Alí mos yevo en su karosa ´´la misma kon la ke deskuvrio a su amada Djoia”, hasta la estasion del shemendefer, ke, ni bien suvimos arranko… mientras el prove Alí gritava: –”eskrivan presto”!!

– Durante anyos mi madre mantuvo korespondensia kon mi tía Djoia. Rekodro, a mi madre, mientras mos meldava una de estas letras de munchas ojas, – mi ermanika, ke tambien se llamaba Djoia– le demandó:¿Mami, porke la tia no tiene ijos… “Por ke keren vivir komo novios eternamente”, arespondia mi mamá.

Medio sieklo dospues, en el mes de marzo de 1972, mi mujer Dorita y yo viajamos a Izmir, onde tdavia hoy tengo parientes.

A muestra yegada a Izmir, lo primero ke izimos fue, djunto kon mis primos, vijitar la kaza onde yo avia nasido, en el grasiozo kuartier de Budur Alí, serka de la turkaya.

Desde ayí, kontinuamos, en tres otomoviles, toda la mishpahá (eramos 14), asta Karshí Aká. yo rekodrava muy bien el lugar. –Estava trezalido por aboltar a la kaza de mi tia Djoia! Al yamar a la puerta, aparesio una mujer demandando ke mos traiya… –entre mientras eya i yo mos miravamos… komo si mos konosieramos…

¡Klaro…! ¡klaro ke sí…! era la empiegadika de mi tia ke
me akompanyiava a djugar kon el karpus!!!! –mos abrasamos komo ermanos enfrente de Dora i todos mis primos ermanos ke nada entendian!!!

–Al entrar les dishe a mi djente ke se kitaran los chapines. La empiegada, aferadada de mi braso, le konto a la pratona, ermana menor de Alí, kunyada de mi tia Djoia, ken era yo…

Dospues de un rato de konversasion, i tomado kave kon lukumes de mueses kon halva, le demandé si tenian alguna foto de mi tiya para ke Dorita i mis primos la pudieran konozer… –La pratona de kaza, djunto kon todos mosotros, mas mi amiga de la chikez, aferada de mi brazo… mos yevo a la kamareta de Djoia y Alí. — “diziendo ke solo se entrava para limpiar”. En una de las paredes, un kuadro echo al kreon, en tamanio natural de mi tia Djoia, tal komo la vi el diya de la despedida, 50 anyos atras.

Supimos ke mis tios, es dizir sus restos, estavan en el Beit Ahem Militar, sovre la Avenida prinsipal.

Un diya dospues, Dorita i yo mos akerkamos al ´´kampo Santo´´, no tuvimos nada ke demandar, porke al entrar por la gran avenida diskuvrimos un monumento de marmol blanko en forma de karosa, en él dos djarrones yenos de klavinas, en kada uno kon letras de doradas dizia:

Alí Zuleimán Pashá
2 – 7 – 1969

Djoia Galindoz de Zuleiman
30-09-1069

De los brasos de la karosa kolga una plaka dorada ke alumbra komo si fuera de oro:

´´ETERNAMENTE DJUNTOS´´

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLibro “¿Son mejores las mujeres?” de Sara Sefchovich
Artículo siguienteObama y Netanyahu tratan sobre la paz en Oriente Medio e Irán