Diario Judío México - ¡Yo sólo quiero ser feliz!

Cuando se nos pregunta que esperamos de la vida, comúnmente respondemos de esta forma, “Yo sólo quiero ser feliz”, sin embargo, muchas veces, ni siquiera sabemos exactamente qué quiere decir esto y si realmente es el enfoque adecuado para guiar nuestro pasaje por la vida.

La Psicología Positiva es un nuevo campo de estudio científico que surge como un complemento de la Psicología tradicional cuyo foco de atención ha sido primordialmente el estudio de las enfermedades mentales, el déficit y lo negativo del ser humano. La Psicología Positiva toma en cuenta toda la sabiduría y aprendizaje adquirido a lo largo de las distintas corrientes psicológicas tradicionales, pero reconoce que se ha dejado de lado el estudio de lo positivo de la vida, el funcionamiento humano óptimo y la manera en que podemos transformar las experiencias para ser mejores y más felices personas.

Este último punto sobre la felicidad es el que, a menudo, ha llevado a la gente a malinterpretar la Psicología Positiva entendida como la Ciencia de la Felicidad, con la imagen de la carita amarilla, sonriendo, pero la Psicología Positiva es mucho más que esto.

El legendario psicólogo Viktor Frankl señala: “La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye”.

Ser feliz no quiere decir estar contento todo el tiempo. Pensarlo de esta manera sólo nos hunde en la tiranía de la felicidad y comúnmente nos hace más infelices.

Todos tenemos altos y bajos, buenos estados de ánimo y malos estados de ánimo, contratiempos y decepciones. Es parte de la condición humana. Nuestra meta no debe estar encaminada a estar felices todo el tiempo, esto, además de ser imposible, es indeseable, más bien, lo que debemos hacer es aprender a encontrar nuestras propias formas de relacionarnos con los altibajos, darnos el espacio para vivir los problemas cotidianos y momentos difíciles que nos arroja la vida y buscar profundizar en las numerosas lecciones que conlleva una crisis, como invaluables oportunidades de crecimiento y transformación personal, esta es la única forma de aproximarnos a vivir una vida significativa y más próspera.

En este sentido, la Psicología Positiva nos ofrece herramientas que nos ayudan a manejar de manera práctica todas las vicisitudes de la cotidianidad, el abanico de emociones naturales que todos tenemos, lo negativo y lo positivo, lo doloroso y lo placentero. Es un mapa útil que nos orienta a vivir nuestras mejores vidas, ayudándonos a desarrollar la capacidad de enfrentar los desafíos de una manera más positiva y realista, es decir, es el acompañamiento idóneo que necesita la humanidad para cultivar la semilla de grandeza que existe dentro de cada uno de los seres humanos.

Sharon Saadia es Licenciada en Psicología por la Universidad Iberoamericana, cuenta con una Maestría en Psicoterapia General por la Asociación Psicoanalítica Mexicana y cursó un Doctorado en Clínica Psicoanalítica por el Centro Eleia Actividades Psicológicas A.C. Cuenta con la Certificación en Psicología Positiva por parte del Wholebeing Institute y la Certificación en Psicología Positiva Maytiv por parte del Centro IDC de Herzliya, Israel.

Si quieres conocer más sobre el curso de Psicología Positiva Maytiv de la Universidad Hebraica, te invitamos a visitar el sitio web: www.uhebraica.edu.mx

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorLas Complicaciones del Hipnotismo como Entretenimiento son reales
Artículo siguienteCasa Habitación y Centro de Respiro BIT Moisés Cojab Farca Z”L