Diario Judío México - Durante siglos, la ha jugado muy bien sus cartas como medio de manipulación social alrededor de la historia. Debido a que época tras época, ha sido abanderada en la conquista de más de un Imperio o Estado en diferentes partes del mundo, a raíz de que la fe depositada dentro del quehacer político, se transformó en un medio de manipulación frente a la ciudadanía, con un evidente interés económico detrás, el cual es muy lucrativo moviendo montañas de dinero, en cualquier lugar del Planeta.

Eso lo tienen muy claro países como que en éstos momentos, se han transformado en capos de batalla en donde lo que ésta en juego, no solo es su soberanía, sino también su libertad y dignidad, junto con todos los recursos naturales que les pertenecen y donde mercenarios han disfrazado su discurso de control y manipulación, mediante creencias religiosas totalmente tergiversadas, para apoderarse de una parte de la historia del Mundo que nos pertenecía a todos, como un legado universal que debíamos albergar para las futuras generaciones.

Por ello, los pueblos que no tienen memoria no reconocen de donde vienen, ni hacia donde van, estando destinados a repetir sus mismos errores una y otra vez, para luego, no quejarse de lo acontecido que al final de cuentas, será responsabilidad de cada uno, si se mostró indiferente desde su estado de confort personal, ante una situación que ya no puede catalogarse como individual. Porque la libertad y el respeto a las diferencias es un asunto de todas y todos en ésta aldea global que llamamos Mundo; donde debemos aprender a convivir los unos con los otros, sin distinción alguna y menos imponiendo fundamentalismos religiosos de corte totalitario.

En la actualidad éste fenómeno está creciendo en demasía en diferentes países, donde las ansías de poder y control social frente a los más desposeídos, se incrementan durante cada campaña electoral, en pro de unos pocos que se han acostumbrado a lucrar con el dolor ajeno y la desesperación de pueblos carentes de educación, que necesitan de un “pastor” que guíe no solo sus almas y conciencias, sino también la prestación de bienes y servicios como moneda de intercambio, donde todas y todos somos objeto de un gran negocio que a todas luces es la fe, a través de la administración de las políticas públicas como medio de control social.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorNo mates una mosca en la frente de tu amigo con un hacha…” y otros dichos judios de esta semana en Yiddish
Artículo siguienteEl Mundial de Hockey sobre Hielo reúne Israel, México y otras selecciones internacionales
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.