Diario Judío México - Los relatos  del escritor judío-norteamericano fueron reunidos recientemente por su biógrafo  Philip Davis. Un acontecimiento que no ha dejado de sorprender a quienes se inclinan  a empequeñecer la estatura de Malamud al cotejarlar con el celebrado  triángulo Philip Roth – Saúl Bellow- Bashevis Singer,que es  considerado la más alta representación de la judía norteamericana.  Actitud absolutamente injusta e injustificada pues este escritor, nacido en Nueva York en 1914, atinó a reflejar  el peregrinaje vital de un hijo de migrantes que debe adaptarse a un medio que apenas le reveló tolerancia y comprensión. Se trata de lastimantes  experiencias ligadas con  su  historia familiar, especialmente con la de los   padres al llegar de Rusia a los portales de América, país que desde el siglo XIX hasta las leyes antimigratorias de 1924, se abrió  generosamente a las víctimas de las crisis europeas.

Bernard Malamud, The Art of Fiction. - Pierluigi Piccini Blog

La pobreza económica e intelectual plasmó la  infancia de . En su novela El dependiente narra la vida cotidiana de los judíos en Brooklin- el barrio multirracial de Nueva York- afiebrado por la convivencia de inmigrantes con sus múltiples lenguajes, y  todos aspirando a alcanzar lo que el  American dream les prometió. Se trata de un relato  que transparenta hechos y personajes en la  vida del escritor. Su padre es un almacenero que gana algunos centavos al día; la madre, acicateada por la miseria, intenta suicidarse bebiendo un líquido desinfectante; el hermano es víctima de la esquizofrenia. Amargo drama al que cabe agregar la ausencia de algún libro o adorno  en las grises paredes del hogar.

Experiencias personales  que se tornaron marcadamente sombrías cuando brotó  la crisis- no sólo económica- de los años treinta. Malamud contará sus efectos – miseria, abusos, desesperanza –  en múltiples relatos, que se reflejarán en las páginas de la novela  Una nueva vida que sintetiza el itinerario de S. Levin.

Unir el judaismo a una categoría más amplia  es  la aspiración de Malamud. Uno de sus personajes se pregunta : ” ¿ cómo puede un hombre ser judío si no es primero un ser humano ? ” Interrogante que lo conduce a sugerir: ” todo hombre es un judio aunque no siempre es consciente de ello “…Convicciones le le empujaron a contraer matrimonio con una muchacha italiana-católica – Anna de Chiara- en franca oposición a los padres de ambos.  Resultó sin embargo  un  maridaje feliz que animará las obras del escritor. En el andar del tiempo, su hija Jana Malamud Smith  publicará una síntesis de esta experiencia personal. La llamó  Mi padre es un libro.

Bernard Malamud Opening Image

Malamud encontró cómodo  refugio en la Universidad estatal de Oregón en 1949; allí trabajará  hasta 1971.  A los 38 años publica su primera novela-  El Mejor  – que dibuja la vida de  Roy Hobbs, un héroe cultural  más cercano al arte que al béisbol. A Hobbs le gobierna el deseo de cristalizar el American dream por vías que no sean las financieras.  El relato llegará al cine con la actuación de Robert Redford.

Una de sus celebradas narraciones es Una nueva vida . Dibuja  la historia- entre cómica y romántica- de Seymour Levin, intelectual  neoyorquino que acepta un puesto académico en la costa noroccidental del Pacífico. Levin es judío, pero sus problemas son de carácter general. El alcohol, los engaños y desengaños en sus relaciones con la mujer, el fracaso académico, el futuro incierto:   temas que conforman el relato.

La dimensión judía de escenas y personajes es descrita  con amplitud en El reparador , novela   publicada en 1966  que  dibuja la vida de un joven – Yakov Bok –  que esconde su calidad de judío al vivir en la antisemita Kiev. Sin embargo, al descubrirse su identidad es  arrestado por el presunto asesinato ritual de un joven cristiano, falsa acusación que se ajusta  a los intereses políticos del gobierno zarista. El tema  se tradujo en un film con amplia audiencia. Se trata de un texto que refleja no pocas vivencias ligadas con el Holocausto  proyectadas a tiempos ya ocurridos. Recibió el Premio Pulitzer.

En Los inquilinos ( 1971) Malamud reúne  a dos héroes marginados de la élite norteamericana: al judío  y el negro.  El diálogo entre ellos no es fácil a pesar de que ambos son igualmente marginados por la mayoría blanca-protestante. En este relato como en otros pone en práctica su estrategia como escritor: ” primero, comprender los móviles de los personajes; después, mejorar  el estilo con el que son dibujados; y al final, agregar lo que  aún falta…” Sensata orientación para cualquier aprendiz de escritor.

Malamud falleció en Nueva York en 1986.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.