Diario Judío México - La Histórica Justo Sierra, ubicada en la calle Justo Sierra del Centro Histórico, “es un espacio de constante actividad educativa, que tiene abiertas sus puertas para todas las personas que tenga interés sobre la cultura judía y los inmigrantes que llegaron desde Europa del Este hace casi cien años a México”, explicó su directora, Mónika Ukiel.

Este espacio surgió cuando los primeros inmigrantes judíos ashkenazim llegaron a México procedentes de Rusia, Polonia, Lituanía y otros países, y después de establecerse en la barrio de la antigua Merced, donde estudiaron, trabajaron y crearon oficios, como vendedor ambulante. Pero también tuvieron la necesidad de un espacio para reunirse o rezar.

—Esta se inauguró en 1941, está inspirada en una de Lituania que en la actualidad ya no existe; después de que ya no se usó como espacio religioso por lo complicado para la comunidad judía de desplazarse hasta el centro de la ciudad, se decidió, restaurar el lugar para convertirlo en un espacio para dar a conocer la diversidad de la cultura judía en el corazón la metrópoli—, dijo a Notimex.

Para cumplir este objetivo se desarrollan actividades como visitas guiadas al lugar, recorridos por el barrio de los inmigrantes judíos, además de presentaciones de libros, conciertos, proyección de películas y exposiciones que dan a conocer una idea más amplía de la complejidad cultural judía, detalló.

—El proyecto cultural de este recinto también es que se conozca que desde hace generaciones los judíos somos mexicanos, porque la mayoría de la gente no lo sabe, piensan que un judío no puede ser mexicano. Esa ignorancia se quiere combatir con las actividades culturales de la —, aclaró Mónika Ukiel.

tiene su origen en la palabra griega “synagein”, que significa lugar donde la gente se reúne, y el término indica que desde sus inicios era mucho más que un lugar de rezo, era casa del pueblo, donde se estudiaba, se elegía a los líderes o también se ayudaba

FuenteEl Demócrata
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorEl oro
Artículo siguienteBoum Boum Boum !!!!!!!