Diario Judío México - El odio o aversión hacia las para algunos estudiosos sobre el tema tiene sus orígenes en la cultura griega, cuando en realidad la se encuentra presente en un sin número de idiosincrasias alrededor del mundo, siendo considerada como una práctica naturalizada a través de la historia y que devela que la conquista en materia de derechos e igualdad, es un camino largo y tortuoso para todos los que aspiran al bien común pero en especial para las de cualquier época.

De esta manera las féminas fueron consideradas inferiores a los hombres no solo en fuerza física, sino también en agudez y constitución intelectual. Cuando en realidad las hemos demostrado desde siempre el ser tan competentes como los hombres en los diversos campos del quehacer evolutivo, siendo seres humanos diferentes pero iguales en capacidades y dignidad.

La por ende debe ser analizada desde una perspectiva más amplia que incluya el hecho de que en esta tradición identitaria al igual que en cualquier otra, la hostilidad hacia el sexo femenino se ve consolidada como un mecanismo de control social y represión, ya que la mujer ha sido la procreadora y generadora de vida a través del tiempo, aunque no por ello ha quedado exenta de ser esclavizada tras el paso de los siglos.

De esta forma se naturalizó un imaginario colectivo de opresión y deslegitimación social hacia el sexo opuesto, el cual fomentaba en la mujer el ser sumisa como manera de ordenar la realidad en la que se encontraba circunscrita. Así debía dedicarse solo a las labores de procreación y cuido del hogar que eran hasta ese entonces, el sitio que le correspondía por naturaleza ocupar según la democracia ateniense.

A su vez estas conductas de menosprecio eran transmitidas por generaciones al igual que la condición de ser esclava, siendo la mujer objeto de venta o intercambio como referente de mercancía humana por parte de los administradores de la Polis. Todo lo planteado se desarrolló en la cuna de la llamada “civilización occidental” como eje central del supuesto pensamiento racional.

Durante este periodo la mujer fue vista como un ser inferior, pernicioso y si se quiere nocivo desde el momento de su concepción y hasta su muerte. Lo cual deja en evidencia el yugo arrastrado hasta nuestros días y que es denominado hoy como patriarcado. Asimismo la ha sido reinterpretada por algunos en el siglo XXI para increpar a aquellas que no se dejan avasallar por la ignorancia, discriminación y represión de una masculinidad mal encausada. La cual deja en evidencia los serios problemas para gestionarse en armonía y consenso con el sexo opuesto al igual que con todas las virtudes y talentos que este ofrece.

Por otra parte es importante destacar como también se le adjudicó a la mujer el ser la culpable de esparcir o avivar dicho odio y recelo hacia su persona, cuando en realidad esta idea ha sido implantada desde el discurso del varón que es discriminador para lograr mantenerla bajo su dominio y control por siglos.

Sin embargo poco se ha expuesto sobre el hecho que el hombre en la antigua Grecia también asumía el rol de “mujer” pese a que se le instruía en el odio hacia esta de forma consciente, aunque de forma inconsciente anhelaba ser como ella, quedando demostrado al suplantarla en los conocidos banquetes o fiestas de la Acrópolis, donde la masculinidad de algunos quedaba en entre dicho al ser subyugada por la de otro varón, lo que para otros puntos de vista contribuyó a la caída de esta antigua civilización.

No obstante la se niega a morir e incluso vemos un retroceso en cuanto a la conformación de nuevos canales de diálogo discursivo que potencien una madura reflexión entre y hombres. En particular donde no se caiga en exclamaciones peyorativas que lo único que hacen es denigrar a la mujer como también al hombre que se debe valer de esta urdimbre de diatribas, a falta de argumentos de peso con los cuales deliberar en cualquier ámbito de su actuar frente a sus pares en iguales condiciones.

Especial para el Diario Judío.com de México.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

4 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias por tu comentario Pilar.
    Muy ciertas tus palabras la madre y la familia son la clave.
    Saludos.
    Marisol Chévez.

  2. No cabe duda que la misoginia tiene un componente cultural ya muy marcado en la cultura griega y romana.
    Actualmente las raíces tan profundas son difíciles de arrancar, entre otros fundamentos debido a la religión e ignorancia de la humanidad, especialmente en el sector femenino; aunque poco a poco se van consiguiendo avances al respecto. La educación de los hijos, independientemente de ser niño o niña empieza en la familia, es pues, que la misión de la madre portadora de los principios humanos y morales es vital, la sociedad margina y limita en gran medida la forma de pensar del individuo, habiendo una indoctrinación segúnsea ell sexo desde la cuna.

  3. Muchas gracias Carmen por tu comentario. Y entre todas y todos podemos luchar contra la misoginia.
    Un fuerte abrazo a la distancia.
    Marisol Chévez.

  4. Estoy de acuerdo totalmente en tus razonamientos, las mujeres no hemos alcanzado más porque el barón nunca quiso la igualdad, y habló de esto porque lo vivi en mis carnes. Pero ahora no me dejó que ningún barón me diga lo q tengo q hacer, a mi edad puedo permitirme
    Hacer lo q me viene en gana, eso si respetando al prójimo. Nacemos igual y también morimos igual. El respeto a de ser mutuo. Pero la familia es la culpable ya q en Muchas civilizaciones yo al nacer te marcan la manera de cuales son las tareas q cada uno debe desempeñar por desgracia aún existe hoy en día. La compra de mercancía humana para el disfrute del barón. Marisol es un relato q nos llega al corazón por tanta injusticia. Pero serote difícil extinguirlo. Un saludo de tu amiga Carmen. Lo pasaré pera q sea leído por más gente. Un abrazo.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorGran Bretaña: el 44% de los musulmanes creen en alguna teoría conspirativa antisemita
Artículo siguienteIzquierda y derecha 
Licenciada en Filosofía de la Universidad de Costa Rica, UCR, especializada en identidad nacional costarricense; ética; y comunicación social. En la actualidad investiga sobre los judíos sefardíes en Costa RIca. Además tiene estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa RIca y trabaja como consejera en razonamiento jurídico en una firma de abogados. Publica artículos en El Semanario Universidad, de la Universidad de Costa RIca, en esefarad.com, revista argentina en internet sobre cultura sefardita y ha publicado en el diario La Nación de Costa RIca. Es Poeta. Publicó poemas en la Revista Tópicos del Humanismo de la Universidad Nacional, UNA, en el Semanario Universidad de la UCR y en el diario La Nación. Forma parte de la Junta Directiva de la Ong Instituto para el Desarrollo, la Democracia y la Ética, IDDE.