La Rosa Blanca fue un grupo estudiantil que imprimió folletos clandestinos en contra del régimen nazi y los repartía a través de una red secreta de mensajeros en las principales universidades de Alemania. 

Sus miembros fundadores y a los cuales la recuerda por su heroica labor son: Hans y Sophie Scholl, Christoph Probst, Willi Graf y Alexander Schmorell. Algunos de éstos fueron parte de la milicia alemana y de las juventudes hitlerianas, hasta que descubrieron los “crímenes abominables” que cometían los nazis contra los judíos y otros sectores minoritarios de la población.

El grupo fue fundado en 1942 por estos cinco jóvenes que rondaban los veinte años o menos. A través de folletos denunciaron al Partido Nazi como homicida, hicieron pintas en las universidades, abogaron por el sabotaje de la industria armamentista y clandestinamente sumaron a muchos otros estudiantes quienes ayudaron a repartir sus publicaciones en las universidades de Hamburgo, Freiburg, Berlín y Viena. 

El 18 de enero de 1943 publicaron en el folleto: “Ha llegado el día de saldar cuentas, las cuentas de nuestra juventud alemana con la tiranía más vil que nuestro pueblo ha soportado jamás”. En este invitaban a los estudiantes de la universidad de Münich a rebelarse en armas contra el Tercer Reich. 

Ese mismo día fueron descubiertos y reportados a la Gestapo. De este hecho hay dos versiones, la primera cuenta cómo los hermanos Scholl fueron descubiertos por un trabajador de la universidad que vio los folletos, por lo que los lanzaron desde el segundo piso de la universidad dando todo por perdido y revelando su participación en el movimiento. 

La segunda versión cuenta que uno de los muchachos, quien era parte de la resistencia, entregó los folletos a otro y estos fueron avistados por un trabajador de la universidad, identificado como Jakob Schmid, quien los reportó.

No sabemos con precisión hasta la fecha, cómo fue que fueron descubiertos, pero en ambas versiones encontramos que fue Jakob quien los delató con la Gestapo. Siendo apresados los líderes del movimiento, enjuiciados y decapitados al grito de “¡Viva la Libertad!”.

Un dato curioso de la es que todos estos jóvenes fueron reconocidos por las diferentes iglesias a las que pertenecían. 

Alexander Schmorell, fue declarado santo de la Iglesia Ortodoxa (anexo su icono oficial); Hans y Sophie Scholl quienes fueron reconocidos por la Iglesia Luterana como jóvenes ejemplares y Christoph Probst y Willi Graf fueron honrados con el título de ciudadanos ilustres en Alemania. 

A modo de conclusión les cuento que tengo veintiséis años y quiero recordarle a los jóvenes que me leen, que nunca es tarde para hacer lo correcto y la edad nunca será impedimento para hacer o dejar de hacer las cosas. Tenemos la fuerza y el ingenio para llegar a donde deseemos y causar un impacto positivo o negativo en el mundo sin importar nuestra edad, todo depende de las decisiones que tomemos. Los invito a ser valientes como los miembros de la Rosa Blanca, a hacer siempre el bien en donde sea que estemos y a no perder el impulso. Esta cuarentena y el panorama mundial ha incrementado los casos de depresión y suicidio entre la juventud. Amigos, ¡no nos demos por vencidos! Mi padre siempre me dice que quien pierde la esperanza, pierde el juego y la vida misma. Los miembros de la Rosa Blanca nunca perdieron la esperanza en un mejor futuro, a pesar de vivir un tiempo especialmente complicado y lleno de maldad. Es nuestra oportunidad de destacar en nuestros mismos hogares, de mantenernos positivos y activos, aún desde casa. 

¡Vamos adelante! ¡Todo pasará!

1 COMENTARIO

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEU advierte a Irán que se agota el tiempo para salvar acuerdo nuclear
Artículo siguienteLa tragedia de Afganistán y sus tres desastres utópicos
Licenciada en Historia de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx). Directora y productora del documental Nunca más. La Segunda Generación en México, el cual ha sido proyectado en diversos espacios académicos y culturales. Su trabajo recepcional de licenciatura versó sobre La Segunda Generación en México. Hijos de sobrevivientes de campos de concentración del Holocausto, para el que entrevistó a diversos hijos de sobrevivientes de la Shoá y buscó definir el impacto de la labores de éstos en el México actual como trabajos aunados al nunca más. Trabajó con la Universidad Anáhuac México y la SEDENA en las Jornadas Regionales para la Prevención y Atención del Hostigamiento y Acoso Sexual (2018), impartiendo los talleres de Equidad de Género y Violencia a personal. Colaboró con el Departamento de Museos Nacionales del INAH en diversos proyectos de investigación museológica y montaje de nuevas salas permanentes en instituciones como el Museo Nacional del Virreinato en Tepotzotlán, exconvento de Yuriria en Guanajuato, exconvento de Actopan, Museo de la Lagunilla en Torreón, entre otros. En el marco del V° Congreso Internacional de Historia y Literatura. “La Historia y el recuerdo” organizado por la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) celebrado en la Habana, Cuba; presentó la Ponencia Zapata vive, la lucha sigue. Mitos sobre la no muerte de Emiliano Zapata. Actualmente administra, impulsa y difunde los cursos en línea Teología para todos y trabaja en la segunda edición de Textos para el diálogo judeo-cristiano.