Diario Judío México - El 23 de diciembre, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobó una resolución condenando la construcción de asentamientos israelíes.

La resolución fue aprobada al no ser vetada por Estados Unidos.

La resolución no tiene validez legal dado que fue adoptada bajo la llamada sección 6, o sea es una resolución no vinculante. Sin embargo, establece un desafortunado precedente y una inmerecida victoria para los dirigentes palestinos intransigentes y, también e incluso para la tiranía genocida del presidente Sirio Bashar Al Assad.

Es importante señalar porqué la resolución fue tan injusta como irresponsable.

Previas administraciones norteamericanas nunca consideraron los asentamientos mayores obstáculos para llegar a un acuerdo de paz. Es más, también ofrecieron soluciones realistas al tema.

Bajo la administración del Presidente George W. Bush se estableció que los asentamientos con población judía ya bien establecida, donde el 80% de los colonos residen y que se encuentran en un territorio que es menor al 10% de la Cisjordania, son legítimos. Por el contrario, expansión física de la presencia israelí en la Cisjordania no sería aceptable. Algo similar fue propuesto por el Presidente Bill Clinton cuando presentó sus parámetros para un acuerdo de paz.

Por lo tanto, en las concepciones de Clinton y Bush se estableció una diferencia entre lugares como el Muro de los Lamentos, (el lugar más sagrado para la religión judía), o los suburbios de Jerusalén (que nunca tuvieron población árabe) y los asentamientos construidos en el corazón de la población Palestina.

La resolución del CSNU aprobada recientemente no establece una distinción entre los dos. El muro occidental es territorio ocupado porque el término “asentamientos” se ha definido como cada pedazo de territorio tomado durante la Guerra de los Seis Días en junio de 1967. Esto incluye también los Altos del Golán, un territorio que antes pertenecía a Siria.

Por milenios judíos locales y del mundo peregrinaron al muro del segundo templo. El CSNU ha cuestionado el status de este lugar con apoyo de las potencias occidentales. Si se retira del Golán, el área estará en manos del genocida Bashar Al Assad o del grupo islámico radical Al Nusra, que ahora se encuentra en territorio sirio junto a los Altos del Golán.

Obama y su equipo olvidaron completamente que ofreció concesiones en Camp David (2000), aceptó los Parámetros Clinton para la paz (2001), se retiró unilateralmente de Gaza desmantelando todos los asentamientos de la Franja (2005) poniendo a sus propios ciudadanos a merced del bombardeo de la organización terrorista Hamas, a quien la Autoridad Palestina no pueden controlar.

Pocos años después, ofreció de nuevo concesiones de gran alcance (2008). Las tres concesiones israelíes incluyeron un estado palestino sobre más del 94% de la Ribera Occidental y de toda Gaza; Territorios de a cambio de retener los bloques de asentamientos; La división de Jerusalén y la co-administración de los sitios sagrados junto a los palestinos. Todo esto fue rechazado por los palestinos que recurrieron a la violencia y la incitación que ha durado casi dos décadas.

Ahora la dirigencia Palestina puede negociar comenzando con que se retire de los territorios porque así lo establecio el Consejo de Seguridad. Así es obligado a negociar desde un punto de desventaja, cunado los Palestinos no han ofrecido hasta el momento concesión alguna.

Efectivamente aunque la resolución pide que se ponga fin a la incitación palestina, no pide a la Autoridad Palestina que reconozca a como el Estado-nación del pueblo judío, algo que los palestinos se han negado a hacer hasta ahora. Esto constituye un obstáculo importante para la paz. De hecho, es la continua demanda palestina que se permita a tres millones de palestinos recibir la ciudadanía israelí y ser absorbidos en la sociedad israelí que ha hecho imposible un acuerdo. Tal demanda palestina no es más que una fórmula para una guerra (civil) entre dos naciones acrimoniosas forzadas a vivir bajo in mismo estado. Por supuesto este escenario no parecería importarle a la Autoridad Palestina que ha planteado esta demanda numerosas veces y que es totalmente inaceptable para .

¿Dónde en esta resolución a los palestinos se los hace responsables?

La resolución del CSNU fue un acto de grave fracaso de la política exterior que socava la credibilidad de los Estados Unidos en el ámbito internacional y así su imagen en el mundo.

Esto afectaría la vulnerabilidad no solo de Estados Unidos sino también de sus aliados. Como ya está pasando. En Siria los rebeldes que están apoyados por Estados Unidos están siendo masacrados. Los iranís continúan con sus actividades subversivas y terroristas. Venezuela continúa burlándose de la presión internacional y de los EE UU en particular. El gobierno de Raúl Castro jamás cesará de apoyar al gobierno represor de Nicolás Maduro y menos aún suavizará su opresión del pueblo cubano.

Nadie realmente peligroso parece temerle a la dupla Obama/John Kerry.

Esperamos que el futuro de la Administración Trump proceda a deshacer y revertir este movimiento desafortunado.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorPelícula “Monster Trucks”. Extrañamente Humana o Monstruosamente Divertida ¡Qué más da!
Artículo siguienteUna dictadura de figuras que alimenta al terrorismo internacional

Luis Fleischman is also an adjunct professor of Sociology and Political Science at the Florida Atlantic University Honors College and FAU Life Long Learning Society since 2005 where he has taught courses on history and sociology of Democracy, the Middle East, Political Sociology, American Conservative Thought, the Politics and Sociology of Rogue States, and Latin America.

He has also served as Executive Director of the Jewish Community Relations Council of the Jewish Federation of Palm Beach County. (JCRC) since 2000 and prior to that as director of the JCRC at the Jewish Federation of Central New Jersey.

In that capacity, he has worked intensively on issues related to the Middle East and national security serving as a liaison between these organizations and members of Congress, the state legislature, foreign consuls, the media, and the local community at large. Within that role, he has dealt with issues related to the threat of a nuclear Iran, advocated for the security of the State of Israel, sanctions against Iran, and issues related to domestic terrorism.

He is also in charge of developing relations and programs with the community at large including interfaith relations, African-American/Jewish relations, activities, Hispanic/Jewish relations and Muslim/Jewish relations.

Fleischman has also served as an academic advisor on Latin American affairs and hemispheric security to the Menges Hemispheric Security Project at the Washington DC-based Center for Security Policy. Luis also serves in the Security Task Force of the Center for Hemispheric Policy at the University of Miami.

Fleischman holds a Ph.D. and a M.A degree in Sociology from the New School for Social Research in New York, and has a B.A. degree in Political Science and Labor Studies from Tel Aviv University. He has published journalistic and academic articles and written policy papers on a variety of topics, including the theoretical aspects of civil society and state, Latin American affairs, the Middle East and terrorism. He is currently writing a book on Contemporary Latin America and regional security and he is the co-chair of the Spain and Latin America task force of the group Scholars for Peace in the Middle East. He is currently owrking on a book that deals with national and regional secuirty challenges in Latin America.